Compartir
Publicidad
Publicidad

'Nausicaä del valle del viento': Miyazaki declara su amor a la naturaleza con esta gran aventura

'Nausicaä del valle del viento': Miyazaki declara su amor a la naturaleza con esta gran aventura
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El valle del viento es un lugar que se ha convertido en maldito mil años después de una guerra mundial catastrófica. La humanidad sobrevive, a duras penas, a orillas de un bosque contaminado con gases tóxicos e insectos mutantes gigantes, que cubren gran parte de la Tierra. En este escenario post-apocalíptico, habita Nausicaä, la princesa del Valle del Viento, única hija del rey. Esta joven piloto y guerrera busca la clave sobre esos contagios y se resiste a ver a los insectos como enemigos. La crisis estalla cuando el reino vecino de Tolmekia, al mando de la princesa Kushana, invade el pueblo e intenta revivir a un mortífero «Dios de la guerra», de los tiempos de la gran hecatombe, para triunfar contra sus enemigos y contra el bosque contaminado.

Después de ver otros films de Hayao Miyazaki, suena a broma leer que alguien considerase ‘Nausicaä del valle del viento’ (‘Kaze no Tani no Nausicaä’, 1984) difícil de comprender. Lo primero que destacaría de este anime en comparación con otros de su autor es la diafanidad de su trama. Se trata, eso sí, de una obra abigarrada y enrevesada, que lucha contra la dificultad de resumir un extenso manga y que, por ello, presenta más densidad contenido del que estamos acostumbrados a asimilar, especialmente en obras que damos por hecho que van a ir dirigidas a un público infantil. Sin embargo, en ella todo responde a parámetros de narración clásica y comprensible y, haciendo un esfuerzo de atención, cualquier elemento puede hilarse y justificarse. Posteriormente, el japonés se decantó por una tendencia mucho más abstracta y poética para, en obras como ‘El viaje de Chihiro’, ‘Mi vecino Totoro’ o ‘El castillo ambulante’, incluir intencionadamente sucesos incomprensibles o aspectos inexplicables que en ‘Nausicaä del valle del viento’ no aparecen. No es, tampoco, un relato que debiese hacerse oscuro para los espectadores occidentales, ya que parte de la mitología griega, en lugar de basarse en seres o leyendas orientales.

Miyazaki plantea ya desde este film, su amor hacia la naturaleza, es decir, esa suerte de ecologismo tan particular, nada forzada ni obvia, que le ha caracterizado desde entonces. ‘Nausicaä’ es, asimismo, un film que reivindica la paz y el intento de comprensión de los enemigos, a pesar de —o precisamente al— rebosar escenas bélicas, batallas de todo tipo y artefactos diseñados para la guerra en la imaginación del autor. En este sentido se asemeja, más que a ningún otro anime de los que creó Ghibli más adelante, a ‘La princesa Mononoke’. Si bien su tono es menos violento, comparte con ella muchos elementos, tanto que la de 1997 podría parecer una reescritura de ésta. Las mencionadas enseñanzas —pacifista y de respeto por los seres vivientes— se imbrican en una historia emotiva, original y que permite momentos entretenidos y trepidantes, así como bellísimas escenas contemplativas.

‘Nausicaä’ presenta colores más pastel que otras cintas de Ghibli, lo cual no sé si se debe a una elección del autor o a que la restauración de la que hablábamos ayer no haya rescatado por completo los tonos y nitidez originales para la presente versión en 35 mm. A pesar de la sensación de paso del tiempo que puede provocar esta baja saturación, una vez se entra en el universo de la película, todo resulta maravilloso. Los animales e insectos gigantes parecer que tuviesen personalidad propia, los paisajes son tan imaginativos y atrayentes, que podríamos colarnos en ellos y sobrevolarlos como hace la protagonista sin dejar de sorprendernos. Los personajes son, como siempre en este creador, otro de los estímulos de la obra, tanto por su diseño estético, como por su personalidad siempre ambigua y por su comportamiento. Es, por todo ello, una película que se goza.

Llama mucho la atención, a lo largo de todo el anime, la banda sonora de Joe Hisaishi, colaborador habitual de Miyazaki y su productor y socio, Isao Takahata. Si muchos detalles de ‘Nausicaä del valle del viento’ nos sirven para datar la película en los años ochenta, la música es lo que más claramente nos remite a esa década. Partituras electrónicas muy marcadas —casi estridentes— acompañan los momentos de acción y aventura que vive la joven, mientras otras composiciones más melódicas, bastante bellas, ambientan los momentos de mayor tranquilidad.

Un film largo, denso y exigente, pero al que no le falta nada de lo que nos ha fascinado de Miyazaki en propuestas posteriores. Ética y estéticamente maravillosa, ‘Nausicaä del valle del viento’ supone una cita ineludible y, aunque sea con más de un cuarto de siglo de retraso, esta versión restaurada nos brinda una excelente oportunidad de apreciarla en todo su esplendor.

Mi puntuación:

4,5

Nota sobre la distribución: la película se ha estrenado el 7 de mayo en 35 mm., en japonés subtitulado, en salas de Madrid y Barcelona, donde el estreno coincide con el Saló del Cómic y con el Festival de Cine Asiático. Más adelante, estas copias circularán por cines de otras ciudades. A finales de junio saldrá en DVD.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos