Publicidad

'Gotham', la vida antes de Batman
Series de ficción

'Gotham', la vida antes de Batman

Publicidad

Publicidad

Los superhéroes llevan años siendo los reyes del cine, hasta el punto de que los productores han llegado incluso a dar luz verde a un entretenido giro en ese línea a un mítico héroe legendario, y parece que la pequeña pantalla es el siguiente territorio que quieren conquistar. Sin embargo, los que ponen el dinero prefieren hacer películas de los personajes más populares y con el resto ir viendo caso a caso si procede hacer un grandioso entretenimiento cinematográfico como 'Guardianes de la Galaxia' o confiarles una serie de televisión.

Por ello, superhéroes como Batman parecen a día de hoy algo inalcanzable para una serie de televisión, pero su universo es tan rico y variado que la idea de contarnos la historia de la ciudad de Gotham antes de que Batman ejerciera como tal, aunque con la presencia en el lugar de un joven Bruce Wayne traumatizado por la muerte de sus padres, resultaba la mar de atractiva. Luego quedaba la duda sobre la posibilidad de que 'Gotham' no estuviera a la altura, pero la cosa va bien encaminada -aunque podría y debería ser mucho mejor- si nos fiamos de lo que hemos podido ver en su primer episodio.

Los habitantes de 'Gotham'

Los habitantes de

El piloto, como era de esperar, se ha centrado en presentarnos a los habitantes más importantes de la ciudad de Gotham, alternando aciertos con errores en este apartado. El más llamativo posiblemente sea lo poco estimulante que resulta David Mazouz, el hijo de Kiefer Sutherland en 'Touch', como Bruce Wayne, aunque justo es reconocer que no ayuda mucho que se haya echado mano de los recursos más obvios para delimitar su personalidad, primero con el ya tópico asesinato de sus padres y después en el careo con el detective Gordon para pedirle que confíe en la justicia y deje que él se ocupe de todo.

Tampoco me ha convencido demasiado Robin Lord Taylor como el futuro Pingüino, tanto por una cuestión de físico como por la forma en la que se ha utilizado el personaje. No obstante, es una simple introducción preparando su transformación en un mítico villano, por lo que lo más conveniente será esperar y ver cómo se desenvuelven las cosas -aunque dudo horrores que jamás vaya a alcanzar el nivel exhibido por Danny DeVito en 'Batman Vuelve'-. Dicho esto, su actuación no me parece para nada mala, al igual que sus compañeros de reparto, ya que su solvencia ha sido uno de los puntos fuertes de este primer capítulo.

Ben McKenzie y Donald Logue en

He de confesar que cuando veía 'O.C.' pensaba que la carrera de Ben McKenzie iba a tener poco futuro más allá de dicha serie, pero me equivoqué, ya que ha demostrado en repetidas ocasiones su talento y con 'Gotham' le ha llegado su gran oportunidad para combinar críticas positivas con el favor del público. Para ello cuenta con el impagable apoyo de Donald Logue, un actor al que el cine no sabe o no quiere sacar provecho, pero que en la pequeña pantalla es sinónimo de que va a dar todo lo que tenga.

Dejaré para más adelante -un episodio es demasiado poco incluso para concluir lo ya comentado- el hacer una valoración del resto, pero la sensación que me queda es que los actores están implicados y sólo necesitan de unos guiones a la altura para no acabar siendo unos cansinos -a la merodeadora la veo cayendo en eso si no saben manejar con inteligencia su personaje- o unos mediocres -apenas unos instantes me bastaron para pensar que la villana interpretada por Jada Pinkett Smith salía muy malparada en la comparación con Carmine Falcone, personaje al que ya conocimos en la excelente 'Batman Begins'- a los que simplemente no queremos ver en nuestros televisores.

Solvencia sin demasiada personalidad

Escena de

Ya contaba con que Bruno Heller, creador de 'Gotham', no iba a tener a su disposición los mismos medios que en 'Roma', pero esperaba algo más teniendo en cuenta la fuerza visual que se puede extraer de la ciudad natal de Batman. No me entendáis mal, el primer episodio ha sido correctísimo y nada ha desentonado en el plano visual, pero también bastante plano e impersonal, hasta el punto de que poco importa realmente en este apartado que la acción se desarrolle en la ciudad de Gotham. La serie podría ganar muchísimo sólo con potenciar eso, aunque ningún problema si la apuesta es ir mostrando una degradación paulatina previa a la llegada de Batman,

Más allá de eso, el piloto ha remarcado en demasiadas ocasiones su componente de precuela de las aventuras de Batman, algo comprensible dada las posibilidades de esto para llamar la curiosidad del público, pero con eso no basta y hay que saber encauzar las cosas antes de que sea demasiado tarde para recuperar a los espectadores -'Agentes de SHIELD' mejoró sustancialmente en el tramo final de su primera temporada, pero no sus audiencias-.

También estaría bien contar con unos diálogos menos neutros -los actores consiguen que suenen mejor de lo que realmente son-, pero tampoco es algo particularmente molesto, en especial porque el episodio no deja de ser una introducción y ahora la clave es saber cómo se desarrolla, si creando su propio universo y desafiando al espectador o si confiando en lugares comunes y alusiones constantes a la infancia de Bruce Wayne para que la gente esté deseando que llegue el momento en el que se convierte en Batman y a cambio se trague infinitas dosis de monotonía.

Gordon y el Pingüino

Habrá que esperar, porque no todas las series tardan lo mismo en arrancar y encontrar su sitio, pero el inicio de 'Gotham' ha sido suficientemente bueno -nadie en su sano juicio debería decir que ha sido horrible, incluso magnificando sus defectos- como para pensar que debería ser un éxito. Yo voy a seguir viéndola, ¿y vosotros?

En ¡Vaya Tele! | Seis cómics para adentrarse en 'Gotham'

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir