Compartir
Publicidad

'Lost' 6x11 - Happily Ever After [Especial Lost]

'Lost' 6x11 - Happily Ever After [Especial Lost]
87 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando conocí hace unos meses el título de este 6×11 de ‘Perdidos’ (“Felices para siempre”) y después de saber que estaría centrado en Desmond, me temí lo peor. Los guionistas de ‘Lost‘ suelen jugar con la dualidad en los títulos de los episodios, y este “felices para siempre” podría dar un final feliz al “brother” junto a su querida Penny o, por el contrario, matarlos a ambos en la recta final de la última temporada de la serie; en cualquier caso, todo apuntaba a que aquí se terminaba la historia de ambos. Nada más alejado de la realidad.

Independientemente de si este episodio revela respuestas o plantea más preguntas, ‘Happily Ever After‘ supone un homenaje en toda la regla a la historia de ‘Perdidos’, con multitud de referencias a grandes momentos pasados. De esta forma, Desmond Hume nos vuelve a regalar uno de los mejores capítulos de toda la serie. ‘Flashes Before Your Eyes‘ abrió la veda; ‘The Constant‘ se erigió para muchos como el mejor capítulo de la historia de ‘Perdidos’, y ‘Happily Ever After’ bien podría considerarse el mejor de esta sexta temporada.

Señoras y señores, ‘Lost’ ha metido la quinta marcha y se dirige a toda velocidad hacia su fin; ya no hay tiempo para rellenos, sólo quedan cinco episodios hasta el doble capítulo final del 23 de mayo y todavía faltan muchísimas preguntas por responder. Pero de momento, veamos qué nos ha dejado este ‘Happily Ever After’.

Un experimento electromagnético

‘The Package’ nos dejó a un drogado Desmond saliendo a rastras del submarino, y este capítulo comienza inmediatamente después. Desmond, confuso después de tres días anestesiado, cree estar en el hospital tras el disparo que Ben le lanzó en la quinta temporada, pero tras una charla con su suegro Widmore, descubre que ha sido llevado de vuelta a la isla, con el consiguiente cabreo que hace a Desmond perder los papeles. Apenas dos minutos después del comienzo del episodio, Widmore pronuncia la primera frase que nos hace evocar al pasado: “La isla no ha acabado contigo todavía“, exactamente lo mismo que le dijo Eloise Hawking en la quinta temporada mientras el resto de losties intentaban encontrar una forma de volver a la isla.

Desmond Hume

El objetivo de Widmore con Desmond no es otro que comprobar si puede volver a sobrevivir a una catástrofe electromagnética. La primera vez que sobrevivió ocurrió al final de la segunda temporada, cuando Desmond hizo implosionar la escotilla saliendo indemne (aunque desnudo) de allí. Si consigue superar la prueba, Widmore le pedirá que haga un sacrificio para salvarlos a todos; un sacrificio que, casi con seguridad, estará relacionado con la liberación de energía electromagnética.

Desmond intenta resistirse por todos los medios, pero no logra escapar de la “caja” donde le someten al campo electromagnético; unas imágenes impactantes que terminan con un fundido en blanco y unas imágenes de nubes sospechosamente parecidas a las del 6×01, “LA X”.

L.A.X.

La realidad alternativa nos lleva de nuevo al Aeropuerto de Los Ángeles, donde también aterriza Desmond después de “cerrar unos negocios para su jefe” en Sidney. Tras un encuentro con Claire en la cinta de recogida de equipaje, el señor Hume es recogido por un coche que conduce ni más ni menos que George Minkowsky, el jefe de comunicaciones del carguero que llegó a la isla al final de la tercera temporada, y el responsable de que en aquella ocasión Penny y Desmond pudieran contactar por teléfono.

Charles Widmore

Descubrimos a continuación que su jefe no es otro que su otrora suegro Charles Widmore, quien, al contrario que en la realidad original, aquí mantiene una relación de afecto y admiración hacia Desmond. Detalles a tener en cuenta: en primer lugar, el cuadro de la pared del despacho de Widmore, que sustituye los osos polares por una balanza; en segundo lugar, Desmond se queda mirando fijamente la maqueta de un velero (en la realidad original, la participación en una regata de vela le llevó a la isla); y por último, lo más simbólico, Widmore invita a Desmond a un trago del carísimo whisky MacCutcheon, al contrario que en la otra realidad, donde no consideraba a su yerno digno de tan preciado manjar. Desmond ha conseguido, pues, la aprobación de Widmore… pero sin Penny.

Widmore le encarga un trabajito; debe ir a comisaría a recoger a Charlie (detenido por tráfico de drogas) para que su grupo DriveShaft pueda tocar en la gala benéfica que organiza su mujer. Charlie, por su parte, se muestra muy pasota, cruzando la calle sin temor a que pueda ser atropellado por un coche, y no tarda en revelar a Desmond la causa de su dejadez. En su experiencia cercana a la muerte en el avión, había tenido una visión de sí mismo con Claire (intuyo) tan real que le hace pensar que la realidad que ahora están viviendo no es la verdadera. Charlie ha visto, por tanto, “la verdad” y nada de lo que tiene ahora le interesa, porque no es real. Esto se pone interesante…

Not Penny’s Boat

En el coche de camino al hotel, Charlie quiere enseñar a Desmond que nada de lo que están viviendo es real, y para ello le ofrece una experiencia cercana a la muerte. En un rápido movimiento, Charlie se hace con el volante del coche y ambos se precipitan al mar. Desmond consigue salir a la superficie, pero vuelve a sumergirse para intentar rescatar a Charlie inconsciente en el asiento del copiloto.

Not Penny

Seguramente todos vosotros tendréis un momento favorito en toda la historia de ‘Perdidos’; el mío, sin duda, corresponde al final de la tercera temporada, cuando Charlie escribe en su mano la archiconocida frase “Not Penny’s Boat“, para luego mostrársela a través del cristal mientras muere ahogado. Seréis capaces de adivinar, por tanto, los niveles de emoción, ansiedad y exaltación que alcancé cuando ví a Charlie, de nuevo, colocar su mano (esta vez sin nada escrito) en la ventanilla del coche, ante la mirada atónita de Desmond que empezó a tener flashes de aquella vivencia. Finalmente consigue rescatarlo.

Una vez en el hospital, Desmond es sometido a una resonancia magnética (ojo, magnética), y en ese instante vuelve a tener flashes de la realidad original, con imágenes de Penny y de su hijo. Desmond busca entonces a Charlie para obtener una explicación sobre lo que ha pasado, pero éste sólo atiende a decir que “Si yo fuera tú, dejaría de preocuparme por mí y comenzaría a buscar a Penny“.

“Todavía no estás preparado, Desmond”

Desmond debe comunicar entonces a la señora Widmore (Eloise Hawking) que DriveShaft no podrá tocar en su fiesta. Eloise, en un principio, se muestra sorprendida de ver a Desmond (recuperad esa secuencia porque es digna de análisis), aunque actúa como si nunca jamás le hubiera visto. Eloise disculpa a Desmond por no haber conseguido traer al grupo, y para ello utiliza una frase muy recurrente en la serie: “What happened, happened“.

Eloise Hawking

Mientras Desmond abandona el lugar, oye el nombre de Penny en la lista de invitados, y rápidamente se interesa por ver la lista; Eloise, en un rápido movimiento, se lo impide y se lleva a Desmond para hablar con él a solas. Y es aquí cuando vuelve de nuevo la misteriosa Eloise Hawking que tanto parece saber sobre lo que está ocurriendo; se percata de que alguien ha hecho cambiar en Desmond la forma de ver las cosas, y le pide que pare de buscar lo que sea que esté buscando. ¿Por qué? Pues “porque no estás preparado todavía, Desmond“. ¿Quién es esta mujer? ¿Qué papel juega en todo esta historia? Parece saberlo todo siempre y Damon Lindelof la ha llegado a calificar de “policía temporal”. Lo que sí parece claro es que va a jugar un papel importante en el desenlace final.

A destacar, sobre todo, la escena entre Desmond y Daniel Widmore (Faraday, para entendernos), que en esta realidad es pianista, y no físico. Dan le cuenta que días atrás había visto a una mujer pelirroja de ojos azules (presumiblemente Charlotte) y que se había enamorado perdidamente de ella. Esa noche se despertó y comenzó a escribir complicadas fórmulas que sólo un físico avanzado podría haber desarrollado. La deducción que hace Daniel bien merece ser plasmada de forma íntegra:

¿Y si todo esto no estaba destinado a ser nuestra vida? ¿Y si teníamos otra vida y, por alguna razón, cambiamos las cosas? No quiero detonar una bomba atómica, señor Hume; creo que ya lo he hecho.

Cuando Desmond conoció a Penny

Penny y Desmond

Daniel muestra a Desmond dónde puede encontrar a Penny, curiosamente en el estadio donde Jack y él se conocieron en la realidad original antes de llegar a la isla, otro genial guiño a la historia de la serie. Desmond se presenta ante Penny, y le ofrece su mano, para volver justo en ese momento a la historia en la isla.

Desmond yace en el suelo después de haber sido expuesto a la energía electromagnética; ahora se encuentra calmado y no tiene ningún reparo en cumplir la misión por la que ha sido llevado a la isla. Apenas ha estado inconsciente unos segundos, pero parece que en ese tiempo ha establecido contacto con la otra realidad; creo, y esto va a título personal, que en ese tiempo Desmond ha sido consciente de que existen dos realidades: “Muchas cosas pueden pasar en 20 minutos“.

No acaba aquí la cosa. Sayid irrumpe y consigue “rescatar a Desmond”, quien no pone objeción alguna en acompañarle de vuelta con el resto del grupo y con Némesis. ¿Por qué actúa ahora así? Es decir, estaba dispuesto a colaborar con Widmore, y ahora no opone resistencia ninguna a Sayid. ¿Habrá decidido seguir el consejo de Eloise y dejar que todo siga su curso?

Desmond Hume

De vuelta otra vez en la realidad alternativa, Desmond se había desmayado tras estrechar la mano a Penny (no me digáis que no es precioso), y de igual manera parece conocer todo lo ocurrido. Consigue una cita con Penny, y tras volver al coche pide a Minkowsky que le consiga la lista de pasajeros del vuelo Oceanic 815. ¿Por qué? Porque “tengo que enseñarles algo“. Parece que Desmond está convencido de que esa no es la verdadera realidad, y quiere que todos los pasajeros del avión lo sepan.

En definitiva, un capítulo brillante, plagado de referencias a la cultura lostiana y que por fin da sentido a la línea temporal alternativa (diez capítulos después, ya iba siendo hora). Ahora os toca a vosotros opinar qué os ha parecido este ‘Happily Ever After’, si estáis de acuerdo conmigo a la hora de sacar conclusiones y, sobre todo, quiero oír vuestras teorías sobre lo que va a ocurrir en la realidad alternativa, ahora que Desmond está decidido a cambiar la forma de ver las cosas que tienen los pasajeros del avión, haciendo caso omiso a las advertencias de Eloise.

Os emplazamos de nuevo a que os paséis por aquí el próximo martes, cuando analizaremos con detalle el 6×12, ‘Everybody Loves Hugo‘. Hasta entonces, sean felices.

En ¡Vaya Tele! | Especial Lost

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos