Compartir
Publicidad
'Friends' no es ni machista ni homófoba
Series de ficción

'Friends' no es ni machista ni homófoba

Publicidad
Publicidad

Estoy seguro de que es sonar I'll be there for you de The Rembrandts y ya estamos a tope para recordar y ver un capítulo de 'Friends', la que es incontestablemente una de las mejores sitcoms de los años 90 del siglo pasado. Y esto por no hablar de ella como la mejor, que teniendo en cuenta que también hubo joyazas como 'Seinfeld' y compañía, la cosa estaría muy reunida.

Pero creo que es seguro decir que es, sin duda, la más influyente de los últimos treinta años. Casi quince años después de que asistiéramos al final de la serie (que en España emitió Canal+), ha surgido debido a su disponibilidad en Netflix y sus reposiciones en bucle en Neox un nuevo debate en torno a todos los prejuicios y actitudes machistas y homófobas que existen en 'Friends'.

Sin ser nuevo el debate (ya se hablaba de ello en '30 Rock'), está actualmente propulsado por toda una nueva generación de nuevos espectadores. Entre ellos se encuentran muchos millenials "tardíos" (los nacidos más a mediados de los 90) que han visto por primera vez la serie la están viendo con ojos frescos y no han dudado en destacar todo lo que en ella rechina.

Una serie de los 90, con ¿prejuicios de los 90?

Friends Hed

El otro día hablábamos de los carteles aclaratorios puestos al inicio de los dibujos animados para que, sin justificar, se entendiera mejor que en los Looney Tunes, por ejemplo, se reflejaba los prejuicios y actitudes de la sociedad en la época en la que fueron concebidos estas obras, así como los temas de los que eran aceptables hacer chistes.

Valentina Morillo y Daniel López, autores del libro 'El de la comida de Friends' y responsables del podcast Del sofá a la cocina, matizan lo interesante que es que haya debate: "Hay una cosa positiva, y es que estamos en 2018 y nos empezamos a cuestionar estas cosas [...] Me parece genial que a lo millenials, sobre todo, les salten las alarmas. Así que algo hemos aprendido y eso es positivo."

Para entender mejor el contexto social de 'Friends' estaría bien irnos a una serie que se está emitiendo actualmente: 'The Assassination of Gianni Versace', en sus dos primeros episodios (cuya acción salta entre 1994 y 1997), podemos comprobar claramente la homofobia existente en la época.

Un rechazo a lo gay que los creadores de 'Friends' son medianamente conscientes. E incluso les suelen dar la vuelta con tramas como la recién descubierta heterosexualidad del marido patinador gay de Phoebe o, sobre todo, con la normalización total de que la primera ex-mujer de Ross, Carol, sea lesbiana y se case con Susan. Todo esto en una época en la que el matrimonio homosexual estaba lejos de ser realidad en EEUU.

Pero ¿hasta qué punto 'Friends' es ofensiva o simplemente podemos justificarlo por ser un producto de su época? Han pasado veinte años desde su creación y la mayoría de sus episodios transcurren a mediados/finales de los 90 y, por tanto, reflejan cosas muy marcadas por su tiempo y que hoy en día, por cómo ha evolucionado la sociedad en muchos puntos, nos hubiera resultado inaceptables.

Muy probablemente, de haberse hecho hoy en día, muchas de las bromas que hay no se harían (o sí, que ahí está la ranciedad de series como 'The big bang theory'). En muchos casos porque la sociedad ha profundizado actualmente mucho más en estos temas "minoritarios" desde entonces. Sin embargo, una de sus grandes piedras de tropiezo fue cómo tratar al personaje del padre de Chandler.

Este fue uno de los traumas recurrentes de la infancia de Chandler: es el divorcio de sus padres unido a las peculiaridades de cada uno de ellos. En concreto el hecho de que su padre sea trans (en la serie no queda claro el punto de transformación, pero sí que se identifica como Helena, interpretada por Kathleen Turner) fue, quizá, más de lo que los guionistas pudieron masticar y no lograron encauzarlo bien.

Sin que sirva mucho de defensa, la razón de este tropiezo es quizá el gran desconocimiento por entonces de esta realidad. Pero tanto entonces como incluso ahora, en la que todavía la sociedad está algo en pañales en cuanto a la comprensión del amplio espectro del género.

En 'Friends' se pican en base a sus inseguridades

A 'Friends' hay que entenderla como lo que es: una sitcom sobre amigos y, de hecho, es una de las que mejor reflejan las dinámicas que hay en un grupo de amigos: los piques y las pullas que surgen a menudo entre nosotros de nuestras propias inseguridades, de las imágenes que proyectamos al exterior.

Y sí, a veces de nuestros propios prejuicios: de ahí que rocen en muchas ocasiones lo ofensivo, que en aquella época no lo era tanto porque, afortunadamente, hemos vivido una gran evolución en temas de igualdad y, de paso, subido los estándares. "Al final la mayoría de estas cosas vienen de que la gente tampoco pensaba en ellas; no como algo bueno o algo malo sino que no reflexionaba sobre el asunto.", comenta Dani.

Algo que sobre todo encontramos en las dinámicas entre los personajes masculinos: la serie explora todo un espectro de esa imagen que proyecta la sociedad de cómo tiene que ser un hombre, del rol que tiene y qué pasa cuando uno de desvía de la línea marcada. Por eso siempre hay coña cuando alguien hace algo mínimamente "femenino". Pero la intención de la broma es la de picar, no la de ofender.

Chandler, por ejemplo, tiene ese pánico de que la gente le viera como gay precisamente por sus propios esquemas. Lo importante es recalcar que eran ellos (los chicos) los que tenían esos "dramas", ya que el mundo en el que se mueven no lo veía conflictivo. El hecho de que en ocasiones la gente crea que él y Joey son pareja y les parezca lo más normal del mundo lo hace patente. Algo que de hecho molesta mucho menos al aspirante a actor que al otro.

Este asunto del sexismo y los roles de género, los podemos aplicar perfectamente en Ross. Más allá de toda la relación con Carol, donde parece marcar la línea es en los juguetes de su hijo Ben y cómo reacciona al ver que le gusta jugar con una Barbie invitándole a jugar con sus GI Joe. El resto de personajes quiere que Ben juegue con lo que le dé la gana, él no.

Además, al usar los prejuicios de Ross, exploran en ocasiones el origen de dichas inseguridades. Un gran ejemplo lo encontramos en el episodio en el que Rachel contrata un niñero para Emma, algo que no le hace nada de gracia al padre por verle demasiado sensible.

Un episodio, ya de las últimas temporadas, en el que los guionistas explican de dónde vienen todas estas a través de una conversación entre el niñero, interpretado por Freddy Prince Jr., y Ross. En esta charla, este confiesa cómo a él le gustaba jugar con los dinosaurios y a su padre no le hacía gracia porque quería cosas más "de chicos de verdad".

La falta de diversidad, mal endémico de las series de los 90

Friends Aisha

En lo que también falla 'Friends', y porque hasta para eso es una serie de los 90, es en la falta de diversidad racial y sexual. Hasta la aparición de Aisha Tyler en el papel de Charlie en las novena y décima temporada no hubo un secundario recurrente de color en la comedia. Esto es, en realidad, un problema endémico de la ficción televisiva y, en concreto de las sitcoms "noventeras" que aún hoy existe en muchas de las mayoritarias.

Entre los 80 y los 90 se hizo muy patente el sesgo racial en las comedias: o eran "de blancos" y no había negros ('Los problemas crecen'), o viceversa ('Cosas de casa'). Claro, este corte familiar "justificaba" en cierta medida esto, pero en el género de "amigos" no había tanta excusa y esto fue una de las críticas que tuvo 'Friends' durante mucho tiempo.

Feminismo "nivel top"

Otro asunto que se destaca mucho a la hora de ver la serie con ojos actuales es si la serie es machista. Es cierto que tiene sus cosas malas, algunos toques sexistas sobre todo en cierto "baboseo" cada vez que aparece una chica atractiva en el Central Perk. Pero aun así, cuando Joey, Chandler y Ross empiezan con sus cosas de "macho alfas" ya en la serie destacaban lo ridículo que quedaban.

Normalmente no solo no subvierten esos prejuicios sino que las chicas de 'Friends' se ven empoderadas a lo largo de la serie. Si bien es cierta, y terrible, la gordofobia con Monica, por otro lado a nadie le importaba que tuviera una vida sexual activa. Aunque a los productores les preocupaba que cayese mal en el público por eso.

Las chicas de la serie estaban al nivel de lo chicos en cuanto a la libertad y la sexualidad que tenían en sus relaciones. Es más en relación a esto quizá una de las relaciones más problemáticas que existen es entre Rachel y Ross retratado este último como un ser tóxico y celoso:

Phoebe es su propia jefa, es una mujer independiente no atada a nada y que si hacía falta daba caña a sus amigas al respecto, también se ve la camaradería y la sororidad cuando Paolo le toca el culo y se censura este comportamiento, apoyando de paso a la víctima sin dudarlo; Monica es muy jefa y decide dejar a Richard porque ella quiere tener hijos y él no; Rachel abandona una vida cómoda y estable para labrarse su futuro de cero y va de camarera a ejecutiva en el mundo de la moda...

En los más de doscientos episodios de 'Friends' seguramente encontremos muchos ejemplos de situaciones que hoy en día nos hagan saltar las alarmas, pero también una gran mayoría en los que cogen un prejuicio de la época y le dan la vuelta o presentaban con total normalidad cuestiones que en esa época estaban lejos de ser consideradas normales.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos