Compartir
Publicidad

Diccionario Teléfilo: Exposición Televisiva

Diccionario Teléfilo: Exposición Televisiva
3 Comentarios
Publicidad

A este concepto expresado en términos tan suaves le debemos la sobreexplotación que los medios y las productoras hacen de según qué personajes, inundando las parrillas de caras conocidas hasta el aburrimiento y promoviendo una saturación que empieza a volverse demasiado insoportable.

Los saludos entre programas de distintas cadenas que comparten productora, como el de Buenafuente y Corbacho el día que se estrenó Peta Zetas; los piques entre programas de la misma cadena y con distintas productoras; los concursantes de reality exportados a otros programas de la misma cadena, como hace Telecinco con Gran Hermano; o los concursantes de Operación Triunfo en Al pie de la letra porque comparten productora.

Los inicios de la exposición televisiva tal y como la conocemos hoy se deben a Gran Hermano. El formato original tenía una orientación multimedia absolutamente novedosa para el momento y que se basaba en la emisión de clips y galas del programa en Internet, un medio que en los años 90 estaba en expansión. Cuando el formato se trajo a España se incluyó la emisión en las plataformas digitales con los canales 24 horas y Telecinco decidió aumentar la exposición televisiva del programa para sacar rendimiento económico a fenómeno que estaba costándole mucho dinero.

Con la consolidación y aumento de las cadenas las productoras han ido reivindicando espacios propios y adquiriendo protagonismo porque las cadenas carecen de la infraestructura necesaria para autoproducir con éxito los programas que emiten de manera que, con un poco de suerte, nos encontramos en un punto máximo de exposición televisiva en el que hasta los informativos se hacen eco de programas de su misma cadena y hay invitados que hacen doblete en programas de distintas cadenas pagados por una misma productora, como es el caso de la ex del hijo de la Pantoja en ¿Dónde estás corazón? y en Ana Rosa.

La exposición televisiva podría traducirse en ejemplos más positivos de no ser por la competencia entre cadenas y productoras. Por ejemplo: Rober Bodegas, el ganador de El rey de la comedia, tuvo la desgracia de ganar un contrato por un año con Televisión Española. Seguro que a los de Globomedia les encantaría recolocarle en otro espacio y sacarle el partido que merece. Para cuando puedan recuperarle, les va a costar mucho volver a relanzarlo al medio.

En ¡Vaya Tele! | Diccionario Teléfilo: Product Placement

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos