Publicidad

Roland Emmerich cree que las películas de superhéroes son tontas

Roland Emmerich cree que las películas de superhéroes son tontas
81 comentarios

Publicidad

Publicidad

Curiosas declaraciones de Roland Emmerich. Se acerca el estreno de 'Independence Day: Contraataque' ('Independence Day: Resurgence') y el director concedió una entrevista a The Guardian para hablar de su nuevo espectáculo de destrucción. En este sentido, parece competir en el mismo terreno que el cine de superhéroes pero al realizador de origen alemán le desagrada la comparación:

"Cuando miras mis películas, el héroe improbable siempre es un tío corriente. Un montón de películas de Marvel muestran a gente en trajes divertidos corriendo por ahí. No me gusta la gente con capa. Cuando alguien se pone un traje de superhéroe y vuela lo encuentro tonto. No lo entiendo. Crecí en Alemania, probablemente sea por eso."

Llama mucho la atención que ésa sea la opinión del autor de productos tan "inteligentes" como 'Soldado universal' ('Universal Soldier', 1992), 'Godzilla' (1998), '10.000' (2008), '2012' (2009) o 'Asalto al poder' ('White House Down', 2013), pero supongo que, sencillamente, hay gente que considera demasiado ridículos los disfraces de superhéroes para meterse en una historia. Por suerte para Emmerich, un mal guion y una torpe narrativa no se lo impiden. Sería interesante saber si alguna vez le han ofrecido una adaptación de cómic, a ver si lo aclara más adelante...

Cuando le preguntan por su proceso creativo, Emmerich responde: “Debo tener imágenes en mi cabeza. Empiezo pensando que una nave espacial tiene que posarse así que debe tener piernas, y cuando una pierna es más grande que toda una ciudad se convierte en un objeto fascinante. Siempre me he sentido fascinado por el tamaño, por cosas imposibles que no puedes encontrar en ninguna película".

Por otro lado, Emmerich quiso hablar de una parte de su pasado en Alemania y su orgullosa venganza, no te pierdas la anécdota:

“Siempre me gusta decir que fui expulsado de Alemania por los críticos. En los primeros inicios de mi carrera, obtuve muy buenas críticas. Hice cuatro películas en Alemania y mis dos últimas tuvieron críticas feroces. Eran demasiado americanas para ellos, las rodé en inglés. Luego regresé con Independence Day y no pudieron decir lo que estaban diciendo. Solían decir algo como: 'El tío quiere hacer películas americanas pero no es suficientemente bueno y por eso sigue en Alemania'. Tuve éxito en Hollywood y, cuando volví, todos ellos tuvieron que comerse sus palabras."

Vía | TheGuardian

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir