Compartir
Publicidad

A 'Sharknado 4' aún no se le acaban las ideas locas

A 'Sharknado 4' aún no se le acaban las ideas locas
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuánto puede dar de sí un tornado de tiburones? Visto lo visto, muchísimo. Y más si se programan en pleno verano, y al final de una semana en la que los espectadores estadounidenses han vivido quince días de actualidad política intensa con las convenciones de sus dos partidos para nombrar a sus candidatos a las elecciones presidenciales de noviembre.

Sharknado 4’ y su inagotable fuente de ideas locas y mamarrachas para poner en peligro a sus protagonistas bien puede ser el descanso de los informativos que el público necesitaba. Porque con esta tv movie de Syfy, como ocurría con todas las demás, no hay que pensar demasiado a la hora de verlas. De hecho, es recomendable no hacerlo; lo mejor es reunirse con unos amigos y proponerse un rato de diversión sin pretensiones ni sentido ninguno. Ya está disponible en España en los servicios VOD, y el viernes se emitirá en Syfy.

'Sharknado 4', sin sentido del ridículo

Nada en ‘Sharknado: The 4th awakens’, que es su título original, puede tomarse en serio. Ni el cold open en Las Vegas, ni los guiños al pasado de sus protagonistas (sobre todo, al extra televisivo de Ian Ziering y al televisivo de David Hasselhoff), ni los "homenajes" a la saga 'Star Wars'. La promoción que la propia Syfy España ha hecho de la tv movie, con Silvia Abril de artista invitada, ya apunta las claves para enfrentarse a ella: sin ningún complejo.

En este cuarto asalto de la “pelea” entre Fin Shephard y los tornados de tiburones, hay una empresa que ha conseguido desarrollar la tecnología necesaria para impedir que vuelvan a suceder. Por supuesto, algo sale mal, o no tendríamos de vuelta a Shephard en plan héroe total de las aventuras de bajo presupuesto. Y tampoco podríamos disfrutar de la sorpresa que la película nos tiene preparada con respecto a April, cuyo destino fue decidido por los fans, al final de la tercera entrega, y que acaba robando la tv movie.

Nada tiene sentido, ni complejos, en 'Sharknado 4', y saber eso es la única manera de enfrentarse a ella

Con la excepción de las dos primeras, que estaban más ancladas geográficamente en Los Ángeles y en Nueva York, 'Sharknado 4' sigue la estructura casi de road movie de la tercera y también lanza al espectador tal cantidad de cameos, que parece la versión estadounidense de una película de 'Torrente'. No todos son fácilmente identificables para los espectadores que no estén familiarizados, sobre todo, con los reality shows de Bravo y A&E, pero algunos aportan las partes más divertidas.

Consejos para ver 'Sharknado 4'

Sharknadovegas

Si decidís darle una oportunidad a la cuarta entrega de 'Sharknado', la saga más improbable de la historia del cine, debéis tener en cuenta varios consejos, si queréis. Primero, lo ideal es verla rodeados de amigos, y en el ambiente más festivo que podáis. Los guiños, las metarreferencias (porque las hay), la resurrección de actores bastante olvidados por Hollywood (como Gary Busey), los efectos especiales de baratillo y las loquísimas ideas para montar las set pieces (porque también las hay, en su estilo), los momentos heroicos de Ian Ziering y Tara Reid... Todo eso hay que verlo dispuesto a comentar la jugada con los amigos y a no tomarse en serio nada de lo que veamos en pantalla.

La saga puede haberse vuelto un poco más autoconsciente con el paso de las películas, incluyendo algunos chistes a propósito, y no a su pesar, pero no ha perdido el mamarrachismo y la absurdez que presidían la 'Sharknado' original. Es una sucesión de disparates a cada cual más pasado de rosca, y que a veces parecen extraídos de la mente de aquellos guionistas de Hollywood que '30 Rock' parodiaba cuando presentó 'The rural juror', y da también la sensación de estar hecha con sus responsables retándose a meter cosas todavía más locas y ridículas.

Pero esto no es una parodia, 'Sharknado 4' intenta ir en serio, sobre todo en la trama familiar de los Shephard, lo que la deja en un lugar todavía peor. Como entretenimiento sin pretensiones y experiencia de visionado colectiva (y, probablemente, ligeramente alcoholizada), puede ser una opción válida para una noche de verano. Pero no intentéis verla como nada más. Hay que comprometerse totalmente con la propuesta de 'Sharknado 4' para, al menos, divertirse con ella.

En ¡Vaya Tele! | Cinco locas alternativas a 'Sharknado'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos