Publicidad

'Bangkok Dangerous', Nicolas Cage se suicida cinematográficamente

'Bangkok Dangerous', Nicolas Cage se suicida cinematográficamente
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hacer remakes de películas ya de por sí mediocres es una moda cada vez más frecuente. Los hermanos Pang, directores procedentes de Hong Kong, han querido emular a Michael Haneke y han vuelto a hacer ellos mismos la película que les hizo "famosos", pero ahora en Hollywood, y con el aval de contar, como protagonista y (claro) productor, con Nicolas Cage, un actor que tuvo su momento de gloria pero que ahora vaga entre truño y truño, y se ve que su incursión en 'Ghost Rider' fue sólo el comienzo de una larga era de despropósitos.

Cage es Joe, un asesino a sueldo que carece de escrúpulos y que viaja a Tailandia para hacer una serie de encargos. Mientras tanto, coge a un tipo de la calle al que convence para que sea su ayudante, pero más tarde, como si fuera el señor Miyagi de la saga 'Karate Kid', lo convierte de buenas a primeras en su discípulo de un cúmulo de sabiduría que abarca la filosofía presuntamente zen y las artes marciales. Además, mantiene una relación sentimental infantiloide con una tailandesa sordomuda que lidera unas escenas que parecen calcadas del mundo de los Teletubbies. Lo extraño es que esto es realmente la trama, y por tanto se hace aburridísima. Los 90 minutos que dura la película son injustificados, puesto que la acción no llega hasta los 10 minutos finales y la espera ni mucho menos merece la pena. Nicolas Cage hace una interpretación ridícula, basada en poner siempre la misma cara de ¿mala leche?, y que adopta sin complejos lo que yo llamaría 'look Pedro Piqueras'. Es decir, como se está quedando calvo, se deja el pelo largo en pro de retrasar su aspecto de cuarentón y que le encarguen otro tipo de papeles que al parecer no van con él. Verle metido en este proyecto, después de haber estado en la mencionada 'Ghost Rider' y en la también horrible 'Next' hace pensar que sólo 'Knowing' (thriller de Alex Proyas de próximo estreno) podría salvar parcialmente su reputación. El espectador ni siquiera puede recordar sus actuaciones en 'Adaptation', 'Leaving las Vegas' o 'Los impostores', donde Cage ha demostrado no ser sólo el enchufado de Francis Ford Coppola.

Aparte de esto, tenemos una dirección torpísima, que emulan esa corriente ¿iniciada? por Michael Bay con un montaje frenético en donde no nos enteramos de absolutamente nada en las persecucciones y tiroteos, que son sólo dos en toda la película, no vayan a creer. Los hermanos Pang logran parecerse a Michael Oblowitz, el director que realizó 'El extranjero' y 'Venganza Ciega', probablemente los dos títulos más execrables de Steven Seagal. En cuanto al guión, ya he explicado que no hay ritmo, que se secunda la labor asesina del protagonista, para meterse en su vida privada y hacerle parecer un maestro budista. Asimismo, una voz en off muy molesta que recuerda durante toda la película unos principios de hábito que nunca cumple, y una ausencia de moralidad preocupante, al estilo de 'León, el profesional' pero con muchísima menos inspiración.

SPOILER Es curioso que el personaje interpretado por Nicolas Cage se suicide al final de la película en una escena, por cierto, absurda. Casi lo podríamos considerar una metáfora de lo que al propio Cage le está ocurriendo, ya que junto a 'Ghost Rider' y 'Next', podemos concluir que junto al título que nos ocupa, conforman la trilogía del declive del actor, y personalmente creo que no hay marcha atrás. FIN SPOILER.

Paupérrima película, aburrida a más no poder, y que no oculta sus limitaciones de presupuesto y talento. 'Bangkok Dangerous' casi es el antónimo del buen cine de acción. A pesar de ello, Nicolas Cage sigue teniendo tirón (la gente no aprende), y este subproducto resultará hasta rentable.

En Blogdecine:

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios