Compartir
Publicidad

La historia de Telecinco, Especial 20 años

15 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La última cadena privada que nos queda por repasar en nuestro especial sobre sus 20 años de historia es Telecinco, que fue la segunda en empezar a emitir, el 3 de marzo de 1990, con una gala inaugural presentada por Victoria Abril y Miguel Bosé. Desde sus primeras cortinillas, la influencia de la televisión italiana del momento era notable en Telecinco; no en vano, Fininvest, el grupo de Silvio Berlusconi, fue uno de sus primeros propietarios, junto con la ONCE y Ediciones Anaya. Y uno de sus hombres de confianza de la época, Valerio Lazarov, regresaba a España para poner en marcha la nueva cadena.

Siguiendo el estilo del canal Cinque italiano, propiedad también de Berlusconi, Telecinco empezó apostando por el entretenimiento y el espectáculo, y con un eslógan ya clásico de la televisión española: “Tu pantalla amiga”. Sus primeros programas de ese momento conectaron con la audiencia enseguida, desde las diferentes ediciones de ‘VIP’, con José Luis Moreno y Emilio Aragón, a concursos como ‘Su media naranja’ o ‘Tutti Frutti’, que presentaba el dúo Cruz y Raya.

“Teleteta”


Pero si hubo algo por lo que destacó especialmente Telecinco en aquellos primeros años, fue por su colección de azafatas y bailarinas exuberantes, y ligeras de ropa, que aparecían en prácticamente todos los programas. Se hicieron tan famosas, que hasta Joaquín Sabina les dedicó un verso en su canción “Todos menos tú“. Desde las Cacao Maravillao, a aquel ‘Goles son amores’ presentado por la pareja imposible de Loreto Valverde y Juanito Navarro Manolo Escobar o ‘Ay, qué calor’, las que han acabado perdurando en el imaginario colectivo son las Mama Chicho de ‘Tutti Frutti’ (entre cuyos guionistas estuvo, por cierto, Elvira Lindo).

El mayor delirio psicotrópico de la época en este frente llegaría con el jacuzzi de Jesús Gil en ‘Las noches de tal y tal’ (recordado en esta noticia en la propia web de Telecinco), un programa de variedades estival que resumía perfectamente el espíritu de la cadena en esa época. Siendo justos, también ofrecieron sus primeras oportunidades en televisión a gente como Jesús Vázquez, que mostraba don de gentes en ‘Hablando se entiende la basca’, y a Penélope Cruz en ‘La quinta marcha’. Y siguieron con sus madrugadas “picantes” gracias a programas como ‘Contacto con tacto’.

Las series


Al mismo tiempo que se ganaba su fama de “Teleteta”, Telecinco, curiosamente, se convertía en la cadena de las series americanas, la que alternaba clásicos en su línea, como ‘Vacaciones en el mar’, con los títulos de moda en Estados Unidos. En noviembre de 1990, estrenaba ‘Twin Peaks’, una de las que cambió para siempre el panorama de la ficción americana, y poco después se anotaría otro tanto haciéndose con ‘Sensación de vivir’, la serie que todos los adolescentes españoles veían a espaldas de sus padres, que no les permitían ver las andanzas, por entonces escandalosas, de los Walsh en Beverly Hills.

A estas series les seguirían, años más tarde, Melrose Place’, ‘Expediente X’, ‘Murder One’ y ‘Ally McBeal’, entre otras, hasta culminar en el dominio actual de ‘CSI’ y sus spin offs. Lo curioso era cómo alternaba esas series estadounidenses con títulos de producción propia familiares y de humor, que cristalizarían en el gran éxito de ‘Médico de familia’.

En la ficción nacional, Telecinco puede presumir de haber conseguido éxitos bastante longevos, desde ‘Siete vidas’ a ‘El comisario’, ‘Hospital Central’, ‘Al salir de clase’, ‘Periodistas’ o ‘Los Serrano’, la heredera más clara del espíritu de ‘Médico de familia’. Todas ellas contribuyeron a que dominara las audiencias de finales de los 90, con cuotas de pantalla de hasta el 26%.

El corazón y el escándalo


En esa misma época de mediados de los 90, Lazarov dejó su puesto a Maurizio Carlotti y, para superar un pequeño bache en audiencia, se apostó por formatos innovadores que se centraron en la información de famoseo y del corazón, el filón que llevan explotando sin parar desde entonces. ‘¡Qué me dices!’ renovó un panorama que luego tomaría al asalto ‘Aquí hay tomate’, y la cadena estrenó el primer late night de la televisión española con ‘Esta noche cruzamos el Mississippi’, tras el que llegaría ‘Crónicas marcianas’.

Este programa, que empezó como un magacine de late night, mezclando información, entretenimiento y los stripteases que Ángel Casas utilizaba para cerrar ‘Un día es un día’, acabó derivando hacia otra cosa, que muchos críticos apuntaron como el inicio de la “telebasura” en España, con su colección de freaks y de famosos de tres al cuarto peléandose en el plató. Los escándalos de ‘Crónicas marcianas’ recogían los que habían creado en su momento programas como ‘La máquina de la verdad’ o el propio ‘Mississippi’, y después se vería sucedido, en cuanto a centro de las críticas de sus detractores, por ‘Salsa rosa’.

El reino del reality


Pero esos escándalos se quedarían pequeños ante la polémica que levantó el estreno, en 2000, de ‘Gran Hermano’, el primer reality show como los entendemos hoy en Telecinco, que desató un fenómeno del que casi diez años después no se vislumbra ni el final ni su límite.

Los realities son lo más destacado de la etapa de Paolo Vasile al frente de la cadena, encadenando con éxito dispar cosas como ‘La casa de tu vida’, ‘Supervivientes’ (cuya primera edición descartó, meses antes del estreno de ‘Gran Herman’, TVE), ‘Hotel Glam’ y la recuperación de ‘Operación triunfo’ desde La 1. Casi todos le han resultado muy bien a Telecinco y le han servido para nutrir sus programas de tertulianos y temas de conversación, desde los programas de las mañanas de María Teresa Campos a las noches.

Nos dejamos fuera cosas más serias, como la etapa a mediados de los 90, durante los gobiernos de José María Aznar, en la que los informativos de Telecinco subieron como la espuma y pusieron en el mapa a gente como Juan Pedro Valentín, Vicente Vallés, Ángels Barceló, Montserrat Domínguez o Jon Sistiaga. O a Antonio Lobato, la cara de la gran apuesta del canal por la Fórmula 1 y por Fernando Alonso. Y también pasamos deprisa por ‘El informal’ y ‘Caiga quien caiga’, dos formatos innovadores sin los que hoy no se entendería, por ejemplo, ‘Sé lo que hicisteis’.

Ahora mismo, Telecinco parece encontrarse, otra vez, en proceso de cambio. Antena 3 y La 1 le han robado el protagonismo en las audiencias que tenía hasta hace un par de años, y está volviendo a la época del ‘Tomate’ para intentar recuperarlo.

En ¡Vaya Tele! | Especial 20 años de cadenas privadas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio