Compartir
Publicidad
Publicidad

Ocho razones para ver Life

Ocho razones para ver Life
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las series que comenzaron el año pasado no lo están teniendo nada fácil esta temporada. Un claro ejemplo de ello son Lipstick Jungle, Pushing Daisies, Eli Stone y Dirty Sexy Money, habiendo sido todas ellas canceladas por bajas audiencias. Life es una de las pocas que están resistiendo y, de hecho, la semana pasada llegó a alcanzar unos poco habituales ocho millones de espectadores con la ausencia de NCIS en su franja horaria. Por este motivo, a continuación aparecen listadas las razones por las que, en mi opinión, Life es una serie que merece la pena ver.

1. Porque no es una serie procedimental cualquiera:

Ahora mismo en televisión hay muchos dramas procedimentales (es decir, de capítulos independientes), muchos imitadores que intentan buscar el éxito sin precedentes de CSI. Life es un procedimental, sí, pero con matices. Los personajes protagonistas están lejos de ser la clásica pareja de policías entre los que existe cierta atracción y los casos que se tratan en cada episodio son bastante interesantes, aunque no son ni de lejos lo más importante de la serie.

2. Porque tiene una trama común a todos los capítulos:

Una de las pegas que tienen las series procedimentales con capítulos tan independientes entre sí es que se echa de menos una historia común entre los episodios que haga avanzar la trama y los personajes. Life tiene casos individuales, como ya hemos comentado, pero el argumento también gira en cada capítulo alrededor de la conspiración que hizo que encarcelaran al protagonista injustamente y que hace que no se pierda el interés en ningún episodio.

3. Porque el detective Crews es un gran personaje:

Gran parte del encanto que tiene esta serie reside en Crews, y es que es un personaje bastante peculiar. Después de pasar tantos encarcelado, nuestro protagonista decide adoptar la filosofía Zen y dar un cambio radical en su vida. A pesar de que la comprensación por su injusta encarcelación asciende a varios millones de dólares, prefiere seguir ejerciendo su trabajo como detective. Le gustan los coches, le gusta rodearse de chicas guapas, pero por encima de todo le gusta… la fruta fresca. Ante tales espectativas, os podéis imaginar las divertidas situaciones que protagoniza en cada capítulo.

4. Por las situaciones que protagonizan Crews y Reese:

Los dos protagonistas son tan diferentes como el día y la noche. Ella, una agente atractiva pero seria, y con un pasado marcado por el alcohol y las drogas. Él, risueño y feliz con su libertad. Las diferencias que tienen a la hora de ver las cosas dan mucho juego, y los diálogos que comparten son siempre divertidos. Merece la pena mencionar que conforme avanzan los capítulos, su relación va evolucionando también y parece haber alcanzado su mejor versión en los últimos capítulos emitidos de la segunda temporada.

5. Porque la segunda temporada supera a la primera:

La primera temporada de Life no lo tuvo nada fácil, siendo una de las series que comenzó su andadura en el año marcado por la huelga de guionistas. Tan sólo pudimos disfrutar de 11 capítulos antes de terminar precipitadamente. Si pensábamos que en la segunda temporada iban a comenzar bastante perdidos y con historias flojas, estábamos equivocados. La serie comenzó mejor que nunca, haciendo en parte borrón y cuenta nueva pero sin perder la referencia de la pasada temporada. El hecho de que también incluyeran un nuevo personaje, el irreverente capitán Tidwell, también ha aportado bastante a la historia.

6. Porque está bien hecha:

Tan sólo hace falta ver un capítulo para darse cuenta de que en Life nada está dejado al azar y que todo el aspecto técnico está muy cuidado. La fotografía es excelente, la iluminación llama la atención y la banda sonora no se queda atrás.

7. Por sus actores:

Para que exista química entre dos personajes no sólo son necesarios unos buenos diálogos, sino también unos buenos actores que sepan transmitir y convencer al espectador. Damian Lewis y Sarah Shani, los dos actores protagonistas, lo bordan en este aspecto. A Damian Lewis le conocimos por su excepcional papel como el Mayor Winters en la genial Hermanos de Sangre, y en Life nos demuestra que es capaz de interpretar, con éxito, un papel tan diferente y atípico como es el de Crews. Sarah Shahi Shani, cuyo mayor papel hasta la fecha fue en The L World, no se queda atrás y resulta muy creíble como la detective Reese.

8. Porque la NBC sigue apostando por ella:

Life nunca ha destacado entre la audiencia, y estoy segura de que esto no sería así si se emitiera en la CBS, la cadena reina de los procedimentales por excelencia. Por suerte para nosotros, la NBC ha demostrado respaldar desde el principio la serie y le ha confirmado una segunda temporada completa. La hipotética renovación para una tercera no será nada fácil, pero la esperanza es lo último que se pierde.

En definitiva, Life es una serie que, pese a no estar al nivel de las grandes, merece mucho la pena y no me cansaré de recomendar.

En ¡Vaya Tele! | ‘Life’, una segunda temporada a todo o nada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos