'Atlanta' es magistral: su peculiar temporada 3 llega a Disney+ reivindicando un puesto entre las mejores comedias actuales
Críticas

'Atlanta' es magistral: su peculiar temporada 3 llega a Disney+ reivindicando un puesto entre las mejores comedias actuales

Uno podría pensar que, después de estar cuatro años sin ver a Earn, Paper Boi y compañía, Donald Glover se sumergiría enseguida en relatar su prometida gira europea en la temporada 3 de 'Atlanta' (que llega por fin a Disney+). Nada más lejos de la realidad.

Y es que Glover decide comenzar los nuevos episodios con 'Tres bofetadas', un episodio inspirado en el caso real de los asesinatos de la familia Hart, cuando en 2018 una pareja blanca decidió despeñarse con su coche matándose a ellas y a sus seis hijos adoptivos, todos racializados. No es hasta la escena final cuando vemos en la habitación de un hotel a nuestro protagonista.

Este magnífico episodio —escrito por Stephen Glover y dirigido por Hiro Murai—, con su toque de thriller/terror, es un recordatorio de que esta serie, ante todo, habla de la experiencia de ser negro y del debate actual y no tan cambiante sobre el racismo.

Con su tono surrealista habitual, el discurso no es nunca un simple "racismo es malo" sino que la serie le gusta explorar lo absurdo que se vuelve el mundo en cuanto prestamos atención a la raza. Glover hace un tira y afloja con el espectador, al que le cuenta cosas pero no se las da masticadas. El mensaje está ahí pero quizás un segundo visionado ayude a profundizar en ello.

Entre dos géneros

Atl 301 0139r

Así, por un lado tenemos las vivencias por Europa de Paper Boi (Bryan Tyree Henry), Earn (Glover), Darius (Lakeith Stanfield) y Van (Zazie Beetz) en donde parece destacar el choque cultural y la perspectiva europea en torno a ello (tenemos, por ejemplo, blackface en festivos navideños), y por el otro vamos a Estados Unidos a ver historias sueltas de un modo antológico.

Si bien esta estrategia de episodios prácticamente intercalados puede causar la sensación de desconexión en la trama (e incluso en los temas), no creo que perjudique realmente a la serie. Ya desde la primera temporada (y yo reconozco que tardé mucho en entrar en su juego), 'Atlanta' siempre ha querido ser diferente, experimentar con el formato, saltar, jugar.

Sabemos a lo que vamos y Glover y compañía deciden dar un paso más en una dirección a la que ya iban mientras este tour europeo propone una búsqueda de identidad no tanto de la serie sino de sus personajes. Sobre todo de Paper Boi (que es lo más parecido a un protagonista que tenemos) y de Van.

Ayuda también el más que sólido reparto. Tanto esta pandilla de cuatro como los elegidos para los episodios "antológicos" están sensacional, ejecutando unas interpretaciones estupendas.

Una temporada excelente

La serie tampoco se olvida de su condición de comedia y tanto Donald Glover como su hermano Stephen y el resto de guionistas saben bien cómo ejecutar, dentro del peculiar estilo que nos encontramos, excelentes gags. Algunos más de golpear fuerte y otros de soltarlos y ver si se pica. Y funciona muy bien.

Decía Glover hace ya un tiempo que estas temporadas finales (la cuarta será la última) iban a ser de lo mejor que se ha hecho en televisión. Ignoro si lo que queda de serie lo será, pero el nivel de esta temporada 3 de 'Atlanta' ha sido absolutamente magistral.

La serie, que por fin tiene en España una emisión decente (algo más tarde de lo que me gustaría), reivindica con fuerza un puesto entre las mejores comedias actuales. Qué lástima que los Emmy no le hayan dado algo más de amor.

Temas
Inicio