Publicidad

'Nashville' abraza por fin su naturaleza mamarracha

'Nashville' abraza por fin su naturaleza mamarracha
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

La segunda temporada de 'Nashville' tenía un dilema entre manos antes de comenzar. ¿Qué tono habría de seguir en los nuevos capítulos? ¿Seguir el "culebrón serio" de la primera temporada o abrazar el mamarrachismo absoluto? Quizá tardó unos cuantos episodios en decidirse por uno u otro camino, pero con aquel beso entre Juliette y la mujer de su amante todo quedó decidido. 'Nashville' es un culebrón bien ornamentado con una música preciosa, pero un culebrón al fin y al cabo; ese es su público y como tal hay que valorar la serie.

Si amamos a 'Revenge', veneramos a 'Scandal' y nos reímos con 'Dallas' (2012), ¿por qué no adorar a 'Nashville', que además nos regala actuaciones musicales sobrecogedoras? Callie Khouri, su creadora, ha sabido entender muy bien la música country como el envoltorio suave y atractivo que hace que nos quedemos a ver el resto de historias. El 50 % de 'Nashville' es su música, de eso no cabe duda, pero el otro 50 % son sus tramas locas llenas de personajes límite. Y el paso adelante que han dado este año en ese sentido es innegable.

El trío de Rayna

En una serie tan coral como 'Nashville' cuesta trabajo hablar de una trama o unos personajes principales, pero si hubiera que elegir, probablemente optaríamos por Rayna y su trío amoroso. Ha sido el eje central del año en el terreno sentimental, sobre todo en lo que a la paternidad de Deacon se refiere, y ha acabado con dos anillos en la mano de Rayna en la misma noche. Parece todo muy bonito, pero no olvidemos lo que había en medio de este lío: una recaída en la bebida, un accidente de tráfico, una voz perdida, un asesinato (el de la pareja de Teddy), una declaración en la televisión nacional e innumerables discusiones.

Nashville anillo

A esto es a lo que me refiero con que 'Nashville' abraza por completo su naturaleza más mamarracha; las tramas siguen siendo las mismas, pero para desarrollarlas utiliza todo tipo de elementos fuera de lo común que sorprenden, divierten y atraen. Y si algo no funciona, no dudan en quitarlo de en medio lo antes posible, lo que contribuye a esa sensación que deja la serie de dejar algunas tramas sin finalizar y otras sin explicación alguna. Son pequeños actos de fe necesarios para disfrutarla por completo.

Scarlett, Juliette, Gunnar y los demás

La otra protagonista de 'Nashville', por acuerdo más que otra cosa, es Juliette, protagonista una vez más de las tramas más surrealistas y, a la vez, divertidas. Hayden Panettiere encarna al personaje bufón de 'Nashville', alcanzando su cota más alta en ese beso al que hacía referencia al principio, pero no puedes evitar ponerte de su lado cuando las cosas le van mal. Todos hemos sido Juliette alguna vez, hemos cometido esos errores y nos hemos arrepentido inmediatamente, y es cuando está en su punto más bajo cuando más deseo tenemos de que todo le vuelva a ir bien.


Pero, por encima de Juliette, ha sido Scarlett la verdadera co-protagonista de la temporada. Ha heredado de Juliette la trama de la madre absolutamente loca, personaje necesario en cualquier culebrón que se precie, y se coronó como reina absoluta mientras cantaba "Black Roses" al piano ante la atroz mirada de su progenitora. Todo lo que vino después era necesario para reiniciar al personaje, volver al punto cero y poder elevar a Scarlett en sus propios términos. Estoy seguro de que no se irá de la serie, lo dúos de Clare Bowen con Sam Palladio son imprescindibles para 'Nashville'.

De Nashville al cielo

Y aunque ninguna de sus tramas te convenza, siempre volverás a ella por su música. Disfrutar del ficticio proceso de creación de algunas de las grandes canciones de la temporada, como "Ball And Chain" o "Don't Put Dirt On My Grave Just Yet", para luego disfrutar de sus diferentes versiones es un lujo que escasea ahora mismo en televisión. Un lujo que alcanzó su máxima expresión con el especial "On The Record", que también enseñaba el proceso de creación detrás de las cámaras. Te vienes por sus canciones y te quedas por sus tramas locas. No se le debe pedir más explicación, es esta la serie que 'Nashville' quiere ser, y en su temática es la mejor.

Nashville rev
Está claro que sus responsables confiaban en la renovación. ¿Os imagináis haber despedido a 'Nashville' para siempre con el último episodio de la segunda temporada? Los interrogantes no son pocos, y sientan la base para que la serie pueda dar el siguiente paso natural que no deben obviar. La salida del armario de Luke, las dos proposiciones de Rayna, la relación entre Juliette y Avery, la marcha de Scarlett... y un sinfín de tramas que aún tienen veintidós episodios por delante para deleitarnos. Como decían Scarlett y Gunnar al final de la temporada: "It ain't yours to throw away".

En ¡Vaya Tele! | ABC renueva 'Nashville' in extremis para una tercera temporada

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir