Publicidad

'The Crazy Ones' es menos loca de lo que pretende

'The Crazy Ones' es menos loca de lo que pretende
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ésta parece estar siendo la temporada de los regresos. Vuelven a televisión Michael J. Fox y Sean Hayes, vuelve Allison Janney y CBS reúne en una comedia las vueltas de tres personas que deben su fama a la televisión. Una es el guionista David E. Kelley, que en midseason tuvo en TNT la fallida 'Monday Mornings'; la otra es Sarah Michelle Gellar, cuyo primer intento de regreso a la tele, 'Ringer', fue un fracaso en The CW, y la tercera es Robin Williams, que se hizo famoso en los 80 gracias a la comedia 'Mork y Mindy'. Por supuesto, es éste último el que ha concentrado toda la atención y buena parte de la campaña publicitaria de 'The Crazy Ones', la serie que los reúne a todos y que, por ahora, está aprovechando bien, en cuanto a audiencias, emitirse detrás de 'The Big Bang Theory'.

Creada por Kelly, 'The Crazy Ones' se centra en la agencia de publicidad de Simon Roberts y su hija Sydney, una agencia que se creó un nombre gracias a las ideas locas, pero efectivas, del padre y que ahora la hija, más fiable pero menos creativa, debe mantener en una época de incertidumbre económica. Teóricamente, el contraste de personalidades entre los personajes de Williams y Gellar debería proporcionar la mayor parte de los chistes, especialmente porque él es todo un torbellino de hiperactividad e ideas con el que su hija apenas puede mantener el ritmo, pero ese lado de la serie todavía no funciona con la naturalidad que debería. De hecho, la energía de Simon tendría que trasladarse al resto de la serie, sin éxito por el momento.

El show de Robin Williams

thecrazyones_1

Aunque en el reparto encontramos también a Hamish Linklater, James Wolk y Amanda Setton como el resto de empleados de la agencia que trabajan más de cerca con Simon y Sydney, está claro desde el principio que la comedia está hecha al servicio de Robin Williams. Su estilo patentado, ese torrente de improvisaciones, imitaciones, gestos, canciones y cualquier otra cosa que se le ocurra, domina claramente el piloto y se mantiene su presente en los otros dos capítulos emitidos hasta el momento. Para quien sea fan de Williams, esta recopilación de grandes éxitos es sumamente divertida y entretenida (a veces, es como estar viendo una versión de carne y hueso del genio de 'Aladdin', al que él puso voz), pero para los que no tengan tanto aguante con sus muecas, seguramente se convierta en la principal razón para huir de la comedia.

Aunque 'The Crazy Ones' intente desesperadamente ser rápida e ingeniosa, sin conseguirlo por completo aún, donde si han acertado de pleno es con James Wolk interpretando a Zach, el guaperas ligón de la agencia y el preferido de Simon. Wolk y Williams tienen una gran dinámica, que queda muy clara desde sus canciones improvisadas a Kelly Clarkson en el piloto, y si 'Mad Men' no lo había conseguido hasta ahora, esta comedia confirma a Wolk como una de las mejores revelaciones televisivas de este año. Las comedias necesitan tiempo de rodaje para refinar lo que no acaba de encajar, potenciar lo que funciona y descartar lo demás, así que veremos cómo va evolucionando 'The Crazy Ones'. La dinámica entre Williams y Gellar aún tiene que trabajarse más y aunque Kelley no tiene experiencia en las sitcom de veinte minutos, está rodeado de gente que sí conoce el género como su director principal, Jason Winer, que ha pasado por, entre otras, 'Modern Family' y '1600 Penn'.

Eso sí, lo que sí es un acierto es incluir algunas tomas falsas al final del episodio, incluso aunque algunas de ellas sean más divertidas que el capítulo en sí. Veremos por dónde sigue esta serie, y si deja de parecer tan publirreportaje como ocurrió en el piloto con cierta cadena de comida rápida (una trampa, por cierto, en la que 'Mad Men' también cae de vez en cuando).

En ¡Vaya Tele! | Todo sobre los estrenos de otoño 2013

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios