Publicidad

'Pekín Express' despide con emoción una gran edición
Series de ficción

'Pekín Express' despide con emoción una gran edición

Publicidad

Publicidad

Anoche llegó a su final la quinta edición de 'Pekín Express', la primera emitida por Antena 3 aprovechando el olvido en el que había caído por parte de Cuatro tras los decepcionantes datos cosechados por la cuarta entrega. No ha arrasado en audiencias y tampoco sería raro que Atresmedia se lo pensase dos veces antes de ofrecernos una nueva aventura.

Sin embargo, lo que ahora realmente nos interesa es que la quinta edición ha acabado siendo todo un triunfo como entretenimiento, manteniendo en todo momento el interés pese a la excesiva duración de sus episodios -un mal endémico en prácticamente cualquier producción televisiva española- y con una final emocionante que incluso ha conseguido sortear el innegable problema de que ninguno de los dos equipos finalistas me caía especialmente bien.

'Pekín Express', una aventura consistente

Gemelos

Ya os comenté tras la emisión de la primera etapa que había quedado bastante satisfecho con el regreso de 'Pekín Express' pese a que en ese capítulo no habían sabido utilizar con acierto a Cristina Pedroche. Eso fue cambiando según avanzaba el programa, con dos grandes aciertos: Las reacciones de Pedroche durante algunas pruebas de inmunidad y su implicación emocional con los equipos. Quizá esa apuesta no sea del gusto de todos -los hay que preferirán que el presentador sea una figura casi invisible-, pero a mí me han acabado ganando por esa vía.

Dejando eso de lado, me ha sorprendido que en ningún momento haya tenido la sensación de que haya algo orientado a favorecer a determinadas parejas -al respecto, me sorprendió mucho que los gemelos se fueran tan pronto-, siendo el único punto negativo que el uso de la tarjeta verde se demoró tanto que Lorea y Ángel no eran los únicos que daban por sentado que iba a aparecer entonces. Más allá de eso, la inclusión de la oveja negra ha dado mucho juego.

Una edición muy competitiva

No creo que haya nadie que puede quejarse de que la quinta edición de 'Pekín Express' no ha sido extremadamente competitiva, lo cual ha quedado incluso reflejado en su resultado final, pues las dos parejas que mejor combinaban la vena competitiva con la pericia como concursantes llegaron a la última etapa. Además, esa clima de competición fue en aumento y sólo en ocasiones muy puntuales nos regaló momentos que algunos podrían considerar desagradables.

Como es obvio, muchos espectadores anteponen por encima de todo que sus parejas favoritas continúen en el juego, tanto por el hecho de seguir adelante como por la alegría que produce ver como se imponen a los otros equipos. Yo mismo me alegraba enormemente siempre que Aitor y Charo triunfaban por encima de todas las dificultades y también me dolió en el alma que justamente consiguiesen su único amuleto cuando ya habían sido expulsados.

No obstante, han acabado imponiéndose los mejores y encima en el orden correcto, pues no creo que sea casualidad que en cinco de las ocho etapas hayan quedado los primeros Ángel y Bea, con las canarias en segunda posición en esas mismas etapas -aunque una de ellas fue como consecuencia de ser las ovejas negras, todo hay que mencionarlo-.

La emocionante etapa final

La última etapa de 'Pekín Express' ha mostrado en todo momento que Ángel y Bea eran una pareja -ligeramente- mejor que la formada por María del Amor y Yareli, pero, por suerte, la diferencia entre los dos equipos fue estrechándose a medida que avanzaba la gymkana, ya que al principio parecía que iban a ganar con cierta suficiencia. Como resultado de ello, imagino que no seré el único que acabó apoyando a las canarias, ya que el propio montaje del episodio las presentaba como unas luchadores que ya lo veían el estar ahí como un premio y nunca está de más un pequeño punto de humildad dentro de la competitividad reinante.

La cuestión es que en esta ocasión las ventajas que fueron ganando Ángel y Bea sí eran importantes -aún recuerdo el tongo que me pareció lo sucedido en la tercera edición con Manolo y Marta- y además el problema de María del Amor con el taxista lo complicaba todo hasta tal límite que tenía claro que querían que ganasen ellas en plan remontada casi imposible.

Otro detalle que me gustó mucho es que el montaje del último episodio jugase muy bien con los tópicos asociados al momento de declarar que una pareja era la ganadora, lo cual avivó aún más la emoción al ver aparecer en escena a María del Amor tras dos fallos consecutivos del equipo formado por Ángel y Bea. Apenas fueron un par de minutos, pero la tensión desde entonces -y también desde poco antes- hasta la victoria definitiva de Ángel y Bea fue maravillosa, y es que encima la naturaleza de la prueba realmente invitaba a involucrarte llegando incluso a decir a la televisión en que se estaban equivocando como si eso fuera a servir de algo.

'Pekín Express' ha conseguido una gran edición y yo ya estoy deseando que llegue la sexta, sea en el canal que sea -¿a alguien le extrañaría que, curiosamente, acabase en laSexta?-, porque el problema de los capítulos demasiado largos se ha compensado en parte reduciendo el número de episodios y creo que dejarlo en solamente ocho ha sido todo un acierto por parte de Antena 3.

En ¡Vaya Tele! | 'Pekín Express' regresa con fuerza pese al mal uso de Cristina Pedroche

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios