Compartir
Publicidad

2009: Las diez peores películas

2009: Las diez peores películas
104 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos repasando en Blogdecine, a punto de acabar el 2009 y dar la bienvenida al 2010, lo mejor y lo peor que nos dejado el cine durante los últimos doce meses. Vosotros ya habéis dado vuestra opinión (bastante polémica por cierto, luego os quejáis de los editores), y ahora nos toca a nosotros. Empiezo con la lista de lo peor, cuando todavía estamos en este año, y dejaré la lista de lo mejor para cuando empiece el nuevo, con la esperanza de que nos traiga mejores películas.

A alguno de vosotros le he leído que este 2009 no ha sido un año tan malo, que hay buenas películas. Desde luego, las hay, pero el nivel general ha sido bastante pobre. Cuando he empezado a contar las películas a las que le había dado un 9, sólo encontré tres títulos (10 a ninguna); sin embargo, cuando busqué las que había puntuado con 0 o 1, me salieron unas veinte. Puede que yo sea muy exigente, puede que haya tenido mala suerte eligiendo, pero creo que si hacéis las cuentas os saldrá algo parecido; pocas películas excelentes y muchas horrendas. Por supuesto, espero las opiniones de todos, si crees que la cosecha ha sido genial, me encantaría conocer tu versión.

Sin más, aquí os dejo mi lista de las diez peores películas que se estrenaron en 2009:

‘Viernes 13’

Marcus Nispel (director) y Michael Bay (productor) se propusieron relanzar la saga de Jason con un pseudo-remake en el que presentaban el origen del famoso psycokiller. Lo de siempre, jóvenes salidos que van muriendo de forma sangrienta, pero con un estilo de moderno videoclip que no hace más que provocar dolor de cabeza. Podéis leer más en mi crítica.

‘La semilla del mal’

Una nueva demostración, aún más clara y contundente, de que David S. Goyer es un peligro para el aficionado al cine. El tipo, que lo mejor que ha hecho nunca es ayudar a Nolan con el guión de ‘Batman Begins’, escribe y dirige una de las peores películas de terror de los últimos tiempos, que sólo sirve para echarse unas risas a costa de las ridículas situaciones que se plantean. Podéis leer más en una crítica de Alberto Abuín.

‘Gamer’

Mark Neveldine y Brian Taylor, los terroristas del cine que dirigieron ‘Crank’, se lanzaron en esta ocasión a filmar un futuro en el que la gente está enganchada a un espectáculo ultraviolento, en el que unos jugadores controlan a personas de verdad que se matan unos a otros. Insufrible, mareante, bochornosa; anticine en estado puro. Podéis leer más en mi crítica.

‘2012’

Roland Emmerich sigue a lo suyo, destruyendo neuronas. Pero es listo. Al menos, lo suficiente para que sus películas, aunque sean basura, hagan dinero; mucho dinero, que al final parece que es lo único que interesa (lo increíble es que también le interesa a los espectadores, que presumen de que les gustan las más taquilleras, como si fueran las mejores). Podéis leer más en mi crítica.

‘Street Fighter: La leyenda’

Andrzej Bartkowiak lo tenía fácil para mejorar el resultado de la anterior película sobre el videojuego de Capcom, pero hizo lo más complicado: que la de Jean-Claude Van Damme parezca buena. Una completa pérdida de tiempo, tanto para los fans del videojuego (los personajes están tan cambiados que no se reconocen) como para los que busquen una buena y sencilla “peli de acción”.

‘Dragonball Evolution’

La adaptación al cine de Dragonball apestaba desde el principio, desde que se supo que la haría James Wong y se hizo oficial el reparto. Poco a poco nos fueron llegando imágenes y la cosa se confirmaba: bodrio a la vista. Finalmente, no resultó tan insoportable (uno sobrevive al visionado), pero desde luego es uno de los peores títulos del año. Podéis leer más en mi crítica.

‘Más allá de la duda’

Peter Hyams no podía caer más bajo realizando este innecesario, absurdo y deleznable remake de la película homónima de Fritz Lang. Una versión para los nuevos públicos, dirán los productores; una versión para apagar el cerebro y perder el tiempo, en realidad. Producto de vergonzosa factura en el que, para colmo, no son capaces ni de mantener el final sorpresa. Podéis leer más en una crítica de Beatriz Maldivia.

‘Mapa de los sonidos de Tokio’

Una de las mayores decepciones que me llevé este año fue con Isabel Coixet y su particular ‘Lost in Translation’. El nuevo trabajo de la realizadora española, en teoría una historia romántica, sexual y violenta en Tokio, apuntaba muy alto, pero finalmente se reveló como una obra hueca, pretenciosa, vulgar, completamente falsa. Podéis leer más en mi crítica.

‘Paranormal Activity’

El “sleeper” de 2009 es una de las mayores tomaduras de pelo de la década. Una película casera, rodada por Oren Peli hace dos años, que ha logrado más de cien millones de dólares gracias a una inteligentísima promoción y a la cada vez más preocupante falta de exigencia del público que llena las salas. Podéis leer más en el comentario que hice desde Sitges.

‘La saga Crepúsculo: Luna nueva’

Uno de los fenómenos más tristes del año fue el desencadenado por la secuela de ‘Crepúsculo’, dirigida por Chris Weitz. Las fans volvieron a llenar las salas para ver la continuación de la cursi historia de amor entre el vampiro y la humana. Un producto vergonzoso que sólo sirvió para sacar dinero a las desesperadas adolescentes. Podéis leer más en mi crítica.

PD: Mención especial para tres títulos que han estado a punto de entrar en el top ten de lo peor: ‘La lista’, un thriller desastroso con Ewan McGregor y Hugh Jackman arrastrándose por dinero (aquí mi crítica); ‘Underworld: La rebelión de los licántropos’, una nueva idiotez oscura con Michael Sheen en plan héroe de acción guaperas (crítica de Jesús León); y ‘The Box’, soporífera, un delirio de Richard Kelly, para los aburridos que quieran sacar simbolismos y metáforas de la nada (aquí mi crítica).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos