Compartir
Publicidad

‘Ángel o demonio’, más que una serie de adolescentes

‘Ángel o demonio’, más que una serie de adolescentes
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mañana se estrenará en Telecinco la esperada serie ‘Ángel o demonio’, el proyecto que Plural empezó para Cuatro y que al final, fusiones mediante, ha recaído en la parrilla de la cadena de Fuencarral. Tras una intensa campaña promocional por fin podrá verse la serie, pero antes de esto ¡Vaya Tele! tuvo ocasión de asistir a un pase de prensa del episodio piloto.

Ángel o Demonio’ es una serie sobrenatural, y el primer capítulo consigue muy bien sentar las bases de la mitología de esta ficción. Tras el visionado del episodio conocemos quién es quién en la guerra entre buenos y malos, cómo se relacionan entre ellos y cuáles son las reglas de su particular juego en el que los mortales son meras fichas.

Probablemente, la premisa de la serie recuerde a tantos otros productos del género, pudiéndose encontrar puntos en común con series como ‘Sobrenatural’, ‘Buffy Cazavampiros’ o la canadiense ‘Lost Girl’. Pero que se visiten lugares comunes no significa en absoluto que la serie sea una mera copia o que carezca de originalidad. El piloto de esta ficción gustará a quienes disfrutaron de ‘Hay alguien ahí’, pero no resulta tan “de género” como su predecesora y podrá captar a un público más amplio. Este primer episodio resulta muy entretenido y nos deja con la impresión de estar ante un producto, cuanto menos, diferente.

Lo primero que hay que decir de ‘Ángel o Demonio’ es que es una serie de adolescentes, pero no es una serie para adolescentes exclusivamente. Quiero decir que aunque la mayoría de sus personajes estén en la adolescencia, no estamos ante una serie típica de instituto, ni tampoco ante una serie destinada a ese target en concreto. ‘Ángel o Demonio’ bien podría ser vista por un público bastante amplio y aunque hay adolescentes y algún amorío de instituto, las líneas principales de la serie no apuntan en esa dirección. No es una serie de tramas de pandilla, ni veremos adolescentes que se quedan embarazadas y escenas de botellones, y si apareciesen sería más como un contexto y no como fin.

Ejemplo de ello son los temas que se tratan, pues en la trama episódica del piloto se tocan temas sociales serios como el maltrato y el bullying, desde un punto de vista nada ligero. Y es que los “casos” de ‘Ángel o Demonio’ parecen ser la baza más fuerte de la serie, al menos según lo visto en este episodio. Recordemos que se trata de una serie con episodios autoconclusivos, y en cada capítulo veremos una historia distinta, una nueva lucha entre el bien y el mal, que en el piloto está bien llevada.

Por el contrario, su mayor fallo está en la falta de una trama horizontal de gran consistencia. Los casos ocupan la trama episódica, pero supuestamente existe otra trama que mantiene la continuidad de la serie, si los Ángeles Caídos consiguen o no que Valeria pase al lado oscuro. Es una trama válida, pero no hay que ser muy listo para sospechar que si ella es la protagonista difícilmente caiga en las redes del mal. Sí que se intuye que esa trama de Valeria estará agitada por un elemento que nos es revelado hacia el final del capítulo y que puede dar bastante juego. Pero aún así a mí me falta algo más de misterio, tal vez que no hubiesen dejado tan clara alguna parte de la mitología o quizás que se abriesen más interrogantes en torno a la misión de Valeria.

En cuanto al elenco, pocas pegas podemos ponerle. El rostro más conocido que hay es el de Mar Saura, y soy consciente de que su presencia levanta temores entre muchos espectadores, que la recuerdan por haber presentado las típicas galas de José Luis Moreno junto a Bertín Osborne, o por aparecer en ‘Escenas de Matrimonio’. Pero que nadie se preocupe, porque Mar Saura no lo hace nada mal, es más, está perfecta en su papel de la malísima Alexia, personaje que esperemos se convierta más pérfida si cabe.

Tenemos, además, a una Aura Garrido muy bien como protagonista, y a un Jaime Olías que fácilmente se convertirá en el nuevo ídolo de las adolescentes españolas. Hay química entre sus personajes, Valeria y Damián, y además ella tiene el suficiente carisma como personaje para llevar el peso de la acción y que nos apetezca acompañarla en su viaje. De los otros demonios, me quedé con ganas de ver más a Graziel pero disfruté bastante con Iris.

Lo que no tengo tan claro es qué pensar del personaje de la niña, Duna. La joven Carmen Sánchez ejecuta a este malvado personaje con mirada firme y postura estática, y no lo hace nada mal. El problema es que su voz está doblada, y resulta bastante extraño. Al parecer, lo han hecho deliberadamente porque la voz de la actriz era muy dulce, pero aún así a mí me resultó chocante todo el tiempo. Eso sí, al menos no tenemos a una cría ñoña, sino a una auténtica perra del infierno.

En cuanto a los efectos especiales, hay que decir que no se hace un gran despliegue de ellos, y es una buena decisión porque mejor que haya pocos y bien hechos que muchos y cutres. Por lo general, los efectos especiales del piloto están bien ejecutados, a excepción de algunos cromas que cantan demasiado.

Por lo demás, el ritmo de la serie es ágil en general, y aunque ciertas partes resulten algo previsibles, el resultado general es entretenido. Cuando supe que el proyecto pasaba a emitirse en Telecinco en lugar de Cuatro pensé que podría ser su muerte, ya que no me parecía un producto adecuado para la cadena por ser muy “de género”, pero tras ver el piloto cambié de opinión. ‘Ángel o Demonio’ es una serie que puede gustar a todos los públicos, aunque tiene todas las papeletas para arrasar entre los jóvenes que han disfrutado con la saga ‘Crepúsculo’. ¿Gustará esta propuesta? El martes se emite y el miércoles sabremos el veredicto de la audiencia.

En ¡Vaya Tele! | ‘Ángel o Demonio’, todas las claves de la serie

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio