Compartir
Publicidad

Philip Seymour Hoffman (1967-2014)

Philip Seymour Hoffman (1967-2014)
78 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay días que no tienen palabras, y hay días que obligan a llenarlas. La del fallecimiento de Philip Seymour Hoffman es la peor de las noticias posibles. La noticia ha aparecido primero en el Wall Street Journal y los detalles de su muerte, al parecer debida al consumo de drogas, dejan una noche triste para la cinefilia.

Hay muy pocos actores que merezcan una película por su sola presencia. No son esos actores reclamo necesariamente, aunque no voy a negar ahora esa evidencia del encanto de las estrellas. Pero Philip Seymour Hoffman no era uno de esos actores, sino un actor icónico, inmenso, capaz de dominar todos los registros e incluso de hacerlos fáciles, posiblemente el mejor de toda su generación.

Para mi su carrera empieza con aquella atropellada y curiosa aparición breve en 'Hannah y sus hermanas' (Hannah and her sisters, 1986) donde interpreta al atribulado ayudante de Woody Allen. Por supuesto, Seymour Hoffman protagonizó muchos (y muy variados) roles en su carrera, y lo peor de todo, es que creo haber sido testigo de muchos de ellos en esta edad primeriza de la cinefilia que no creo haber dejado atrás.

Cuando cumplí dieciocho años, recuerdo ver con curiosidad y algo de morbo 'Capote' (id, 2006) en la que interpretaba al escritor norteamericano al que da título la película durante el proceso de escritura del polémico A sangre fría. Hoffman no hizo de Capote un simple amanerado, aunque en su interpretación hubiera captado, perfectamente, además, los tics del habla del autor. Hoffman da al personaje el exacto punto de Fausto perdido que busca la película y lo consigue con una facilidad pasmosa.

Ese mismo año, fue el villano de 'Misión Imposible 3' (Mission: Impossible 3, 2006) resultando el más carismático y memorables de todos los antagonistas que ha combatido el agente Ethan Hunt que ha interpretado Tom Cruise. Me sorprendió Hoffman: como era capaz de hacer del histrionismo carismático de un villano al límite, al grito inolvidable de ¡Dónde está la pata de conejo!, compatible con una carrera llena de grandes dramas que eran, por supuesto, estudios de personaje.

A ese respecto, recuerdo 'La Duda' (Doubt, 2008) un drama de John Patrick Shanley. O en la única película, de momento, como director de Charlie Kaufmann, la obra maestra elegíaca 'Synecdoche Nueva York' (id, 2008) o en 'Antes que el diablo sepa que has muerto' (Before the Devil knows you're dead, 2006), la despedida, a lo grande, de Sidney Lumet.

Incluso levantaba películas menores, como aquel desenfadado guión de Aaron Sorkin que Mike Nichols rodó llamado 'La guerra de Charlie Wilson' (Charlie Wilson's War, 2007) donde interpretaba una suerte de gañán, pendenciero y entrañable agente de la CIA que podía resolver conflictos a la mínia.

No me olvido, claro está, de su colaboración con directores independientes. Feroz estaba interpretando a uno de los monstruos corrientes y frágiles de Todd Solondz en 'Happiness' (id, 1997) y su colaboración con Paul Thomas Anderson bien merece el calificativo de memorable y ya mítica. Comenzó con la primera película, 'Sidney' (Hard Eight, 1996) y alcanza hasta 'The Máster' (id, 2012). Para Anderson, Hoffman ha sido todo: secundario cómico o brutal, contrapunto dramático y de ternura, y antagonista carismático, de alargada sombra wellesiana.

Se ha muerto Hoffman. No he creído nunca en el refrán de "hace honor a esta profesión", precisamente porque lo que hace Hoffman no es dar mayor honor a una actividad - la actuación en este caso - pues eso ya lo tienen todos los que trabajan concienzudamente en ella. Lo que hace Hoffman es atravesar los límites de dignidad y honor para entrar en los de la leyenda, el talento, lo irrepetible.

El conocimiento, inesperado y además desagradable, melancólico, también injusto, de que ya nunca más me sentaré a ver una nueva película de este titán hace que la sala de cine sea un lugar más solitario, más lleno de pasado, un pasado de repente sucedido, en el que Hoffman estaba y seguía sorprendiendo con sus roles. Su carrera es rica, llena de riesgo, prestigio, papeles que nadie esperaba y un poderío que parecía competir con el de los más brillantes directores por los que fue dirigido.

Pero no era solamnte eso. Un actor tiene que saber elegir. Escoger qué papeles son más fáciles para su lucimiento y qué otros son retos para sus registros. Y Hoffman eligió muy bien, algo rarísimo, y eligió consecuentemente, un tipo de cine independiente al que nunca fue desleal, en detrimento de otros trabajos más alimenticios. Hoffman levantaba planos enteros o los sostenía, Hoffman era, en fin, aquella definición literal de "actorazo" con la que vamos manteniendo vigente la palabra.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos