Publicidad

'Chasing Life', un drama familiar muy ligero con el cáncer como excusa

'Chasing Life', un drama familiar muy ligero con el cáncer como excusa
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Por estos lares se ha hablado mucho de ‘Red Band Society’, la adaptación de ‘Polseres Vermelles’ que emitirá FOX en otoño, pero no es la única serie sobre el cáncer producida este año en Estados Unidos. El canal ABC Family, que en su momento estuvo interesado en el proyecto de Albert Espinosa, acaba de estrenar ‘Chasing Life’ sobre una joven periodista a quien diagnostican leucemia. ¿Sufrimos un rato?

Aquellos que conozcan el canal de cable básico podrán intuir en qué género se enmarca la ficción. Es un drama familiar ligero en la línea de ‘Switched at Birth’ y ‘The Fosters’ y curiosamente también se trata de un remake. En este caso adapta ‘Terminales’, una serie de Televisa que estuvo a punto de llegar a Cuatro con el nombre de ‘Quiero vivir’, que define bastante bien la filosofía de la serie.

April Carver acaba de empezar en el periódico más prestigioso de Boston, el chico que le gusta le hace caso y su familia parece haber superado la muerte de su padre. Todo parece irle bien hasta que en una visita en un hospital se desmaya, le hacen una analítica y así descubre que padece cáncer. ¿Pero cómo puede enfrentarse a este obstáculo, justo ahora que todo le iba viento en popa?

La negación de April

Este proceso de negación es el que guía los primeros episodios. No nos encontramos ante una ficción que aborda el cáncer al instante y nos explica cuáles son las opciones de la protagonista. De momento, ‘Chasing Life’ se está tomando su tiempo y tan sólo tenemos a April decidiendo como contárselo a sus seres queridos. No se atreve porque sabe que dejarán de disfrutar sus vidas y ella, ahora que se está convirtiendo en una periodista de éxito, tampoco quiere renunciar a nada.

chasing-life-1.jpg
Unas dosis de romanticismo.
Este punto, que puede ser coherente como primera fase del cáncer (la aceptación), es un tanto frustrante. No sólo desespera ver a la protagonista ignorando que debe ponerse en manos de los médicos (en este caso, un tío al que odia), también molesta que la ficción se centre en la odiosa hermana menor adolescente o los líos sexuales de la madre. Ya habrá tiempo para eso. ¿No deberían contarnos primero en qué consiste la enfermedad?

La culpa la tiene el efecto comparación. Es evidente que ‘Chasing Life’ tendrá que centrarse en todos los demás personajes pero en comparación nada tiene importancia, por lo menos ahora al principio que ella descubre que está enferma y ni hace preguntas. Solamente le importa poder seguir trabajando y tener citas y, como la serie es tan ligera, ni tan siquiera impregnan estos instantes de la situación personal de la protagonista. No parece estar en fase de negación, simplemente parece que le hayan encontrado una verruga en la espalda.

Un giro precipitado

Estas prioridades de las guionistas Susanna Fogel y Joni Lefkowitz le quitan fuerza a la premisa dramática. No interesa que la hermana está haciendo campana del colegio o emborrachándose en una fiesta cuando a April le está sangrando la nariz. ¿Debe ocurrir? Sí. Pero hay que centralizar la acción, por lo menos en un principio, y más adelante ya podrán desarrollar tramas secundarias fuertes y personajes satélites para el resto del reparto.

Desafortunadamente el cáncer es un proceso largo y doloroso que da para una serie de televisión
Este argumento se puede aplicar, además, a cierto giro final del primer episodio que debería invertir otra vez la visión de April del mundo y otra vez se ignora. Pero lo ignora tanto ella como los guionistas, que dejan que April sea la periodista con menos curiosidad de la historia, por lo menos en aquello que la atañe. Ni tan siquiera relaciona conceptos (¿por qué su tío pasó de ellas tras la muerte de su padre? ¿tendrá algo que ver con el secreto?) y otra vez el espectador siente que había tiempo para desarrollar este otro drama.

Aquellos que haya padecido cáncer o hayan tenido algún ser querido que lo haya sufrido ya sabrán que puede dar para una serie de televisión. Desafortunadamente es un proceso largo y doloroso, que tiene muchos síntomas y fases, y que es una lucha que nunca termina del todo. Por lo tanto, no deberían preocuparse tanto con alargar al máximo el punto de partida porque hay historia para rato y, si entendieran esto de una vez, les podría quedar un pasatiempo veraniego correcto.

En ¡Vaya Tele! | Edición USA: especial estrenos del verano

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir