Publicidad

'Barking Dogs Never Bite', la ópera prima de Bong Joon-ho

'Barking Dogs Never Bite', la ópera prima de Bong Joon-ho
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Mi compañero, el polémico Chico Viejo (ejem), es un experto en cine asiático reciente, tanto que sus ojos ya están achinados por ver tantas películas orientales. En su completa sabiduría, y de vez en cuando, me recomienda el visionado de algunos títulos que él considera imprescindibles, y yo, poco a poco, le voy haciendo caso, aunque luego nuestras opiniones difieran bastante la una de la otra. No obstante, hay títulos que busco por propia curiosidad, porque el tema me interesa, o porque viene firmados por algún autor de prestigio. Éste es el caso de Bong Joon-ho, director coreano que triunfó internacionalmente con su laureada 'Memories of Murder', y del que muy pronto veremos la esperadísima 'The Host'. El presente film no es conocido masivamente fuera de las fronteras de su país, data del 2001, y ganó algún que otro premio en algún que otro festival sudamericano e incluso europeo. Ya sabéis, esos premios que no valen absolutamente para nada, y que en seguida se olvidan.

'Barking Dogs Never Bite' narra la historia de un aspirante a profesor que, mientras se piensa el aceptar un soborno, intenta deshacerse de un perro molesto que vive en el mismo bloque de edificios que él. Desesperado da con un perro, al que primero intenta matar, y luego deja abandonado en el interior de un viejo armario, escondido en un sótano del edificio. Días más tarde descubre que se ha equivocado de perro, y vuelta a empezar. A intentar deshacerse del molesto perro, mientras ya no puede hacer nada por salvar al anterior, ya que alguien que lo ha encontrado lo ha utilizado de caldo. Sí, sí, de caldo.

La premisa argumental puede sonar un poco rara, y de hecho, lo es. Podemos decir que estamos ante una película llena de personajes raros, o si lo queremos decir de otro modo, personajes normales cuyas rarezas son mostradas sin piedad en el film. Un film que navga casi sin rumbo fijo, en cuanto a un género determinado. Por momentos es un drama, y enormemente fallido, y por otros, una comedia negra, algo más conseguida. Drama porque el tema de los perros asesinados es tratado con una frialdad que casi asusta, teniendo alguna escena un poco difícil de aguantar, sobre todo si se es amante de los nimales, o si se tiene un perro. Lo primero que aparece en el film es que ningún perro ha sido maltratado en el rodaje, y que un supervisor ha cuidado de que en las escenas duras se tuviesen todos los cuidados posibles. Por cierto, algunas de esas escenas son de un terrible realismo.

En esa parte dramática nada queda claro y el film hace aguas por todos lados. No se comprenden las motivaciones de los personajes, de prácticamente todos, y la historia no lleva a ningun lado. Es en la parte de comedia negra donde el realizador da más en la diana, con algunos momentos casi surrealistas, protagonizados por personajes secundarios de lo más curioso, entre ellos, uno de los porteros del edificio, quien tiene una curiosa dieta alimenticia. Atención al momento en el que narra lo que podría considerarse un cuento de terror moderno, sin duda, el mejor momento del film. A lo que habría que añadir la original relación que mantiene dos de los protagonistas del film, el principal, interpretado por un entregado Lee Sung-jae, a quien ya pudimos observar en la maja 'Public Enemy'; y una chica que trabaja en una oficina sellando anuncios para la calle (!!!), interpretada por Bae Du-na, actriz que está francamente bien en su papel.

Pero todo se acaba ahí. La película tiene un montaje bastante malo, e incluso cuesta seguir la historia, entre otras cosas porque el realizador no tiene demasiado claro qué es lo que nos quiere contar, dando como resultado un flojo film, bastante difícil de digerir en algunos momentos, y que sólo se sigue con interés hacia la mitad y parte de su final. Bong Joon-ho falló totalmente en su estreno como director, pero ya llegarían los tiempos en los que sería considerado como uno de los mejores narradores del actual cine asiático. Y además, le acompaña un estruendoso éxito entre los espectadores de su país, superando con creces las recaudaciones de Blockbusters americanos. Pero de sus películas posteriores ya hablaremos más adelante.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios