Publicidad

'The Fall', una inmersión en la mente de asesino y policía

'The Fall', una inmersión en la mente de asesino y policía
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

Encontrarse con una serie de temática policial, o criminal, en la que su protagonista principal sea una mujer hace tiempo que dejó de ser una rareza. Y tampoco es extraño encontrar sus raíces en 'Principal sospechoso' y la Jane Tennison de Helen Mirren. Precisamente de ahí salió Alan Cubitt, creador de esta 'The Fall' que, después de ver su estreno retrasado varias veces desde la fecha inicial del pasado otoño, ha terminado convirtiéndose en un éxito un poco por sorpresa para BBC Two, que ya la ha renovado para una segunda temporada. La primera sólo son cinco capítulos y, la verdad, se agradece saber que habrá más no tanto porque el caso no termina de resolverse, sino porque te quedas con ganas de conocer mejor a unos cuantos de los personajes de la serie, especialmente la agente Dani Ferrington y la forense Reed Smith.

¿Pero de qué va 'The Fall'? Resumiendo mucho, diríamos que sigue la caza de un asesino en serie que ataca a mujeres de buena posición laboral en Belfast. La novedad es que conocemos desde el principio la identidad del asesino y, de hecho, seguimos sus actividades cotidianas, desde llevar a sus hijos al colegio a espiar y acosar a su próxima víctima en un bar y hasta en su casa. En paralelo, vamos conociendo del mismo modo a la superintendente Stella Gibson, llegada de Londres para revisar cómo se ha llevado a cabo la investigación al cabo de los 28 primeros días. Desde el principio sabemos que Gibson es muy profesional, capaz de compartimentalizar su vida pero, al mismo tiempo, entregada a su trabajo. Lo que empieza siendo una mera revisión acaba llevando a Gibson a investigar de lleno el rastro del asesino, y así la serie nos muestra los retratos de estos dos personajes como si uno fuera un reflejo del otro.

Con ritmo propio

thefall_dornan

A 'The Fall' no le interesa en absoluto enganchar al espectador con dicha investigación, como si fuera 'The Following', por ejemplo. Lo que pretende es mostrar ese estudio psicológico de Paul Spector, el asesino, y Stella Gibson y lograr que lleguemos a conocerlos lo mejor posible, que nos acerquemos más a las razones por las que hacen lo que hacen a través de sus actos (en televisión hay una vieja máxima que reza "muéstralo, no lo cuentes"). Ni Spector ni Gibson son personas que hablen mucho, pero sí queda muy claro que se comportan de manera diferente con según qué personas y en según qué situaciones, explicitando la conversación que Gibson tiene con la forense sobre la "duplicación", la capacidad para casi convertirse en otra persona cuando lidia con algo difícil, y así evita que le afecte demasiado.

Este propósito afecta el ritmo de la serie, que tiende hacia la tranquilidad, hacia la opción de dejar que la trama fluya de un modo más natural y menos acelerado en busca de una tensión que podría acabar viéndose como artificial. Es cierto que hasta el tercer capítulo no tenemos de verdad una idea clara del panorama que nos están mostrando, pero esta parsimonia al mostrarnos a sus personajes principales ayuda a que, cuando llega el final, tenga bastante más interés. También es cierto que hay una subtrama de corrupción policial que intenta ampliar un poco el mundo de 'The Fall', y que se toca tangencialmente con la historia principal, pero ésa, al final, no está tan lograda como la otra. Eso sí, contribuye a que, con una sola escena en el ya mencionado tercer episodio, Gibson se haya convertido en uno de los personajes más interesantes, y mejores, del año.

Al servicio de la estrella

thefall_anderson

Lo que no puede negarse es que 'The Fall' está hecha para Gillian Anderson, que pone aquí a pleno rendimiento su talento para las mujeres de frío exterior, cuya mirada transmite mucho más de lo que ellas dejan ver (talento que también se aprecia en su papel recurrente como psiquiatra del doctor Lecter en 'Hannibal'). Anderson y Jaime Dornan, que interpreta al asesino en serie, están muy bien, y en el caso de ella, se insinúan unas relaciones muy interesantes con su nueva ayudante en el caso, una joven agente de uniforme, y con la forense, una Archie Panjabi que aquí puede utilizar su acento británico natural y que, como nota simpática, tiene una escena en un bar con Anderson que parece sacada de 'The Good Wife', de aquellos capítulos en los que Kalinda y Alicia todavía eran amigas.

Al final de su quinto episodio, 'The Fall' no cierra las tramas, terminando en un claro cliffhanger que nos habría provocado un infarto si la BBC no hubiera pedido nuevos capítulos (aunque a saber cuándo podremos verlo). Sí parece dar cierto cierre a la historia de Spector, al mostrarlo marchándose con su familia, pero apenas hemos empezado a conocer a fondo las relaciones de Gibson con sus subordinados en la policía. En realidad, como ya hemos comentado, ella acaba siendo el gran centro de todo al permitirnos ver sus posturas sobre las dinámicas entre hombres y mujeres (ese "Man fucks woman" es, sin duda, uno de los diálogos de la temporada).

thefall_review
'The Fall' ha terminado siendo una propuesta un poco a contracorriente de la tendencia en los policiacos actuales. Incluso aunque muchos de ellos se preocupan por construir una atmósfera, la disección que la serie hace de Spector y, especialmente, de Gibson es lo que la distingue del resto. Su creador explicaba que, además, había intentado que las víctimas no fueran sólo nombres, o cuerpos a los que matar, sino personas bien definidas cuyas muertes tuvieran cierto impacto (es lo que buscan con la familia de Sarah Kay, la primera que vemos morir). También han sido interesantes los pequeños detalles sobre la complicada situación social de Belfast, aunque servían más como fondo, y hay curiosidad por ver cómo siguen evolucionando Spector y Gibson, y si continuarán siendo tan parecidos.

En ¡Vaya Tele! | BBC 2 renueva 'The Fall' por una segunda temporada

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios