Compartir
Publicidad

Cinco personajes interesantes explotados por sus series

Cinco personajes interesantes explotados por sus series
107 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Viene siendo frecuente que cuando las cadenas (ya sean de aquí o de cualquier otra parte) encuentran una mina de oro en algún elemento, lo explotan hasta dejarlo seco. Y pasa con todo: reality shows, miembros del jurado, comedias, dramas y, por supuesto, también los personajes. La historia de la televisión está llena de personajes venidos a menos, que comenzaron siendo el puntazo más increíble del año para caer en picado a continuación, con unas habilidades explotadas y llevadas al extremo, cansando al espectador y llegando a caer en muchas ocasiones en el olvido más absoluto.

Aunque no siempre ocurre esto por convertirse en simples parodias de lo que un día fueron. Hay ocasiones en las que los guionistas son incapaces de hacer avanzar a un personaje; funciona, es divertido (o dramático), a la gente le gusta y no hay necesidad de hacerle avanzar, aunque el personaje tenga ya 25 años y se comporte como si estuviera en el instituto. Por último, hay alguno que pasa de ser un secundario interesante a un protagonista demasiado histriónico, con más minutos en pantalla de los que se merece. A continuación tenéis cinco ejemplos que, a mi parecer (y sólo al mío, probablemente no al vuestro) son representativos de todos estos casos.

Sue Sylvester – ‘Glee’

Sue Sylvester

Jane Lynch ha pasado de interpretar al personaje revelación en la temporada pasada a dar vida a una parodia de lo que un día fue. Sue Sylvester en ‘Glee‘ destacó por su carácter duro, ácido y amargo, con frases lapidarias capaces de dejar tirado al más chulo que se le pusiera por delante; en definitiva, un villano divertido y efectivo capaz de hacer reír sólo con poner esa cara de asco con la que siempre habla. Y como tal, la actriz se hizo con el Emmy en su primer año.

Pero lo que ya vimos en la segunda parte de la primera temporada se ha confirmado este año. Sue Sylvester se ha convertido en una parodia de sí misma, pasando de ser un personaje lapidario y chantajista a ser un abusón más del colegio. La explotación de su vena sentimental no le pega nada al personaje, y el hecho de que luego no sea consecuente con lo que le pasa en la ficción no tiene ni pies ni cabeza. En ‘Glee’ se han dado cuenta y están reduciendo cada vez más su presencia, para no empachar a la audiencia. Sea como sea, que se despida este año del Emmy, y si me apuras, hasta de la nominación.

Pierce Hawthorne – ‘Community’

Pierce Hawthorne

¿Soy yo el único que se sorprende con el protagonismo que está adquiriendo Pierce en la segunda temporada de ‘Community‘? Pierce pertenece al grupo del último caso que os he descrito, el del secundario divertido que de la noche a la mañana se convierte en protagonista sin saber muy bien cómo ni por qué. El año pasado era un personaje medianamente lento, casi adorable, incapaz de seguir la cantidad de referencias por segundo que lanzaban sus compañeros. Era casi un representante del espectador medio.

Pero esta segunda temporada Pierce ha empezado a tener más protagonismo, llegando a convertirse casi en el villano de la serie. Sus aires de adorabilidad se esfumaron, así como sus habilidades de Don Juan y su ingenuidad innata, pasando a un primer plano e intentando poner en jaque siempre a sus compañeros. A mi juicio, Pierce debería ser de esos personajes que sólo aparecen de vez en cuando para dar una nota cómica, como Chang o el Decano y sus disfraces.

Blair Waldorf – ‘Gossip Girl’

Blair Waldorf

En realidad pongo a Blair Waldorf pero te podría poner a cualquiera de la saga ‘Gossip Girl‘, desde el primero al último. Aun a pesar de que ya están creciditos, van a la universidad y más de uno tiene ya empresas propias, siguen comportándose como adolescentes en el instituto con ganas de convertirse en el más popular del colegio. Los guionistas son incapaces de hacerles avanzar, por miedo a perder esa audiencia femenina y adolescente que les mantiene en antena todavía, y eso no está dejando personajes talluditos con comportamientos poco acordes a su edad.

En el caso concreto de Blair Waldorf, no ha dejado de ser la niña mimada y consentida que vimos al principio en ‘Gossip Girl’. Del uniforme de colegiala y las coletas ya no queda nada, pero el relleno sigue siendo el mismo. Las estrategias para hundir al que está en el poder siguen estando a la orden del día, y el desprecio a todo aquél que no esté emparentado con familias ricas, también. Su carácter funciona, no digo que no, pero ya cansa. Hace mucho tiempo que cansa.

Taylor Townsend – ‘The OC’

Taylor Townsend

A pesar de todo el amor que le profeso a Autumn Reeser, tengo que admitir que su personaje en ‘The OC‘ cayó en picado en la cuarta temporada; vamos, como la serie en sí. Taylor Townsend fue la “Queen Bee” del instituto, esa deidad que aparecía de vez en cuando con su cara pizpireta y su maldad intrínseca para meterse con Seth, Marissa, Ryan y Summer. Era el personaje a odiar, y todos estábamos de acuerdo en que Taylor Townsend debía desaparecer más pronto que tarde.

Pero claro, de alguna forma había que cubrir el hueco dejado en la serie (los que habéis visto la serie sabéis a qué me refiero), y decidieron poner a un personaje conocido antes que traer savia nueva. Taylor empezó a tener más protagonismo, pero se convirtió en una versión descafeinada de lo que un día fue. Ya no contenía maldad, pero sí esos aires de diva combinados con una inseguridad y una manía casi exasperantes. Yo soy de los que piensa que ‘The OC’ debería haber acabado en la tercera temporada; el personaje de Taylor es sólo un argumento entre muchos.

Sheldon Cooper – ‘The Big Bang Theory’

Sheldon

Sheldon Cooper es probablemente el paradigma de lo que os quiero exponer en esta lista: un personaje interesante que se convierte en dueño y señor de su serie en lo argumental. En su primera temporada, ‘The Big Bang Theory‘ era una serie de cuatro científicos frikis y medio chalados, con pocas habilidades sociales que se complementaban entre sí. El supuesto Asperger de Sheldon se complementaba con el recelo a las mujeres de Leonard y el mutismo selectivo de Rajesh, entre otras cosas.

Pero poco a poco, y viendo el éxito que su personaje tenía entre el público, ‘The Big Bang Theory’ se transformó cada vez más en ‘El Show de Sheldon’, y sus excentricidades fueron cada vez mayores en número e intensidad, haciendo sombra al resto de sus compañeros y convirtiéndose en el dueño absoluto de la serie. Actualmente no hay un sólo argumento en la serie que no le involucre, y no son pocos los que la han abandonado ante un ejemplo claro de “Sheldonitis”. Y no les culpo.

En ¡Vaya Tele! | Los ocho personajes más odiosos de las series actuales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio