Compartir
Publicidad
Publicidad

'La vuelta al mundo en directo' o cómo aburrir hasta la extenuación

'La vuelta al mundo en directo' o cómo aburrir hasta la extenuación
Guardar
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Anoche Antena 3 quiso probar el aguante de sus espectadores. No encuentro otra explicación al enorme desastre del estreno de La vuelta al mundo en directo. El reality de aventuras nunca visto, según anunciaban en la machacona promoción, fue de lo menos visto de la noche y la cifra es más que merecida porque se dedicaron a acumular despropósitos.

Los fallos fueron tantos y tan constantes que cuesta aplicar la máxima esa de “es que es el primer programa”. El ritmo fue desastroso, el programa fue aburrido, las conexiones fallaron muchas veces, la realización no tenía ni pies ni cabeza…,. Y aparte de estas consideraciones técnicas, aún alucino con el plantel de colaboradores que se sacaron de la manga.

Para empezar, por qué lo llaman ‘La vuelta al mundo en directo’ si lo único que es en directo son las conexiones con la ciudad de destino. Vamos, que yo esperaba un no va más de producción y resultó que el programa es como otra gala de un reality cualquiera, pero peor hecha. Aceptaré el hecho de que entendí mal lo que nos vendían.

Qué pintaban ahí Cristina Rodríguez, la estilista con mala uva de Supermodelo, y Miguel Temprano, el inefable fotógrafo del corazón. Menudos fichajes de infarto. Por no hablar de Efrén, que cuanto más habla, más lo estropea. Quico Taronjí se encantó a sí mismo, eso fue evidente. Y entre todos, Óscar Martínez, que terminó afónico y con cara de circunstancias al ver el desastre que habían consumado.

En las conexiones con los concursantes nadie les explicó qué es eso del retardo y las conversaciones se convirtieron en tartamudeos y balbuceos de guardería. Ya que estaban, podían haberle puesto a un micro a cada concursante en lugar de tenerles pasándose micros de mano, que parecía eso un programa de una tele local. El techo del hotel de Venecia es maravilloso y las lámparas son impresionantes, se encargaron de que nos fijáramos en los detalles en cada conexión.

Óscar Martínez no hacía más que decir: ¿Lo tenemos? ¿Dónde vamos? Y lo que se suponía que iba a ser una noche de emociones se convirtió en una noche de pesadilla aburrida. Las conexiones interrumpían el desarrollo del programa, la mecánica del juego no estuvo bien explicada, las apuestas de los concursantes que llevarán a cabo si pierden son cutres, la prueba en directo se les quedó a medias por falta de tiempo, se regodearon en las rencillas entre concursantes más que en la aventura en sí y el capítulo dedicado al abandono de una de las parejas motivado por una historia que no contaron al programa fue lamentable, adornado con las opiniones de Laura García Agustín, una psicóloga que ya hizo sus pinitos en TNT (Telecinco).

Al final resultaron expulsadas las dos señoritas que están de mejor ver. Una de ellas se dedica en lo profesional a ser la doble en Europa de Pamela Anderson y en plató las defendía Sandra Álvarez Correia, ex-concursante de La casa de tu vida (Telecinco), que al preguntarle si estaba sorprendida por la expulsión dijo que sí porque pensaba, igual que Temprano, que tiran más dos tetas que dos carretas. Alucinante.

Y ahora voy a decir las palabras mágicas: Pekín Express. Cualquier parecido es pura coincidencia. Quizá los de ‘La vuelta al mundo en directo’ consiguieron hacer un casting de concursantes similar en cuanto a las relaciones de las parejas, pero nada más. No hay comparación posible. Eso sí, ahora tendremos el programa hasta en la sopa en Antena 3 y Miki Nadal tiene material de sobra para su sección. Veremos cuánto les dura el invento.

Imagen | Antena 3
En ¡Vaya Tele! | Antena 3 busca su Pekín Express

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos