Compartir
Publicidad

'Cartas Desde Iwo Jima', emociones contenidas desde la maestría

'Cartas Desde Iwo Jima', emociones contenidas desde la maestría
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Clint Eastwood no le llegaba con brindarnos la magnífica 'Banderas de Nuestros Padres' para retratar la contienda de Iwo Jima. En plena postproducción de aquélla se le ocurrió la idea de contar la misma historia desde el punto de vista japonés, logrando con ello tener un más amplio campo de visión sobre los horrores de la Guerra en general, y no ofrecernos únicamente el lado americano, algo a lo que estamos ya demasiado acostumbrados. Y que conste que el primer film es totalmente antiamericano, ya que Eastwood, una vez más, retrata lo que le parece repulsivo de una contienda y sus consecuencias, aunque para ello tenga que criticar a su propio país. 'Cartas Desde Iwo Jima' es la otra cara de la moneda, y la que ha salido ganando de cara a las nominaciones en los Oscars, dada la escasa repercusión que ha tenido el primer título. La apuesta es arriesgada en todos los aspectos, ya que el nuevo film de Eastwood es una obra atípica mire por donde se mire, totalmente a contracorriente, sin la más mínima concesión al público, acostumbrado a otro tipo de cine, salvo en Japón, claro, donde la película se ha saldado como un estruendoso éxito comercial.

La historia de 'Cartas Desde Iwo Jima' sigue a un grupo de soldados destinados a la famosa isla, durante la Segunda Guerra Mundial. Allí deberán defendar la isla del inminente ataque del enemigo (los americanos) hasta la mismísima muerte. Durante dos horas y cuarto somos testigos de las vivencias de cada uno de ellos, centrándose sobre todo en la figura del General Tadamichi Kuribayashi, jefe al mando de la tropas japonesas de la isla. Conoceremos sus miedos, recuerdos, esperanzas y visión particular de la guerra, entremezclado con las relaciones entre los propios hombres del pelotón. Se podría decir que es lo mismo que 'Banderas de Nuestros Padres', pero en el bando japonés, y sin recalcar la parte crítica de la historia. 'Cartas Desde Iwo Jima' es muchísimo más intimista, llena de diálogos cuasieternos, en escenas casi minimalistas protagonizadas simplemente por dos soldados. El film es enormemente contemplativo, haciendo hincapie en dichas conversaciones, que son las que nos hacen ir conociendo mucho más a los personajes. Y por supuesto están las famosas cartas, que los soldados van escribiendo cuando tienen tiempo, y que casi siempre van destinadas o a sus parejas o a sus familias más cercanas. Única y exclusivamente es el espectador el testigo de lo que ponen esas cartas, un acierto por parte de Eastwood y su guionista, la japonesa Iris Yamashita, que logra un guión mucho más completo que el de 'Banderas de Nuestros Padres' en lo que a las relaciones de los soldados se refiere, funcionando mucho mejor en algunos aspectos, como por ejemplo, los flashbacks.

Sólo en cierto momento, Eastwood cede el testigo a sus personajes, en cuanto a la lectura de una carta se refiere. Sin desvelar nada, es uno de los momentos más bellos del film, tan inesperado como lógico, y en el que una vez más queda clara la admiración de Eastwood hacia el western 'Incidente en Ox-Bow', una de sus películas favoritas, y sobre la que su filmografía está llena de referencias. Y ahora que hablo de western, aprovecho para decir que sorprendentemente, 'Cartas Desde Iwo Jima' parece un western en toda regla. Esos personajes solitarios, alejados de su hogar, mordiendo el polvo en algunos casos, remiten constantemente hacia las claves del western y su romanticismo. Así pues, podríamos decir lo mismo de su actor principal, un inmenso Ken Watanabe, que porporciona simple y llanamente una de las mejores interpretaciones del año, que injustamente no ha tenido su recompensa en las nominaciones (nunca me cansaré de decir que las nominaciones de este año, salvo dos o tres casos, me parecen totalmente injustas, y que han dejado fuera muchas cosas de gran calidad). Watanabe se convierte en el alter ego de Eastwood, de la misma manera que los actores que protagonizan las películas de Woody Allen cuando éste sólo las dirige. Su personaje está lleno de humanidad y misterio, y logra algo que no lograba 'Banderas de Nuestros Padres', y es que el espectador empatice enseguida con él. Y por supuesto, en los momentos finales, Eastwood lo reviste con ese tenebrismo tan personal de sus obras, marca casi obligada de la casa.

17953.jpg
Esa es otra de las diferencias de este film con su versión americana. El hecho de que estos personajes nos llenen más, y conectemos más con ellos, hacen que mostremos más interés por ellos y sus respectivas historias. Incluso podemos decir que algunos sobresalen por encima del resto, como por ejemplo le ocurre al personaje llamado Saigo, al que da vida un joven Kazunari Ninomiya, y que está sencillamente espléndido, siriviendo de nexo de unión entre los demás personajes, incluído el de Watanabe. Ninomiya protgoniza uno de los momentos más emotivos del film, cerca del final, y uno de los pocos en los que suena la maravillosa música de Kyle Eastwood y Michael Stevens, que se acerca a lo compuesto por Clint Eastwood para algunas de sus películas, pero perfeccionándolo, y haciendo un score fácilmente recordable y lleno de emoción. Eso sí, suena en contadas ocasiones, ya que la película procura en todo momento no caer en el sentimentalismo, y rehuye toda emoción, aunque lo que nos está contando es terrible y emotivo. Pero es una emoción contenida, que te corta la respiración, y como sólo los grandes maestros saben mostrar.

Eastwood se marca otro tanto en su carrera como realizador, componiendo la que probablemente sea la película más arriegada de toda su filmografía. Primero por filmarla enteramente en japonés, segundo, por alejarse de toda forma convencional vista hasta ahora, y tercero por optar por un tratamiento seco y duro, que hará que muchos espectadores no logren entrar en la historia. Personalmente para mí es un completo acierto. Eastwood, una vez más, haciendo lo que le viene en gana, sin tener en cuenta al público. Y como siempre, con esa tranqulidad que le caracteriza, esta vez mucho más que en otras ocasiones, tomándose su tiempo para contar las cosas, y haciendo un análisis de lo que supone una Guerra, casi inédito. Las batallas, que hay bastantes a lo largo de la película, están mostradas con un realismo casi espeluznante, muy alejado de su obra anterior, y siendo prácticamente innovadoras. En ellas, salvo en contadas ocasiones, jamás vemos al bando contrario, ya que sólo intenta mostrar las consecuencias personales en el bando del que somos testigos de los hechos. Lo mismo que hacía en 'Banderas de Nuestros Padres', pero mucho más cruel, más directo, más terrible. Eastwood enlaza esas secuencias con las largas conversaciones entre los soldados, y los recuerdos de cada uno, sin que decaiga el interés ni un sólo instante. Para ello se vuelve más clásico que nunca, y esta vez no tendremos que compararlo con su admirado John Ford, pero sí podríamos quitar paralelismos con el cine de Yasujiro Ozu, uno de los grandes grandes del cine japonés, y al que Eastwood se acerca irremediablemente en esta película. Es impresionante comprobar como un director tan americano como Eastwood, se vuelve totalmente oriental, y con sumo respeto y admiración, nos brinda un film totalmente asiático en el concepto, pero con esos toques personales tan característicos de su cine.

Una nueva gran obra en la carrera de un cineasta, capaz de renovarse a cada nuevo trabajo que hace. Si hubiera que achacarle algo al film es que probablemente sea demasiado largo, aunque un servidor no notase especialmente el denso metraje. Sería maravilloso que la Academia premiase este film, porque premiaría algo totalmente diferente a lo que suele premiar. La opción más lógica es la de Scorsese, que ya le va tocando. Pero dejar a Eastwood sin premio por haber marcado un nuevo hito en la historia el cine, proponiéndonos dos películas basadas en un mismo hecho, pero desde dos puntos de vista distintos, sería algo enormemente injusto, aunque a estas alturas, y dadas las pobres nominaciones, empieza a darme igual. Por último decir que la película funciona perfectamente sola, sin necesidad de haber visto 'Banderas de Nuestros Padres', aunque evidentemente se pueden apreciar sus paralelismos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio