Compartir
Publicidad
Publicidad
Cine en el salón: 'Los Increíbles', la MEJOR película de superhéroes
Críticas

Cine en el salón: 'Los Increíbles', la MEJOR película de superhéroes

Publicidad
Publicidad

Las encontradas críticas con las que uno puede darse de bruces a poco que comience a pasar la vista por las páginas de referencia cinematográfica habituales parecen querer indicar que 'Tomorrowland' (id, Brad Bird, 2015) no está destinada al aplauso unánime que sí se llevaron las cuatro producciones que hasta el momento había firmado Brad Bird. De la primera de ellas ya os hablamos tiempo ha en Cine en el salón; y sobre la incursión en la saga de acción protagonizada por Tom Cruise haremos lo propio cuando llegue el turno de contar hacia atrás para el estreno de su quinta entrega.

Así las cosas, y queriendo aprovechar el estreno de la producción de la Disney para —como hemos hecho en las últimas semanas— traer a vuestra memoria algún episodio pasado del cineasta de turno, sólo dos animadas opciones eran las que restaban para elegir. Y por más que la que sigue las andanzas de un curioso ratón por las calles de París sea un ejemplo excelso y supino de animación; la decisión estaba clara a la hora de inclinar la balanza hacia la MAYESTÁTICA 'Los increíbles' ('The Incredibles', Brad Bird, 2004).

Los Increibles 1

Datando de 1993, el concepto de 'Los Increíbles' fue elaborado por Bird en un momento en el que intentaba hacerse un hueco en el mundillo y poco antes de firmar el acuerdo con Warner que le llevaría a dirigir 'El gigante de hierro' ('The Iron Giant', 1999). Imaginada como un homenaje hacia los cómics de los años sesenta y las películas de espías con las que había crecido, e inicialmente pensada como un filme de animación tradicional, esta historia genial de una familia de superhéroes terminaría dando con sus huesos en las puertas de Pixar después de que ese clásico de los noventa que fue la ópera prima del cineasta no funcionara en taquilla como se esperaba.

Y allí, en el seno de una productora que ya había estrenado varias maravillas continuadas desde 1996, fue donde se terminó de dar forma a la semilla que, ya en animación digital y con la sola autoría de Bird en guión y dirección —algo atípico en Pixar—, daría como fruto la que servidor considera, sin ningún tipo de dudas, la MEJOR cinta que se haya rodado hasta la fecha con superhéroes como protagonistas y un compendio de saber cinematográfico que abarca sin remisión todos y cada uno de los campos artísticos que pueden llegar a confluir en una producción animada.

Animación INCREÍBLE

Los Increibles 2

Y como por alguno de dichos campos hay que comenzar, qué mejor que hacerlo por una animación que aún hoy, nueve años después, sigue sorprendiendo por la audacia de sus diseños de personajes, la perfección con la que se trabajaron fondos, la elocuencia con la que se imaginaron los escenarios y, por supuesto, el pulso con el que Bird moldeó todo el conjunto para ofrecer un espéctaculo visual fascinante.

Respondiendo a la idea básica que se desprende de la cita que encontraréis en la sección siguiente, la forma de representar a Bob, Hellen, Violet, Dash y Jack-Jack no podría ser más consecuente con lo que el guión trabaja en definir a sus personalidades, un detalle éste que se puede afirmar a pie juntillas de cualquiera de los otros protagonistas de la acción, ya sea de Buddy, de Mirage o, por supuesto, del hallazgo que es esa fuerza de la naturaleza llamada Edna Mode —antológico el trabajo de doblaje que hizo con ella la desaparecida Emma Penella—.

En lo que a fondos y escenarios se refiere, 'Los increíbles' conjuga la asombrosa y realista concreción de, por ejemplo, la isla de frondosa vegetación donde tiene lugar el maléfico plan del villano con una ciudad que toma ideas tanto de los saturados núcleos urbanos estadounidenses como de sus típicos suburbios residenciales para dar como resultado una urbe que es tan realista como ficticia...si es que tal oxímoron es posible.

Personajes INCREÍBLES

Los Increibles 3
Del papá siempre se espera que sea fuerte, así que lo hice fuerte. De las mamás siempre se tira en un millón de direcciones diferentes, así que la hice elástica como el chicle. Los adolescentes, particularmente las chicas, son inseguros y siempre están a la defensiva, así que le di la posibilidad de volverse invisible y proyectar campos de fuerza. Y los niños de diez años son bolas hiperactivas de energía. Los bebés tienen un potencial desconocido.(Brad Bird)

Es 'Los Increíbles' una de esas cintas en las que vale la pena detenerse en diferenciar esos dos aspectos del guión que son la definición de personajes y el desarrollo de la trama. Y si lo vale es debido a que nada cabría esperar del espectacular trabajo del equipo de animadores detrás de la producción sino fuera por un libreto que es del que dimanan todos esos pequeños detalles que, sumados, dan como resultado la descomunal película que es la que hoy ocupa nuestro tiempo.

Los Increibles 4

Decíamos en la sección anterior que los diseños de los personajes no podían ser más acordes con lo que el libreto define sobre ellos, y es esa definición la que, casi más que cualquier otra disquisición de las muchas que se pueden hacer sobre 'Los increíbles', consigue que los espectadores caigan irremisiblemente rendidos ante una familia carismática y tridimensional a manos llenas y unos "satélites" que no le van a la zaga y que quedan definidos a la perfección con apenas cuatro trazos.

Y aquí resulta prácticamente imposible resaltar a unos sobre otros, pues en todos ellos hay algún momento para deleitarse con el impresionante trabajo que hace Brad Bird, ya sea en ese Mr.Increíble que se niega a olvidar el pasado —ojo al genial guiño que hace a 'Poltergeist' (id, Tobe Hooper, 1982)— , a esa Elastigirl que antepone la familia a todo, a ese inquieto niño de diez años que es Dash —los tira y afloja con su hermana adolescente son fantásticos—, a una obsesiva diseñadora o, por supuesto, al villano que ya desde niño podemos vislumbrar en Buddy/Syndrome.

Guión INCREÍBLE

Los Increibles 5

Pero el guión no se detiene en contar con unos personajes que por sí solos ya habrían sido capaces de sostener la práctica totalidad del metraje, sino que los combina con una trama apasionante que está tan bien medida en todos los géneros en los que se mete, que resultaría prácticamente imposible sacarle los colores si nos pusiéramos a ponderar de forma pormenorizada la validez de todos y cada uno de ellos.

Si es de acción de lo que se trata, 'Los increíbles' tiene secuencias que forman parte íntima del guión y que lo hacen avanzar indefectiblemente hacia el soberbio clímax final o, en otras palabras, que no estando ahí para rellenar hueco son imprescindibles en lo cohesivo del conjunto. Si es de intriga de lo que hablamos, todo aquello que sucede en la isla mientras los progenitores de la familia investigan qué diantres pasa en la misma deja a la altura del betún a mucho de lo que la saga de 007 ha puesto sobre el tapete.

Considerando la imponente fuerza de estos dos extremos, es no obstante en la perfecta funcionalidad del sesgo de comedia de la cinta y, por encima de éste, de todo lo que concierne al tratamiento de la familia donde la cinta triunfa de forma más sonora, y donde —referido a éste último— alude de forma más directa a esa inmediata empatía que se produce entre público y personajes de la que hablaba unos párrafos más atrás. Una empatía que hace que, da igual nuestro género y edad, podamos situarnos con suma facilidad en la piel de cualquiera de ellos.

'Los Increíbles', una Obra Maestra

Los Increibles 6

La sabia combinación de todos los valores anteriores es la que, unida a otros dos fundamentales, logra que 'Los increíbles' sea una de las cumbres incuestionables del cine de animación de todos los tiempos y, como decía al principio, la mejor película que se haya rodado hasta la fecha con superhéroes como protagonistas. Uno de ellos, la dirección de Bird, ya lo apuntábamos más arriba como directo responsable de la inmensa sorpresa constante que es la cinta.

Es en el guionista y director donde recae el peso último de que los 115 minutos de metraje —demostración palpable y categórica de que una película de dibujitos puede pasar sin problemas de la franja de la hora y media— sean un entretenimiento magistral y continuado que sabe alternar a la perfección todos los palos que toca y que ofrece secuencias que quedan ya como algunos de los momentos más logrados del mundo de la animación.

Ese soberbio prólogo, el primer enfrentamiento de Mr.Increíble con el robot, la persecución a toda velocidad con Dash por la isla, ese doble clímax que cierra la acción, primero en las calles de Metroville, después en los cielos sobre la vivienda de la familia protagonista...todos ellos y muchos más conforman unconjunto mimado hasta los mismos extremos que ya le habíamos visto a Bird en la citada 'El gigante de hierro', un filme con el que éste comparte ese espíritu capaz de sacar al niño que todos llevamos dentro y hacerlo alucinar con lo que se proyecta ante sus ojos.

Los Increibles 7

Y no, no me he olvidado del otro valor a considerar a la hora de redondear la perfecta producción que es 'Los Increíbles': su música. Emulando los modos compositivos de John Barry para la saga de James Bond, el trabajo de Michael Giacchino para la cinta aporta ese pequeño empujoncito final que hace que ésta suba el último escalón que le queda para alcanzar el Olimpo. Sin ella, sin una partitura vibrante poseedora de un tema principal magnífico basado —siguiendo la esencia Bond— en los metales, la percusión y las tonalidades más graves de las cuerdas, está muy claro que esta superlativa producción no sería la misma.

A la espera de saber qué dará de sí una secuela que es temida y esperada a partes iguales, revisar 'Los Increíbles' hoy, once años después de su estreno, es asomarse a una cinta atemporal que ya en el año de su estreno demostraba en la comparativa con ese monstruo de taquilla que fue 'Shrek 2' (id, Andrew Adamson, Kelly Asbury y Conrad Vernon, 2004) quien iba a permanecer incólume ante el paso del tiempo. Porque sí, porque la cinta de Bird fue un CLÁSICO entonces, es un CLÁSICO ahora y lo seguirá siendo siempre.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos