Compartir
Publicidad
Publicidad

Telecinco y su problemático reality veraniego

Telecinco y su problemático reality veraniego
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya sabéis, el género del reality tiene un rey indiscutible, se llama Telecinco y es capaz de sacarse un programa de la manga en un abrir y cerrar de ojos. Mediaset sabe lo rentables que pueden ser este tipo de programas en verano y el año pasado la audiencia le dio la razón con aquel 'Campamento de verano' que surgió de una manera tan improvisada como exitosa.

Este año, Telecinco ha apostado por un formato más elaborado, uno de los programas que triunfó en el pasado Mip TV de Cannes y que pone en la palestra a parejas de divorciados que han de unir esfuerzos por un premio económico que será destinado a sus hijos. Hasta aquí, todo correcto, podemos entender que haya un tipo de público que se sienta interesado por el espacio mientras que a otro le repela enormemente. Pero, la verdad es que 'Ex, ¿qué harías por tus hijos?', después de varias semanas de emisión, no está siendo, ni de lejos, un programa rentable. ¿Por qué?

La cancelación podría llegar

A estas alturas de la película, de hecho, Telecinco se está pensando en cómo remodelar el espacio para tratar de reflotar la audiencia o, al menos, no sufrir una pérdida económica. Este jueves será el último en que se emita el espacio con plató e invitados y, a partir de esa fecha, no está claro cómo se remodelará el formato (si es que sigue) ni en qué día podría ubicarse.

ex-hijos.png

De hecho, en la versión original no había plató, Telecinco introdujo esta novedad para aproximarlo más a los realities que suele emitir pero, como se ha visto, ese cambio no ha sido una buena idea. ¿Qué es lo que ha fallado? Los concursantes tienen el perfil medio de este tipo de espacios pero es que, tal vez, se haya perdido cierto factor de "diversión" que sí hemos podido tener en otros realities de la cadena.

El hecho de ver constantemente a una ex pareja discutir sobre su fracasada relación cuando el público no ha desarrollado aún un apego por estos personajes (es decir, que no les importan sus problemas) puede haber sido un factor muy negativo. A los seguidores de los realities les gustan los conflictos que nacen en la propia convivencia, no los que se arrastran del pasado, en los que no han sido testigos y, por lo tanto, no pueden opinar con tanta rotundidad.

Las relaciones, las pruebas y la convivencia llegan de una manera muy fría hasta el espectador. Por otro lado, no sé si la elección de Emma García como presentadora ha sido la mejor idea. Recordemos que el anterior reality que condujo: 'No seas pesado', también sufrió un prematuro final. Y es que a Emma García quizá le falta empatía para conectar con los concursantes y transmitir emoción a los espectadores. Su papel en 'Mujeres y hombres y viceversa' le permite ser un tanto irónica respecto a los participantes pero este tono no funciona, ni mucho menos, en otros espacios.

En ¡Vaya Tele! | 'Supervivientes', una edición llena de altibajos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos