Publicidad

El musical de 'Anatomía de Grey', lo mejor y lo peor de Shonda Rhimes

El musical de 'Anatomía de Grey', lo mejor y lo peor de Shonda Rhimes
20 comentarios

En su séptima temporada, ‘Anatomía de Grey‘ se ha decidido a innovar un poco en la estructura de algunos de sus capítulos. Hemos tenido uno grabado en forma de falso documental, otro emitido en tiempo real (que no en directo) narrando la situación en Urgencias entre las 6 y las 7 de la tarde; y de la mente de nuestra queridísima Shonda Rhimes, creadora de la serie, salió también la magnífica idea de crear un episodio musical, que total, después de todo lo que ha llovido, un poquito más de surrealismo no va a asustar a nadie.

Y cuando le metes un elemento así a una serie como ‘Anatomía de Grey‘, lo mejor y lo peor de su esencia sale a la luz. ¿Cuál ha sido gran acierto? Darle un micrófono a Sara Ramírez (Callie), que nos ha deleitado a todos con ese vozarrón que tenía escondido; ¿y el gran error? Darle otro micrófono a Kevin McKidd (Dr. Hunt), que por muchos arreglos que le metan a su voz, sigue sonando como si hubieran atropellado a un cachorrito. Y lo demás, una sucesión de sinsentidos que, aunque sabes que son demasiado absurdos, no puedes dejar de verlos. Y algunos números, incluso merecen un revisionado.

¡Ojito, que el vídeo a continuación contiene spoilers como catedrales hasta el 7×18 de ‘Anatomía de Grey”!

Personalmente, nunca he entendido que un personaje se ponga a cantar en medio de una conversación, y que encima el otro le dé la réplica de la misma forma. Aquí, además, se han puesto a cantar en medio de una situación excesivamente dramática que les afectaba a todos de lleno, y parecía incluso que eso de cantar no iba con ellos, como si las palabras salieran de la boca sin darse cuenta. Quizá se explica por esa situación espiritual que se vivió en todo el capítulo, con la Dra. Torres como testigo de excepción de todo lo que ocurría, pero no deja de resultar absurdo. Yo, incluso, sentí verguenza ajena en ocasiones.

Pero todo eso se arregla con otros elementos introducidos con éxito. Me encantó esa interpretación algo más marchosa del “Running on Sunshine“, que servía de homenaje a todas las parejas de la serie. Y por supuesto, hay que morir con el vozarrón que sacaron Chyler Leigh (Lexie) y, sobre todo, Sara Ramírez, que se comió ella solita la mitad de los números musicales del capítulo, y todos con acierto. Su versión de “Cosy in the rocket”, que hace unos años servía como cabecera de la serie, o “Chasing Cars” estropeada a medias por culpa de Kevin McKidd, son dignas de mención. Fue la protagonista absoluta de una historia que tenía mucho que ver con la evolución de su personaje.

Aunque sólo sea por los minutos finales del capítulo, que tenéis en el vídeo de aquí arriba, el musical de ‘Anatomía de Grey’ ya merece la pena. Los fans lo amarán, y los no fans tendrán más motivos para criticar la serie. Pero todos seguirán viéndola con fascinación, eso seguro.

En ¡Vaya Tele! | ‘Anatomía de Grey’, el ocaso de Cristina Yang

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios