Dos monstruos se enfrentan y gana el espectador: llega a HBO Max un divertidísimo espectáculo que da todo lo que esperas de él
HBO

Dos monstruos se enfrentan y gana el espectador: llega a HBO Max un divertidísimo espectáculo que da todo lo que esperas de él

"Gane quien gane, nosotros perdemos" fue la muy inteligente frase con la que se vendió 'Alien vs. Predator' en 2004, tratando de enfatizar la dimensión del choque entre monstruos. Aunque, en realidad, una monster movie que cruza dos criaturas icónicas tiene que ser un triunfo para el espectador, una oportunidad para disfrutar de destrucción sin igual.

Es algo que sin duda entendió muy bien Adam Wingard en el mayor encargo que había recibido hasta entonces. Una gran responsabilidad, no sólo por hacer chocar los dos monstruos más impactantes del cine (aunque no fuese la primera vez que se encontrasen), sino por tener que estrenarse en un punto complicado de la pandemia donde necesitábamos recordar lo mucho que se puede disfrutar de un espectáculo cuando lo puedes ver en una sala de cine. Y vaya si nos lo recordó 'Godzilla vs. Kong'.

Crossover gigantesco

La película llega a HBO Max dispuesta a replicar el mismo impacto que nos hizo vibrar en la butaca en 2021. El gran evento del Monsterverse que habían estado construyendo Warner y Legendary la década previa con varias películas con estos personajes, aunque ninguna de ellas sea realmente imprescindible para disfrutar de lo que ofrece: monstruos pegándose como si no hubiese mañana.

No hace falta ni repasar una premisa que involucra a una serie de humanos intentando tener baza en una gran batalla que les viene grandes a todas luces. Godzilla empieza a arrasar ciudades sin ningún motivo (pero oh, vaya si hay un motivo) y la mejor respuesta que se le ocurre a algunos es lanzar a Kong para que se enfrente a él. Con eso Wingard y sus guionistas crean un espectáculo que, incluso complicándose de más, ofrece todo lo que esperas de él.

La parte humana vuelve a ser la parte que más flaquea en estas películas, con varias tramas paralelas con diferentes grupos de personajes que nunca consiguen despertar interés. Pero claro, nadie pone 'Godzilla vs. Kong' para ver a Rebecca Hall haciendo la versión paródica de Jane Goodall o a Millie Bobby Brown haciendo equipo con un podcaster conspiracionista. Lo importante, los enfrentamientos entre monstruos, están a la altura de lo esperado.

'Godzilla vs. Kong': lucha a todo color

Wingard hace que cada choque entre simio y reptil nuclear produzca la sensación de euforia que debe proporcionar, siendo la mejor versión posible de recrear la sensación de ser un niño chocando dos juguetes. El trabajo de efectos especiales logra estar a niveles estratosféricos, recreando detalles con tal precisión que no cuestionas la realidad de lo que estás viendo, y el uso de los colores crea imágenes que bordean lo pictórico además de proporcionar claridad para que no nos perdamos entre tanta destrucción.

Habrá a quien esta exhibición hipertrofiada de efectos y diversión descerebrada le parezca insuficiente. No pasa nada, es legítimo, esta no es vuestra película (otro día recomendaremos algo de Stanley Kubrick para compensar). Para aquellos que no rechazan un blockbuster alocado y desacomplejado, este ofrece toneladas de euforia a base de entender muy bien qué se espera de ella y rindiendo en los momentos clave. A veces todo lo que necesitas un determinado día es ver a Kong usando un hacha o a Godzilla escupiendo radiación.

En Espinof | Las mejores películas de ciencia ficción de la historia

Temas
Inicio