Compartir
Publicidad

'La noche de los castillos', Nostalgia TV

'La noche de los castillos', Nostalgia TV
37 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si existe un concurso mítico de los años 90, con perdón de ‘El Juego de la Oca’, ése es sin duda ‘La noche de los castillos‘. Creado y emitido por TVE-1 en el otoño de 1995, ‘La noche de los castillos’ supuso la aparición de una fórmula absolutamente innovadora y espectacular en lo que a concursos se refería, trasladando al espectador a la época medieval mediante los escenarios y personajes que hacían posible el desarrollo del programa.

La fórmula del concurso era bastante simple
: un grupo de concursantes debía llegar hasta el castillo donde una princesa se encontraba atrapada en las mazmorras, para rescatarla y devolverla con su padre, el Rey Folof (interpretado por Anthony Quinn), siguiendo las pistas que encontraban por el camino. Y para ello, debían superar innumerables obstáculos.

Fases del concurso

Para conseguir el premio final de cuatro millones de las antiguas pesetas, uno de los tres equipos concursantes en cada programa debía superar tres fases.

En la primera fase, los tres equipos disponían de un todoterreno con el que debían llegar hasta el castillo, pero antes de comenzar su aventura había que “liberar” el todoterreno, generalmente atado a un árbol o metido dentro de una caja de madera que había que destruir. Una vez en el camino, la vía se bifurcaba cada cierto tiempo, teniendo que elegir una de las dos direcciones; uno de los caminos tenía vía libre mientras que el otro contenía algún obstáculo que debían superar para poder seguir adelante (un tronco en llamas, un socavón en el suelo, una red que atrapaba el todoterreno…). Estas pruebas servían para conseguir un OMD (objeto magnético direccional), que serviría de ayuda más tarde en el castillo. El primero de los equipos en llegar al final podía entrar al castillo para intentar salvar a la princesa; el resto, quedaba eliminado hasta la tercera fase.

La segunda fase se desarrollaba dentro del castillo y el objetivo era sacar de allí a la princesa. Para ello, debían encontrar la mazmorra donde el malvado Torque la tenía secuestrada y, además, conseguir todo el oro posible para luego fundirlo y crear una llave que les permitiría abrir la puerta de la mazmorra. Todo un elenco de actores y decorados ambientados en el medievo se encargaban de guiar a los concursantes en su objetivo, mientras Torque intentaba frustrar los intentos de los concursantes.

La noche de los castillos

Una vez rescatada la princesa, tenía lugar la tercera y última fase, cuyo objetivo era llevar a la princesa con su padre, en lo más alto de una torre de cuatro niveles. El equipo rescatador comenzaba desde el primer nivel, mientras que los dos equipos eliminados se encontraban en el segundo y tercer nivel. Para ascender, debían superar una serie de pruebas de habilidad y fuerza física en un tiempo limitado; si no lo conseguían, el equipo situado en el siguiente nivel se hacía con la princesa y podía seguir ascendiendo. El equipo que consiguiera llegar al cuarto nivel con la princesa, se hacía con el premio final de cuatro millones de pesetas.

Un enorme equipo técnico y humano

Nueve meses de producción, ciento cincuentos profesionales de Televisión Española, helicópteros, motos, globos y coches todoterreno, rodaje en el interior y alrededores de cinco castillos españoles y un espectacular decorado medieval fueron necesarios para llevar el concurso a la pantalla.

Además de todo el equipo técnico, fue necesario utilizar un amplio elenco de actores y extras que dieran vida al castillo. El programa contaba, además, con Luis Fernando Alvés como presentador, así como con tres presentadoras secundarias que acompañaban a cada equipo en su aventura. Por último, las princesas fueron interpretadas por famosas actrices y presentadoras españolas como Leticia Sabater, Anne Igartiburu o María Adánez, entre otras.

El “error” de los castillos

Lo que en septiembre de 1995 era “un tremendo pelotazo, un sueño que Televisión Española ha hecho realidad“, se convirtió en enero del año siguiente en “el error del 95“. En principio estaban planeadas 27 entregas del concurso, pero el alto coste de producción y la tendencia a la baja de las audiencias se tradujeron en una reducción a 15 entregas y, debido a ello, fue trasladado del prime time al late night, desapareciendo por completo a finales de 1995.

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio