Cómo es Sheila Martori, la pretendienta de 'Para toda la vida' que aterriza en Telecinco con el perfil de Tinder más aburrido del mundo
Reality

Cómo es Sheila Martori, la pretendienta de 'Para toda la vida' que aterriza en Telecinco con el perfil de Tinder más aburrido del mundo

Que Telecinco va como pollo sin cabeza es algo que ya llevamos contando desde hace meses. El último invento para intentar retomar la audiencia perdida es 'Para toda la vida', la versión cañí de 'The bachelorette' (que a su vez es el spin-off de 'The bachelor'). El funcionamiento del programa no puede ser más Mediaset: veinte chicos quieren enamorar a una soltera que debe eliminarlos uno por uno hasta quedarse con el elegido, creer en el amor, hacer cuatro o cinco platós, un polígrafo, romper en directo, ya sabéis, lo de siempre. La elegida en este caso es una tal Sheila Martori, que se define como una chica normal. Spoiler: no.

Martori te salutant

La chica que tiene sobre sus hombros la obligación de levantar a una Telecinco hundida en la miseria de las audiencias (sin presión, ¿eh?) tiene 26 años y a priori tiene el perfil Tinder más típico que os podéis imaginar. Enamorada del deporte, fanática de jugar al golf, viajera, todoterreno, arquitecta, o sea. En su Instagram pone frases de 'Batman Begins', reflexiones como "Evoluciona tanto que tengan que volver a conocerte" y fotos de vinitos en Santa Cruz de Tenerife. Un poco como si el 'White woman's Instagram' de Bo Burnham se hubiera convertido en una persona.

Pero la amiga esconde varios secretos. El primero, su trabajo: es arquitecta y, de hecho, ahora está haciendo un máster de interiorismo. En sus ratos libres prepara el lanzamiento de su propia línea de joyas. Ya sabéis, una chica normal. Una chica normal que participó en un concurso de belleza y fue elegida "Dama de Girona" en 2015. Muy normal todo, de chill, tranquilidad.

Sheila Martori

Por lo visto, Sheila sabe exactamente lo que quiere: otro perfil de Tinder aburridísimo. Un hombre ambicioso, con educación, alto, moreno, que la haga reír y sea detallista, una mezcla entre Álex González y Maxi Iglesias. O, lo que es lo mismo, los macarrones con tomatico de las relaciones, que sumado al tono del programa, que ya se anuncia absolutamente antagónico al de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' o 'Un príncipe para Corina', nos da como resultado un reality que, a priori, ya nace anticuado.

La novela turca del entretenimiento

Antes de ir al programa, Sheila había tenido dos relaciones, pero ambas la decepcionaron porque no se sintió valorada y se conformaba con menos de lo que quería. ¿La solución? Ser adorada por veinte chavales de buen ver, claro. Por supuesto, Telecinco no puede dejar de serlo en ningún momento y la hija de Terelu Campos ya ha dicho que uno de sus pretendientes fue novio de una amiga suya. Así, como quien no quiere la cosa. El salseíllo light sin calorías ni interés.

De Sheila sabemos alguna cosa más por los vídeos que han subido en Telecinco: ha sido infiel alguna vez, ha dicho "te quiero" sin sentirlo y ha mentido para ligar, pero no se ha enamorado a primera vista, se ha liado con un famoso (o eso dice) ni se ha planteado jamás su orientación sexual, algo que le viene muy bien a la cadena y sus realities de absoluta fantasía hetero.

Sheila tendrá diez episodios para decidir si se enamora de Chico Rubio Pijo o de Chico Moreno Emprendedor. Lo difícil viendo sus fotos va a ser distinguir entre chicos morenos con barba: si me dijeran que en Telecinco tienen una fábrica de clones, me lo creería absolutamente visto lo visto.

Sheila Y Jesus Vazquez

Desde Mediaset anuncian que "Es como una novela turca del entretenimiento", mostrando su absoluta incapacidad para hacer metáforas. Lo comprobaremos (bueno, el público cautivo de la cadena) desde hoy a las 22.50, después del resumen diario de 'Pesadilla en el paraíso'. ¿Notáis esto? Es la pereza más absoluta.

Temas
Inicio