Publicidad

Todas las películas de la saga 'Terminator' ordenadas de peor a mejor
Listas

Todas las películas de la saga 'Terminator' ordenadas de peor a mejor

Publicidad

Publicidad

La saga 'Terminator' regresa a nuestros cines con 'Destino oscuro', un entretenido reseteo -borra de la continuidad las tres anteriores secuelas- que se apoya mucho en las dos primeras entregas para volver a convencer al público de acercarse a su cine más cercano.

Pronto sabremos si la apuesta tiene sus frutos en términos económicos, pero ahora nos interesa es el nivel de cada una de las películas de la franquicia creada por James Cameron hace ya 35 años. A continuación vamos a repasar de peor a mejor las seis entregas de la saga 'Terminator'.

‘Terminator: Salvation’

Duramente criticada en su momento cuando no deja de ser un pasatiempo cumplidor que simplemente no cuenta con un guion lo suficientemente solvente para explorar las interesantes ideas que propone, tampoco ayudando especialmente tener a McG tras las cámaras. Y es que ‘Terminator: Salvation’ al menos se desvía de la fórmula habitual de la saga, incluyendo además un curioso planteamiento visual con una imagen terrosa, en consonancia con el delicado estado de la lucha entre Skynet y la Resistencia.

Este acercamiento a la guerra del futuro del que apenas habíamos tenido pequeños detalles hasta ahora es quizá un entretenimiento demasiado industrial, pero incluye varias momentos espectaculares, una lograda ambientación post-apocalíptica y un potente reparto al que, eso sí, no termina de sacar todo el partido. La intensidad la aporta un seguramente demasiado entregado Christian Bale.

‘Terminator Génesis’

Una sorpresa agradable por mucho que la crítica la vapulease sin piedad en el momento de su estreno. Introduce algunas ideas de lo más jugosas y sabe manejar los cambios que van introduciéndose tanto en la humanidad como Skynet a medida que la rivalidad entre ambos sigue creciendo. Se agradece la mayor presencia de Arnold Schwarzenegger, quien recupera bastante de la aportación cómica que se introdujo en la tercera parte.

Entre las pegas tenemos que muchos de los integrantes del reparto no están a la altura y eso desluce el conjunto. Por ejemplo, Emilia Clarke no es que lo haga mal como Sarah Connor, pero sale perdiendo por goleada en la comparación con Linda Hamilton. Y tras las cámaras hacía falta alguien con más presencia que un Alan Taylor que se limita a intentar no desentonar y eso le da cierto toque genérico a una cinta que tenía suficientes ingredientes para ser algo más.

La puedes ver en Amazon

‘Terminator 3: La rebelión de las máquinas’

La franquicia descansó más que nunca entre la segunda y la tercera entrega y ante la ausencia de James Cameron se optó por una producción aparatosa con cuantas más escenas de acción, mejor. Se potenciaron también los one-liners de Schwarzenegger, estrella absoluta de la función, y se el acompañó de actores con talento pero sin la presencia suficiente para una cinta de estas características. Curiosamente la excepción sería una Kristanna Loken cuya carrera no tardó en hundirse en la miseria.

Lo que nos quedo es un entretenido correcalles, ya que aquí todo se convierte más en una especie de persecución eterna en la que ir destruyendo todo a su paso que en crear una atmósfera opresiva con la amenaza llegando cada vez más cerca de ellos. Al menos, Jonathan Mostow demuestra solvencia en la puesta en escena de las escenas de acción -sobre todo en algunas persecuciones- y su apuesta por un enfoque algo más divertido te arranca varias sonrisas.

La puedes ver en Movistar

‘Terminator: Destino oscuro’

Un reseteo para intentar recuperar lo mejor de las dos entregas, las únicas con auténtica apoyo crítico y popular. Así se consigue que prácticamente todo suene a que ya lo hemos visto, pero hay una mayor solvencia en todos los apartados, incluyendo el reparto, algo que se había ido descuidando. Además, el regreso de Linda Hamilton le da una energía especial, demostrando que era un ingrediente tan o más esencial que Schwarzenegger.

Llama la atención que precisamente sea la trama de estos dos veteranos de la franquicia la que aporte alguna novedad al conjunto, evitando así que la sobredosis de huidas y destrucción pueda volverse repetitiva. Por su parte, Tim Miller no tiene el talento de Cameron ni para la acción ni para controlar el vigor narrativo del relato, pero sí tiene la capacidad de conseguir un pasatiempo sin fisuras con el que uno se lo puede pasar pipa siempre que no se centra demasiado en las inevitables comparaciones.

‘Terminator’

En cierta medida parece como si James Cameron tomase ciertos elementos del slasher -Arnold sería el psicópata imparable y Linda Hamilton la final girl- para plantear un estimulante relato de ciencia-ficción. Partiendo de una gran premisa que luego ha sido repicada hasta la saciedad dentro de la saga, ‘Terminator’ no se complica en lo argumental y plantea de forma clara la mitología que más tarde se iría expandiendo.

Es una pena que Cameron no tuviese más dinero para explorar a fondo su lado más espectacular -aunque luce de maravilla cuando lo busca-, pero aquí se recurre al ingenio y a una efectiva atmósfera que vincula aún más la película con el cine de terror. Así se dota a 'Terminator' de una intensidad difícil de igualar que te mantiene pegado a la pantalla.

‘Terminator 2: El juicio final’

A su manera no deja de ser una especie de remake encubierto de la primera entrega, pero Cameron fue muy inteligente al pasar de un tono más propio del cine de terror a potenciar su naturaleza de cinta de acción. No descubro nada a nadie resaltando el impresionante salto en el mundo de los efectos visuales que trajo esta película, pero es que estos estaban al servicio de un relato implacable en el que es difícil encontrar un momento de respiro.

Ahí era difícil superar la amenazante presencia de Schwarzengger en la primera entrega, pero Robert Patrick sale airoso al llevar un paso más allá el peligro que supone esa máquina venida del futuro. Si la primera entrega es intensa, la segunda es vibrante. Depende de cada uno elegir cuál de esos dos enfoques disfruta más, pero hacer una secuela tan buena como ‘Terminator 2: El juicio final’ está a la altura de muy pocos, así que no me queda otra que rendirme a sus pies.

La puedes ver en Filmin

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir