Compartir
Publicidad

¿Puede 'House of Cards' dar la campanada en los Emmy?

¿Puede 'House of Cards' dar la campanada en los Emmy?
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde su estreno en Netflix en febrero, los críticos han utilizado 'House of Cards' más para hablar del nuevo modelo de visionado y de sus posibilidades de revolucionar los próximos premios Emmy que de su calidad. Aunque la respuesta en ese aspecto ha sido buena (las críticas más tibias decían que estaba bien, pero no era una obra maestra), al final lo que ha logrado es que los periodistas estadounidenses especializados en televisión se dediquen a debatir las bondades de darse de maratones de series (el famoso binge-watching, que ha sustituido al hate-watching como término favorito del año en los blogs americanos) y empiecen a pronosticar las posibilidades de que una serie vista a través de un servicio de streaming figure prominentemente en las nominaciones de los Emmy, que se anuncian el 19 de julio.

Netflix, desde luego, es muy consciente de que está ante una oportunidad histórica. Está claro que, con 'House of Cards', no sólo querían ganar más suscriptores y mayor visibilidad entre el público general como algo más que un mero videoclub online, sino que tenían clarísimamente un ojo puesto en los Emmy y en el espaldarazo que lograr alguno podría darle a su nueva estrategia de negocio. La producción de David Fincher, el protagonismo de Kevin Spacey, la elección de las cloacas de las maniobras políticas de Washington como escenario (aunque sea un remake de una muy recordada serie inglesa)... Todo ello habla bien a las claras de las pretensiones de la compañía con el proyecto, y en estos meses veremos si se cumplen o no. Porque fácil, lo que se dice fácil, no lo van a tener.

La campaña de Netflix

houseofcards5

De todos modos, Netflix ha lanzado una agresiva campaña para hacer llegar la serie a los académicos y, especialmente, para darle visibilidad. Este aspecto es muy importante en la primera fase de las votaciones para elegir a los nominados, así que, según The Wrap, la empresa ha ofrecido suscripciones gratuitas a los votantes para que puedan ver no sólo 'House of Cards', sino también la cuarta temporada de 'Arrested Development' (que durante su emisión en FOX ganó un Emmy a la mejor comedia), y ha hecho que un camión recorra varios puntos de Los Ángeles ofreciendo barbacoa gratis al estilo de Freddy's, el restaurante donde Frank Underwood come sus costillas favoritas y planea sus próximos movimientos.

Beau Willimon, su showrunner, se ha prodigado en las diferentes mesas redondas pre-Emmy que organizan los principales medios relacionados con Hollywood, y en los últimos Critics' Choice Awards, la serie consiguió nominaciones para Kevin Spacey y Corey Stoll como mejores actores principal y secundario de drama. El hecho de que 'House of Cards' se presente a la categoría de mejor drama, y que no haya intentado "hacer trampa" e ir como miniserie, expresa las aspiraciones de Netflix y su intento de aprovechar la aparente debilidad de 'Mad Men', que el año pasado se fue totalmente de vacío, para intentar hacer mucho ruido en los Emmy. Sin embargo, aunque la serie de AMC ya no sea la dominadora de estos premios que era hasta hace un par de años, no quiere decir que 'House of Cards' vaya a ocupar automáticamente su puesto sólo por el prestigio asociado a bastantes de los involucrados en ella.

Sus principales opciones de cara a las candidaturas son entrar en mejor drama y lograr que tanto Kevin Spacey como, con suerte, Robin Wright puedan ser nominados como mejores actores principales. Algunos expertos apuntan que Corey Stoll y Kate Mara podrían colarse entre los secundarios si el apoyo a la serie fuera tan amplio como el que logró el año pasado 'Downton Abbey', pero son opciones mucho menos probables. Sí es relativamente más sencillo que su primer capítulo consiga nominaciones a mejor guión y mejor dirección (obra de Fincher).

La situación en drama

houseofcards_russo

Netflix va a tener que pelear duramente para conseguir que 'House of Cards' llame la atención de los académicos y pueda recoger unas cuantas nominaciones. Las categorías de drama están muy reñidas este año porque han aparecido varios candidatos que pueden darle la vuelta al panorama conocido hasta ahora, como 'The Americans' o la enorme popularidad que ha alcanzado 'Juego de tronos' en su tercera temporada (de sus posibilidades ya hablaremos otro día). Además, aunque el año pasado fuera destronada, no hay que descartar tan pronto a 'Mad Men', y será interesante ver hasta qué punto 'Homeland' puede defender sus victorias del año pasado.

También habrá qué ver si 'Downton Abbey' se desinfla un poco después de su irrupción triunfal entre los dramas, y lejos de las miniseries, el año pasado, aunque al final sólo pudiera llevarse el premio a Maggie Smith, y si 'Breaking Bad' logra traducir en el Emmy principal la adoración que la academia siente por sus actores. El modelo de visionado de Netflix puede jugar en su contra entre unos académicos más acostumbrados al método tradicional de los DVDs, y también puede ser que acaben viendo 'House of Cards' como algo demasiado frío y cínico como para apoyarlo incondicionalmente. A priori, no obstante, parece que Spacey es la mejor baza de la serie en los Emmy y, aunque no se haya hablado tanto de ella en los medios como de 'Mad Men', 'Homeland', 'Breaking Bad' y hasta 'Juego de tronos', la agresiva estrategia de promoción de Netflix puede funcionar. Será interesante comprobar si de verdad revolucionan los Emmy o no.

En ¡Vaya Tele! | 'Mad Men' y las razones para su olvido total en los Emmy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio