'Pesadilla en el paraíso': la gala 10 tuvo el menú habitual de broncas, sexo y la expulsión sorpresa de la protagonista del reality
Reality Show

'Pesadilla en el paraíso': la gala 10 tuvo el menú habitual de broncas, sexo y la expulsión sorpresa de la protagonista del reality

No hay como estar entre cabras, cerdos y olor a estiércol para que crezca el deseo. O al menos eso es lo que pasa en 'Pesadilla en el paraíso', que ha expulsado a su protagonista en un descenso absoluto hacia la mediocridad, y a cambio ha sacado a más gente teniendo sexo de la que pensábamos que veríamos. Aquí todos quieren su minuto de gloria, y si para eso hay que hacer edredoning, pues se hace. Al estilo Telecinco.

Bajo las sábanas

Raro es el reality de Mediaset en el que no estén todos salidos como el pico de una plancha, pero en el caso de 'Pesadilla en el paraíso' es exagerado. Después del fogoso reencuentro entre Dani G y su ex, Bea, que a veces se quieren y a veces se odian, se ha abierto la veda: primero, con Manuel y Danna, una pareja destinada al desastre.

Y es que Danna tiene novio fuera (repitiendo la trama de Steisy), lo que no impidió que se metiera bajo las sábanas con Manuel a retozar un poquillo con masajes, roces y demás. Ella dice que no pasó nada, él dice que hubo relaciones sexuales y el novio en cuestión que pare ya con la tontería. Danna ha prometido que esta es la última vez que se acuesta con Manuel, de verdad de la buena, ¡ni que hubiera cámaras grabándoles!

La otra pareja que ha dado vía libre a su instinto es Iwan y Daniela, que después de pasar el día dándose besitos terminaron consumando. Bueno, más o menos. Daniela le contó a Bea e Israel que Iwan hizo cosas con un dedo. Yo qué sé, aquí todos somos adultos, ya os hacéis una idea. Pero estas apasionantes paradas en boxes no han sido lo más importante de la noche.

A llorar a la llorería

En el duelo en la cumbre entre los entonces casi amantes y ahora enemigos Steisy y Dani G, fue la muchacha la que cogió camino a su casa con un 57% de los votos después de convertirse en un personaje insoportable que llenaba de (más) gritos y (más) falta de convivencia la granja en cuestión. Steisy se marcha dando ánimos a Manuel e Israel (con el que ha arreglado las cosas), y dando su nominación a, claro, Dani, diciendo "Yo escojo a las personas que más daño me han hecho. Yo soy capaz de perdonarlo absolutamente todo, siempre y cuando se me pida aunque sea perdón".

Steisy aprovechó para decirle a Víctor Janeiro que tenía que llegar a la final, a Daniela le dio el recado de que no se acostara con Iwan (algo que llega, francamente, tarde) y se despidió de todo el mundo no sin antes dar las gracias al equipo.

Los compañeros, que tenían que elegir entre todos menos Manuel y Daniela, inmune y capataz respectivamente, terminaron votando por unanimidad a Omar, así que esta semana tenemos un duelo en la cumbre de lo anodino: Dani G y Omar, ambos famosos por haberse liado con gente. Steisy se marchó llorando y pensando en el Deluxe que le iba a caer para contar sus movidas, sin saber que Telecinco ha aparcado el Deluxe hasta nueva orden. Ahí sí que van a caer lágrimas.

Broncas y broncazas

Pero la rueda del drama nunca acaba: si durante la semana fueron Bea y Dani los que se enfrentaron por ser como los amantes de Teruel, después Iwan acabó cara a cara con Israel, el hombre que, sin saber muy bien cómo, acaba metido en todos los fregados. El antiguo concursante de 'Insiders' (el único que ha traspasado las barreras de Netflix) no ha tenido mucho motivo para meterse en el lío que se ha metido, la verdad.

La cosa fue más o menos así: Iwan comentó que a Israel le echaría la audiencia, porque no todos le quieren. Israel dijo, medio en serio medio en broma, "En tu casa todos tampoco te quieren". Resultado: el concursante, con la cara descompuesta y mirada de auténtica furia, le espetaba al otro "¡A mi familia ni la nombres! Si vuelves a nombrar a mi familia vamos a tener un problema".

Desde entonces, la relación entre ambos ha sido tensa y no se quieren ni ver, y nadie se explicaba qué había pasado para la reacción absolutamente endemoniada de Iwan. En la gala lo explicó, porque entre hacerlo en privado y hacerlo cuando te ve todo el mundo, es mejor lo segundo, a dónde vamos a parar. Pidió disculpas y señaló que su abuela se había muerto en Holanda y no pudo ir al entierro. Todo para después volver a dar una vuelta al molino: "No permito que alguien hable de mi familia". Iwan, no eres lo suficientemente famoso como para poder permitirte estos desmanes.

Entre tanto, la pobre Lara Álvarez necesita ya unas vacaciones. Telecinco ha renovado el programa ante la incomprensión general y habrá más famosos granjeros en enero, así que esto solo acaba de empezar. Ay.

Temas
Inicio