Compartir
Publicidad
Publicidad

'True Detective', mirando al corazón de las tinieblas

'True Detective', mirando al corazón de las tinieblas
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Está claro que 'True Detective' ha sido una de las series de este 2014 aún joven, aunque solamente sea por el enorme ruido que ha generado en redes sociales. Ese ruido, constituido por análisis fotograma a fotograma de algunas secuencias en busca de pistas sobre la resolución de la investigación, ha sido como volver a vivir el frenesí alrededor de 'Perdidos', pero concentrado en apenas cuatro episodios, pues no ha sido hasta la mitad de la primera temporada cuando las teorías locas sobre lo que estaba pasando realmente se adueñaron de lo que se escribía sobre la serie. Esas teorías intentaban desvelar la conspiración que había tras el asesinato de Dora Lange que inicia la temporada y hasta buscaban la identidad del Rey de Amarillo que mencionaban algunos personajes, pero al final no han servido para nada.

A 'True Detective' no le interesaba tanto resolver esa investigación como mostrar el modo en el que había afectado a los detectives Rust Cohle y Martin Hart. En concreto, lo que se buscaba era que viéramos cómo dicha investigación pone a ambos hombres en contacto con la oscuridad, con un mundo perturbador y cruel en el que mujeres y niños son "sacrificados" por hombres que se creen por encima del Bien y del Mal y que salen indemnes porque saben que nadie se preocupara por esas víctimas, y que ellos tienen los medios para lograr que sus crímenes se tapen o que no se investiguen. La constante sensación inquietante y de mal rollo que transmitían muchas de las secuencias de los detectives investigando cuando se desplazaban a esos pueblos en medio de los pantaños, rodeados de las amenzantes siluetas de las refinerías de petróleo, iba también en esa dirección, y lo mismo ocurria con el desasosiego que sentíamos ante algunas tomas de las hijas de Martin jugando. Todo apuntaba a lo mismo; la oscuridad existe, y la tenemos bajo nuestros pies.

¿Falta de respuestas?

truedetective2

Las referencias al terror cósmico del siglo XIX que la serie ha colocado por aquí y por allá, especialmente en todo lo relacionado con Carcosa y las alucinaciones de Cohle, ya indicaban el camino que la temporada podía seguir cuando llegara el final. Los protagonistas de las historias de Lovecraft, Machen y compañía no podían comprender todo el misterio que se abría ante ellos porque era imposible, nunca había respuestas, y quienes sobrevivían al enfrentamiento con ese mundo oculto, nunca volvían a ser los mismos (la mayoría se volvían locos directamente). Desde el primer episodio, Cohle afirma que un asesinato ritual como el de Dora Lange no es algo que aparezca de la nada, sino que tiene que haber un caldo de cultivo social propicio para que esos asesinos se formen y actúen, adelantando lo que acaban descubriendo sobre ese culto pagano (o satánico) que actúa impunemente durante décadas, formado muy probablemente por hombres poderosos que se aprovechan de la pobreza y la ignorancia de los habitantes de esas zonas rurales aisladas.

Ni Hart ni Cohle se hacen ilusiones de que van a atrapar a los cabecillas de la conspiración, y ni siquiera se hacen ilusiones de que vayan a salir vivos de ésta. Saben perfectamente que no van a encontrar más respuestas que las que ya tienen cuando van a casa de Erroll Childress, el brazo ejecutor del culto y en cuya casa tenían lugar las violaciones y abusos y los asesinatos. Cuando finalmente vemos a Childress de verdad, nosotros también nos estamos enfrentando al submundo de violencia y dominación masculina, mezclada con una profunda y retorcida religiosidad, que favorece que aparezcan casos reales como el de la iglesia de la Hosanna de Ponchatoula (Louisiana) y el escándalo de abusos sexuales y cultos satánicos que salpicó hasta al sheriff de la zona en 2005. La revelación de que esas prácticas estaban detrás de la muerte de Dora Lange, y de la desaparición de muchas otras jóvenes, y de que estaban amparadas por la complicidad de los hombres en posiciones de poder de la zona es toda la respuesta que es necesaria para Cohle y Hart y para la serie.

Un final ¿feliz?

truedetective3

Como suele ocurrir en toda historia que ha ido construyendo un misterio y una atmósfera concreta durante toda su duración, el desenlace acaba siendo un poco anticlimático porque siempre se deja a algunos espectadores frustrados porque no les han respondido a lo que ellos pensaban que eran las preguntas importantes, o porque no ha sido todo lo deprimente y terrible que esperaban. El último capítulo de 'True Detective' ha sido algo más convencional que los otros siete, con ese enfrentamiento final entre Rust, Martin y el "monstruo" que Cohle afirma que hay siempre al final del sueño. Los dos apartan sus diferencias para unirse una última vez en la resolución de la investigación de la muerte de Dora Lange, una resolución que buscan más a nivel personal que otra cosa. Y después de todo lo que pasan, se les permite un pequeño rayo de esperanza al final, algo a lo que agarrarse para sobrevivir en un mundo en el que no es posible atrapar a todos los responsables del culto del Rey de Amarillo.

La primera temporada de 'True Detective' ha destacado por su gran atmósfera y aspecto visual y por las estupendas interpretaciones de Matthew McConaughey y Woody Harrelson. También ha resultado muy interesante ver cómo se jugaba con lo que los personajes le contaban a alguien y lo que había pasado en realidad (táctica muy utilizada en los capítulos en los que vemos el interrogatorio de los dos detectives a Hart y Cohle en el presente), y todo ha descansado sobre el retrato de sus dos protagonistas, sobre las mentiras que Martin se cuenta a sí mismo para seguir comportándose como lo hace sin pararse a pensar en las consecuencias, y sobre el peso que Rust lleva sobre sus hombros por la muerte de su hija. Es muy cierto que, al centrarse tanto en ellos dos, el resto de personajes ha quedado desdibujado y expuesto a críticas de que 'True Detective' es, por ejemplo, misógina, pero también es cierto que ha hecho gala de una gran personalidad propia.

truedetective_review
Estos ocho primeros episodios han sido objeto también de una atención y unos elogios desbordados (y una consiguiente animadversión también desbordada por parte de otro sector del público), y quizás habría que rebajar un poco los calificativos alrededor de la serie para que pueda disfrutarse por lo que es. Su creador, Nic Pizzolato, ha utilizado el muy convencional esquema de las buddy movies, con dos policías de personalidades contrapuestas investigando un caso complicado, para armar a su alrededor una historia más centrada en la atmósfera y en la oscuridad que acecha en el corazón de la sociedad y de sus protagonistas. Ha sido una propuesta que siempre tenía muy claro hacia dónde iba y lo que quería contar, y ahora será interesante ver qué nueva historia aborda Pizzolato en la segunda temporada, que girará alrededor de otros personajes y de otra investigación.

En ¡Vaya Tele! | ¿Qué tiene que ver Lovecraft con 'True Detective'?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos