Compartir
Publicidad

Diez remakes desastrosos

Diez remakes desastrosos
151 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando estuve preparando el artículo de los diez mejores remakes, con la idea de destacar, de reivindicar, una serie de títulos que rompieron la tendencia a estropear producciones originales, simplemente por sacar más dinero al público (o por falta de ideas), no pude evitar ponerme a pensar en los casos contrarios, en películas que han contribuido a menospreciar la fórmula, a considerarla una mala opción antes siquiera de ver el resultado. Claro que como lo natural (o lo más corriente) es empeorar lo ya hecho, y de un tiempo a esta parte se han lanzando tantísimos remakes, la lista de nuevas versiones lamentables es mucho más amplia.

Pero se trata de seleccionar, de decidirse, de mojarse, y de dar razones, no simplemente de enumerar títulos de remakes que no aprovecharon las historias y los aciertos de las películas originales, o que directamente las destrozaron; eso es demasiado fácil. De hecho, si os vais a la popular y útil IMDb, podéis dar rápidamente con una lista, con los inconvenientes de que, por un lado, las películas parecen a menudo puntuadas arbitrariamente (o dicho de otro modo, por gente que ni siquiera las ha visto), y, por otro, que ahí se consideran como remakes las nuevas adaptaciones de novelas o series. Ya dijimos que esto no es correcto, sólo lo son los que parten de otra película.

Sin más, aquí os dejo mi top ten de los diez peores remakes, diez películas que nunca debieron rodarse:

‘Sabrina (y sus amores)’ (‘Sabrina’, 1995)

Volver a filmar una historia que ya ha sido trasladado al cine por Billy Wilder es una tarea prácticamente destinada al fracaso. Sydney Pollack tampoco era el más indicado, pero se atrevió y le quedó un producto de factura elegante, claro que sin la chispa, la vida y el encanto del original. Debió haberlo previsto cuando le plantearon sustituir a Humphrey Bogart, Audrey Hepburn y William Holden por Harrison Ford, Julia Ormond y Greg Kinnear. Sencillamente, una pérdida de esfuerzo, dinero y tiempo.

‘Psicosis’ (‘Psycho’, 1998)

Posiblemente, el remake más absurdo de la historia. La joya de Alfred Hitchcock no merecía ninguna actualización, pero menos aún que se volviese a filmar prácticamente igual, como si de esa forma se pudiera capturar la magia y la esencia de la obra original, y que se pensara que Anne Heche y Vince Vaughn podían hacer olvidar a Janet Leigh y Anthony Perkins. El imprevisible Gus Van Sant se pasó de listo (incorporó su peculiar guinda, Norman Bates masturbándose) y firmó una de las mayores estupideces de su carrera.

‘El planeta de los simios’ (‘Planet of the Apes’, 2001)

El primer gran error de Tim Burton. Venía de filmar la estupenda ‘Sleepy Hollow’ y se metió a dirigir este encargo puramente comercial. Gran presupuesto, estrellas y muy poca imaginación dieron como resultado un vacío espectáculo desprovisto de la energía y la contundencia del original. Cambiaron el mítico final para vender que se estaba siendo fiel a la novela de Pierre Boulle (sin embargo hay cameos de Charlton Heston y Linda Harrison, así como frases de la película de 1968), pero les quedó un cierre ridículo para un film que no debió hacerse.

‘King Kong’ (2005)

Tras triunfar con la adaptación de ‘El señor de los anillos’, Peter Jackson quiso rendir homenaje a la película favorita de su infancia, montando una superproducción repleta de estrellas y efectos especiales. El gorila es más real, pero la magia y la fuerza del original se quedó por el camino. Torpe, hueca, aburrida (excesivo metraje, en torno a tres horas de duración) y bobalicona, la película mostró la peor versión de un realizador que parece haber perdido el rumbo, como demostró después con ‘The Lovely Bones’.

‘Halloween: El origen’ (‘Halloween’, 2007)

Quizá no sea el peor remake de un film de terror, ni de uno dirigido por John Carpenter, pero la diferencia con el original es abismal, y no debería. No parecía tan complicado recuperar al mejor Mike Myers, después de tantas secuelas infumables. Declarado admirador del film original, Rob Zombie quiso renovar al famoso asesino aportando mayor información sobre su pasado y unos crímenes más violentos. Pero lo que añadió era innecesario y descuidó tanto la puesta en escena como la atmósfera, resultando un film de lo más pobre y aburrido.

‘Invasión’ (‘The Invasion’, 2007)

Pintaba bien la nueva versión de ‘La invasión de los ladrones de cuerpos’, debut del alemán Olivier Hirschbiegel en Hollywood, con Nicole Kidman y Daniel Craig al frente del reparto, pero el resultado fue un completo desastre, un film absurdo donde nada parecía en su sitio. James McTeigue fue contratado para intentar arreglar el desaguisado, pero el resultado final no deja muy claro si logró mejorar algo o si por el contrario solo lo empeoró aún más (las escenas de acción son nefastas). Para olvidar.

‘Funny Games’ (‘Funny Games U.S.’, 2007)

Un remake similar al de ‘Psicosis’, pero partiendo de un material inferior, menos fascinante. Michael Haneke se copia a sí mismo, plano por plano, con la excusa de ofrecer a un público más amplio exactamente el mismo relato violento que filmó diez años antes. Los actores se prestaron con convicción a un juego innecesario, vago, indigno de uno de los cineastas más prestigiosos del planeta. No obstante, algunos aplaudieron la fotocopia, con argumentos que a mí me sonaron a pose elitista; si llega a venir de otro realizador, nadie habría tenido piedad.

‘Ultimátum a la Tierra’ (‘The Day the Earth Stood Still’, 2008)

Increíble que de una joya de la ciencia-ficción saliera una de las peores películas de 2008. Pero así es Hollywood. La mayor preocupación es vender el producto, y para eso parece bastar con rellenar el cartel con actores famosos (aquí, Keanu Reeves y Jennifer Connelly) y atiborrar al público con espectaculares efectos visuales. Lástima que les funcione, casi siempre. La nueva versión, dirigida por Scott Derrickson, destroza incluso el mensaje original. Un despropósito.

‘Más allá de la duda’ (‘Beyond a Reasonable Doubt’, 2009)

Tan innecesario como volver a filmar un material que ya hemos visto orquestado por Wilder, es actualizar un relato dirigido por Fritz Lang, situando a Peter Hyams en la silla de director y a Jesse Metcalfe en el papel protagonista (logrando que Dana Andrews parezca un mito de la interpretación). Pero de nuevo, Hollywood no conoce límites si huele algo de dinero. Bochornoso remake, incapaz de mantener la tensión y las armas del original (el giro final está mucho más expuesto), donde lo único rescatable es la presencia de Michael Douglas.

‘El hombre lobo’ (‘The Wolfman’, 2010)

El proyecto de recuperar al hombre lobo estuvo plagado de problemas desde el principio. Tras la marcha de Mark Romanek, se incorporó a Joe Johnston para tratar de salvar los muebles, pero era demasiado tarde. Un guión desastroso, posiblemente corregido demasiadas veces, una realización torpe, fallida en el intento de conjugar un tono clásico con recursos modernos, y unos actores muy poco conectados con el relato dieron como resultado una de las peores películas de este año.

En Blogdecine | Encuesta sobre los mejores y los peores remakes de la historia del cine

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio