'Tiburón': la mejor película de Steven Spielberg es un aterrador clásico moderno a prueba de remakes
La 2

'Tiburón': la mejor película de Steven Spielberg es un aterrador clásico moderno a prueba de remakes

Casi como un escualo atraído por la llamada de la sangre, esta noche en la 2 de RTVE se emite 'Tiburón' (Jaws, 1975) el clásico de Steven Spielberg como si apareciera atraído por el ruido a su alrededor la semana pasada, gracias a las noticias en las que el director expresó su negativa a la propuesta de un reboot salida de Universal.

Más allá de la negativa de Spielberg en el año en el que presenta él mismo un remake de 'West Side Story', a 46 años después de su estreno, es tan difícil encontrar alguna razón que justifique una nueva versión como descifrar las razones por las que la película que cambió el modelo de negocio de Hollywood se mantiene así de fresca, vibrante y moderna incluso a día de hoy.

A prueba de remakes

Muchas veces se ha demostrado que el cine puede convertir un clásico inamovible en una gran película con su propio lenguaje, el ejemplo de 'La Cosa' (The Thing, 1982) o 'La mosca' (The Fly, 1986), que convirtieron tanto a Carpenter como a Cronenberg en autores por encima de cualquier material de partida, cambiando ambos el género de terror con sus propias herramientas. Pero, ¿quién va a poder hacer algo que transforme el cine a partir de Spielberg?

El estilo clásico de Spielberg transformó el cine, pero salvo que haya un cineasta nuevo y radical, es difícil que de la vuelta a todo lo conseguido en 'Tiburón', tendría que plantearse como una inversión del concepto de blockbuster, pero un gran estudio tal y cómo está planteado el mercado cinematográfico actual no va a correr los riesgos con una franquicia ya consolidada, por lo que los grandes nombres que se barajan probablemente conseguirían un blockbuster espectacular, pero algo que no causaría el impacto del film que desató la moda del terror animal.

Brus

Desde luego, el tiburón mecánico, Bruce, tiene margen de mejora, puesto que su anatomía no es exactamente la de un tiburón blanco, por lo que probablemente pasaría a ser un animal hecho en CGI, una opción que no es tan mala como suena, vistos los resultados de 'Infierno Azul' (The Shallows, 2016) y el más que probable esmero para conseguirlo. Incluso los avances en el cine documental lograrían que el trabajo de Ron y Valerie Taylor en 1975 tuviera un eco sólido si se opta por una combinación de técnicas.

El corazón de las tinieblas

Pero no nos engañemos. La técnica no lo es todo, y si 'Tiburón' sigue siendo inimitable es por su dirección ingeniosa, su férrea concepción del panorámico y la mirada épica, con su mágica estructura en dos actos, casi como un double feature de terror puro y aventura marina. Si es difícil hacer un remake es porque el film en gran parte es, en sí mismo, un revolucionaria puesta al día de Moby Dick. Volver a ello solo es posible si nos pueden sorprender con las técnicas actuales oceanográficas con la que se aproximarían a la pesca del escualo.

También es arriesgada esa actualización de lo viejo contra lo moderno, lo analógico frente a lo digital. Es posible que haya incluso un discurso mucho más potente a día de hoy, pero poner al National Geographic frente a un pescador tradicional tan solo puede crear conflictos ideológicos con la realidad actual de los tiburones blancos. Es difícil a día de hoy no demonizar a la bestia a menos que se tome una actitud más ligera, algo que en 1975 no generaba ninguna preocupación, puesto que el sensacionalismo del "fuera de las playas" era algo nuevo, pero no replicable en un mundo en el que el gran tiburón blanco es una especie protegida.

Jaws

Pero aún da más miedo imaginar a quién podrían poner con la cara de su trío protagonista. Inimitables Richard Dreyfuss como Hooper,Roy Scheider como Brody y Robert Shaw como Quint. ¿Cómo pueden llegar a conseguir un momento como el duelo de cicatrices? Son escenas que funcionan por una alquimia que no tiene receta posible, no hay una fórmula que te devuelva esa gloria en la gran pantalla, por lo que, a pesar de todos los avances posibles, nos resignamos a que él creador original tiene razón, porque él mismo es consciente de que ni siquiera él tiene claro cómo podría hacer algo a la altura.

Ni listas de Schindler, ni Parques Jurásicos, ni desembarcos de Normandía, 'Tiburón' sigue siendo su mejor película junto quizá a las 'Indiana Jones', porque tienen esa magia que dan personajes y actores irrepetibles. Puede que la única opción sea plantear la historia de cero, hacer algo que no tenga que ver nada con la original. Quizá podría funcionar una buena precuela con Quint, rescatando el deseo de Spielberg sobre la posible secuela ("La haré si va sobre el Indianapolis") que le negó el estudio en su día, pero parece que es demasiado tarde incluso para eso. Sea como sea, 'Jaws' siempre estará esperando para volver a subirnos en el Orca y vivir el viaje más apasionante y espeluznante del cine del siglo XX.

Temas
Inicio