Compartir
Publicidad

Diccionario Teléfilo: Los Emmy

Diccionario Teléfilo: Los Emmy
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El próximo jueves, la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión estadounidense hará públicas las listas de los nominados a la edición de 2007 de los premios Emmy, si bien los ganadores no se conocerán hasta el mes de septiembre. Todos los años, el proceso de elección de dichos ganadores está envuelto en polémica, y cada vez se vuelve más complicado, así que, y por petición de un lector, vamos a a intentar explicar qué son estos premios y cómo se entregan. Para empezar, hay tres tipos de Emmy. De los que hablamos habitualmente son los Primetime Emmy, que reconocen a las mejores series y programas emitidos en prime time (entre las 20 y las 00 horas), pero también están los Daytime Emmy, restringidos a la franja horaria conocida como daytime (las mañanas y las tardes antes de las 20). Hay un par de ellos más, pero vamos a dejarlo aquí para no complicarnos más.

El proceso de elección de los nominados a los Primetime Emmy es bastante similar al de los Oscars, aunque, por las especiales características de una serie frente a una película, los críticos televisivos critican siempre con dureza dicho proceso, que suele favorecer a las series de moda frente a las producciones más pequeñas. La academia ha cambiado ese proceso varias veces para acallar esas críticas, sin lograrlo, y este año, la elección de los futuros candidatos a los Emmy se hizo de la siguiente manera, detallada por Gold Derby.

Primero, pueden presentarse a los Emmy los programas emitidos entre el 1 de junio del año anterior y el 31 de mayo del año en curso. Durante ese periodo, las cadenas de televisión deciden qué series van a presentar a los premios, y cada pre-candidatura cuesta entre 100 y 400 dólares. Además, y aquí viene una de las críticas más duras que se dirigen contra estos premios, cada serie y actor que quiere presentarse envía un episodio a la academia para que juzgue su trabajo, eligiendo también la categoría a la que se presenta. Por ejemplo, los productores de Héroes enviaron el piloto, Génesis, para la candidatura a mejor serie, y Masi Oka envió Five years gone para su presentación como mejor secundario. Mientras tanto, las cadenas ponen en marcha sus campañas publicitarias anunciando sus series por todas partes y enviando a los académicos cajas con DVDs de dichas series.

En cuanto se cierra el periodo de presentación de candidaturas, a lo largo de junio los 13.000 académicos votan en unas papeletas por sus candidatos preferidos. Todos votan a todo excepto en las categorías de actores y directores, en las que sólo pueden votar actores y directores, respectivamente. Los 10 más votados en esas dos categorías pasan a la siguiente ronda, en la que los capítulos enviados por los candidatos (uno por cada aspirante) se proyectan a un comité de jueces durante unas sesiones que se celebran en Los Ángeles y en Nueva York. Los jueces deben establecer un ránking con los 10 aspirantes de cada categoría, ordenándolos del 1 al 10 por orden de preferencia. Esas listas se combinan después con las listas de las primeras votaciones hechas por todos los académicos, y los cinco candidatos que consiguen más votos en esas combinaciones al 50% entran en las ternas finales, que son las que anunciarán la semana que viene.

No se acaba ahí el tema, porque ahora hay que elegir a los ganadores. Durante todo agosto, los académicos pueden votar hasta en cuatro categorías. Para ello, ven los DVDs enviados por las cadenas. Los episodios elegidos por cada candidato para someterlos a votación se pueden cambiar por otros. Los actores sólo pueden enviar un capítulo, mientras las series mandan seis. Éstos se dividen en tres grupos de dos, que se envían a los académicos al azar. Y con las votaciones recibidas en esta última fase se elige a los ganadores, que son los más votados. Se suele votar mucho por comparación, y es crucial acertar con el episodio enviado. Mujeres desesperadas, por ejemplo, participa en la categoría de comedia pero envía capítulos demasiado dramáticos, lo que perjudica sus opciones frente a comedias puras y duras, como Dos hombres y medio.

En ¡Vaya Tele! | Diccionario teléfilo: Lead-in

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos