Compartir
Publicidad
'¿Qué fue de Jorge Sanz?', genialidad y patetismo elevados a la máxima potencia
Series de ficción

'¿Qué fue de Jorge Sanz?', genialidad y patetismo elevados a la máxima potencia

Publicidad
Publicidad

Han pasado ya más de cinco años desde el estreno de ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, una obra que rápidamente se convirtió en una de las mejores series españolas de todos los tiempos. Todo ello con apenas seis episodios de duración ajustada, lo cual evitó cualquier posibilidad de desgaste, pero también dejó a sus seguidores con ganas de muchísimo más, puerta que sus responsables habían dejado abierta.

Sospecho que no soy el único que reaccionó entusiasmado cuando se confirmó totalmente que iba a hacerse otro episodio más. Bastante tiempo ha pasado desde entonces y hoy 13 de febrero ha sido la fecha elegida por Movistar+ para estrenar un capítulo de duración extralarga –merece más ser llamado película- que recupera lo mejor de la serie, lo amplia y consigue ir un paso más allá en su singular unión entre patetismo y genialidad.

A lo grande sin perder su esencia

Equipo Que Fue De Jorge Sanz
A partir de aquí podréis encontrar algún spoiler (muy) menor del episodio especial de la serie

Uno de los grandes problemas de muchas continuaciones es que se limitan a apostar por hacerlo todo a lo grande sin preocuparse por nada más -el último ejemplo lo tenemos con una lamentable secuela de reciente estreno-. Por suerte, David Trueba no ha cometido ese error y simplemente ha aprovechado la mayor cantidad de metraje para reunir todos los puntos fuertes de la serie con una razón de ser.

A decir verdad, todo gira alrededor de una obra de teatro aparentemente condenada al fracaso que recibe una inesperada atención mediática tras un descubrimiento de la prensa rosa relacionada con el protagonista. No quiero entrar en más detalles para no desvelaros nada, pero digamos que Trueba ha conseguido introducir algo parecido a la buena suerte por una necesidad narrativa, pero lo ha hecho sin traicionar el espíritu de la serie, tanto en lo formal como en lo referente al contenido.

De hecho, incluso ese peculiar golpe de fortuna tiene varios problemas asociados que van creciendo hasta afectar de forma directa –y bastante cómica- a la función. Sin embargo, tengo bastante claro que el punto álgido de este séptimo episodio de la serie se produce durante el encuentro con su psicólogo. Ahí tiene tiempo de explorar a fondo las miserias de los actores de capa caída de forma hilarante.

Tampoco faltan los detalles sobre la vida personal del protagonista, notándose ahí una pequeña evolución en aras de algo similar a la madurez –habría que relativizarlo mucho teniendo en cuenta cierto consejo que da a su hijo-, pero sin dejar nunca de lado ese toque decadente y sin miedo alguno a la vergüenza característico de la serie. Esto último también se traslada a las apariciones de otros rostros conocidos como los de Pedro Ruiz o el director Gonzalo Suárez.

Lo pocho como forma de vida

Imagen Que Fue De Jorge Sanz

De todas formas, lo realmente importante es que ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’ sigue brillando en su retrato de la pocha existencia ficcionada de Jorge Sanz, logrando en todo momento dejarte claro que pasará algo para que se le compliquen las cosas y que además pasará de forma fluida y natural, sin forzar las cosas para llegar a su objetivo.

En este caso es durante el tramo final centrado en la presentación de la obra en Madrid cuando se va formando una bola que no deja de crecer hasta que el episodio llega a su fin. Ahí hay espacio para todo lo tratado con anterioridad en el episodio e incluso sabe dar un muy buen giro al detalle de que el personaje interpretado por Elena Furiase fuera el único caracterizado hasta entonces por la normalidad.

De hecho, en esa parte hasta apenas es necesaria la participación de un nuevamente muy inspirado Eduardo Antuña, quien en su papel de representante siempre había aportado muchísimo para fijar el estimulante tono de la serie. Y es que entonces Sanz se erige como la estrella absoluta y va pasando de personaje en personaje –impagable la aparición del protagonista de cierta película de David Trueba- demostrando su capacidad para aclimatarse a todo hasta que simplemente ya no da más de sí.

Al final lo que queda es la sensación de haber visto algo genial, posiblemente el mejor episodio de ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’ hasta la fecha, pero también reaparece esa sensación de que no ha sido suficiente. Sólo nos queda tener paciencia, que en cinco años tendremos más. Y luego son los fans de ‘Sherlock’ los que se quejan por las interminables esperas…

En ¡Vaya Tele! | '¿Qué fue de Jorge Sanz?', otra manera de disfrutar de una comedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio