Compartir
Publicidad

'Splash! Famosos al agua', un espectacular show con falta de calidez

'Splash! Famosos al agua', un espectacular show con falta de calidez
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seamos sinceros. Estar casi tres horas pendientes de los saltos a la piscina de un grupo de famosos es una de las premisas más insulsas que hemos visto en los talent shows de famosos de los últimos años. Aún así, este género sigue evolucionando hasta límites insospechados, mostrando nuevas habilidades que puedan desarrollar las caras conocidas en varias semanas para sorprender a la mayor parte posible de la audiencia. Y ahora es el turno de los saltos en trampolín, pese a que como digo es un punto de partida que a priori no demuestra tener la fuerza necesaria para un programa de televisión.

A Antena 3 no le importó este hecho al hacerse con los derechos de 'Celebrity Splash', dando por seguro que el éxito de las piscinas que recorre media Europa también tendría cabida en nuestro país. La llegada de 'Splash! Famosos al agua' adquirió un nuevo matiz cuando conocimos que Telecinco también preparaba un programa de similares características. Ya no solo se trataba de crear un programa para convencer a la audiencia, sino que suponía una carrera contrarreloj para que 'Splash! Famosos al agua' se aprovechara del efecto sorpresa antes que Telecinco. Antena 3 ganó la partida y el resultado lo pudimos ver anoche cuando 'Splash! Famosos al agua' estrenó su primera ronda de galas, donde siete concursantes se atrevieron a saltar a la piscina, literalmente hablando.

Y bajo una ola de expectación, se estrenó un programa que no tuvo reparos en mostrar su espectacularidad en escena. Un gran plató recibía a un Arturo Valls al que le pudieron los nervios del primer día y ese micro de mano que no ayudaba a mostrar su naturalidad, tal y como queremos ver al presentador tras su paso por 'Tu cara me suena'. De hecho no fue hasta casi el final del programa, con su numerito de natación sincronizada, cuando pudimos verle haciéndonos reír, mostrando una de las facetas que más ha explotado en las últimas semanas en Antena 3.

Tras ver la gala de ayer, apuntaría a esa gran espectacularidad como principal motivo por el que 'Splash! Famosos al agua' no ha logrado mostrar cercanía con la audiencia, un aspecto esencial que en la primera gala jugó en su contra. Todo estaba pensado para ofrecer ese gran show, olvidando en ocasiones darle la presencia necesaria al humor que busca la audiencia en un programa de estas características. Quizá por eso disfruté más de la presencia de alguien como Toñi Salazar, primera expulsada, que con las acrobacias de un gimnasta como Gervasio Deffer, ya que la primera conseguía ganarse mi complicidad mientras que el segundo solo servía para mostrar las acrobacias en su salto.

Son dos caras muy distintas las que pueden ofrecer cada concursante, compitiendo en una misma disciplina pese a que su preparación para afrontar el desafío se encuentra en polos opuestos. Solo hay que comparar a los dos concursantes mencionados anteriormente para darse cuenta que como competición 'Splash! Famosos al agua' está desnivelado mientras que como show pierde fuerza si nos ajustamos a quienes fueron los eliminados en la primera gala. Habrá que observar si la audiencia está por la labor de quedarse con los mejores saltos a costa de los concursantes más carismáticos, teniendo en cuenta la cantidad de participantes que se eliminan en cada gala.

El papel del jurado también goza de importancia en 'Splash! Famosos al agua', en el que se junta un extravagante grupo donde destacan las figuras de Ana Tarrés, como la mala malísima y exagerada del show, Guti, algo perdido entre tanto salto, y Santiago Segura, que necesita aún encontrar su hueco en el espacio si quiere transmitir su buena onda que tan bien ha funcionado en otras ocasiones. La primera gala de 'Splash! Famosos al agua' también cojeo al ofrecer una segunda ronda de saltos que derrumbó toda la emoción presentada en su primera parte, demostrando que para saltar no era necesario llevar a cabo tanta parafernalia.

El resultado de la primera gala de 'Splash! Famosos al agua' no consiguió cumplir con la expectación creada antes de su estreno, que era mucha, ya que se notaron las consecuencias del nerviosismo y las prisas que provocaron que no se cumpliera la primera regla en este tipo de talent shows: que los participantes lo pasaran bien. Tal y como nos ha enseñado 'Tu cara me suena' esa regla logra transmitir ese buen rato al espectador y eran tantos los aspectos a cuidar en el estreno de 'Splash! Famosos al agua' que se olvidó el principal pilar. Ahora queda por ver cómo transcurren las próximas galas. Suponemos que mejorarán los pequeños y numerosos defectos del primer día, sobre todo una vez abandonada la presión de querer estrenar antes que la competencia, que ha deslucido más de la cuenta el primer acercamiento a los saltos de trampolín que veremos próximamente en nuestra televisión.

En ¡Vaya tele! | 'Splash! Famosos al agua': lo que necesitas saber

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos