Compartir
Publicidad
Publicidad

Oscars 2008: Las películas en habla no inglesa no importan a la Academia

Oscars 2008: Las películas en habla no inglesa no importan a la Academia
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los Oscars de Hollywood, como los Goya, no son más que puro marketing, el esfuerzo de la industria por poner en boca de los espectadores a las películas ganadoras. En la mente del gran público, más bien enquistada en su memoria, la película que gana el Oscar a la mejor película, termina siendo considerada la mejor del año. Una pocas veces, lo cual provoca asombro, con acierto, en la mayoría de las ocasiones no tanto. Lo que tiene sin duda, es un fuerte respaldo en taquilla. Y ese es el verdadero premio (un ejemplo lo tenemos con 'La Soledad', la película de Jaime Rosales que ganó el Goya a la mejor película, y que en un fin de semana la han visto 17.000 espectadores, la mitad de todos los que la habían visto con anterioridad en el cine).

Cuando nos piden que seleccionemos cuál es la película que consideramos favorita para ganar, lo hacemos sobre una lista escogida por Holllywood, según unas reglas establecidas por el criterio que marcan los propios americanos. Esto suele ir acompañado, como en todos los premios, de opiniones subjetivas, que se fijan poco o nada en el criterio que de verdad debe importar: el criterio cinematográfico. Por este motivo, la candidatura a mejor película de habla no inglesa es para la Academia de Hollywood, lo que los cortometrajes es para nuestra Academia. Está ahí, pero no saben cómo premiarla.

Si pedimos que nos digan qué películas están nominadas, pocos podrán responder rápidamente. Sin embargo, si preguntamos que películas de habla no inglesa vienen primero a la mente, las respuestas en su mayoría coincidirían, y a la larga son probablemente las mejores películas del año. Que para esta categoría no estén nominadas 'Deseo, peligro', 'Persépolis', 'The band's visit', 'El orfanato', por el sexo, versar sobre Irán, ser israelí, o ser de género, no se entiende, pero que '4 meses, 3 semanas y 2 días', del rumano Cristian Mungiu, que es de lejos la mejor película del año, de esas que consigue replantearte el sentido de ir de nuevo al cine, no esté seleccionada por un único plano y por tratar el tema del aborto, es de esas veces que te hace sospechar sobre el criterio seguido en la selección de las películas nominadas. Y es que además, por el hecho de no haber sido nominada, ha implicado que la grandísima interpretación de Anamaria Marinca, capaz de hacer frente a Julie Christie, pase desapercibida para Hollywood, pero no para Coppola. Y esto tiene nombre...

Nunca habrá habido tanto injusticia como en este año a la hora de elegir las candidatas. Si '4 meses...' fuera en habla inglesa, varias serían las candidaturas en las que estaría seleccionada, y seguramente el plano de marras no lo hubiéramos visto. Pero la única verdad es que estamos ante una de las grandes películas del año.

A este respecto algunos de los miembros de la Academia se han rebelado, y ya han expresado sus quejas por las películas que finalmente han sido seleccionadas (se habla que el amiguismo ha sido el valor tenido en cuenta en alguna de ellas). El problema está ahí. En Hollywood, el resto de cinematografías, a no ser que vayan acompañadas del nombre de un cineasta representativo, no son tomadas en cuenta, y en contraste, por el resto del mundo no paran de recoger premios. Algunas de las citadas tendrán el respaldo del público, otras no tanto por su origen y su nacionalidad, pero todas ellas son cine, y del bueno. Y sobre todo una por encima del resto. Por ese motivo, y le den a quien le den el premio, no creo en los Oscars. Y más, cuando se comenten injusticias tan grandes y tan evidentes

ACTUALIZACIÓN: En The Deadbolt hacen hincapié en esta situación que comentamos, y extendiendo la misma a otras categorías.

Más información | Diego Galán en El País: De espaldas a Europa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos