Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómic en cine: 'Pollo con ciruelas', de Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi
Críticas

Cómic en cine: 'Pollo con ciruelas', de Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi

Publicidad
Publicidad

Resulta muy indicativo del actual momento de bonanza que el mundo del cómic vive en sus constantes traslaciones a la gran pantalla —aunque quizás más que bonanza habría que hablar de desaforada locura— , que el cine europeo, ese que no suele atender a modas y que tanto se aleja de la mercadotecnica propia de Hollywood, haya mirado con ojos tiernos a las viñetas en los últimos años con mayor asiduidad de la que cabría esperar.

La prueba más fehaciente de ello está en que, de los títulos que nos quedan por cubrir en este especial de Cómic en cine antes de darle punto y seguido —si nada lo impide— el próximo mes de septiembre, la mitad de los mismos sean producciones hechas en el viejo mundo...a ambos lados de Los Pirineos. Un dato que si bien no siempre ha venido acompañado de la satisfacción de que dichos títulos se alcen como traducciones imprescindibles, si que parece querer apuntar a que, con tiempo y paciencia es probable que veamos llevadas al cine algunas de las mejores series que el tebeo europeo ha parido a lo largo de su longeva historia.

'Pollo con ciruelas', el cómic

Pollo Con Ciruelas Comic 1

De muy menor calado que su magistral 'Persépolis', 'Pollo con ciruelas' es, no obstante, una muestra ejemplar y brillante de la capacidad de Marjane Satrapi para construir relatos que atrapen al lector desde su primera página y lo mantengan en tan estado durante el desarrollo de unas historias que se hacen grandes en todos los aspectos que uno pueda querer considerar a la hora de diseccionar una obra de narrativa gráfica secuencial.

Si es del dibujo de lo que hablamos, la aceptación de la simplicidad de formas de la autora iraní se traduce de forma inmediata en el poder maravillarse con su riqueza de recursos, con la facilidad con la que altera a placer el ritmo de la historia que plasma en viñetas y con las muchas virtudes que se pueden descubrir en ese sempiterno blanco y negro que, al huir de la policromía, parece querer hablarle al lector desde la desnuda franqueza que encierran tan opuestas tonalidades.

Pollo Con Ciruelas Comic 2

Y si su concreción gráfica es algo que podría "echar para atrás" a aquellos lectores de tebeos que estén acostumbrados a mayores complejidades, la perfecta comunión que Satrapi logra entre la personalidad meramente visual y el relato que ésta traslada alcanza cimas de una poesía evocadora como pocas pueden encontrarse en el mundillo: perfecta muestra de ello es esta fábula que, siguiendo a un músico que quiere dejarse morir después de que su mujer destrozara el instrumento que era su alma —un tar, laúd tradicional iraní— nos sigue hablando de muchos de los mismos temas de 'Persépolis' al tiempo que añade una preciosa lectura sobre lo eterno del amor.

Condensando la historia en el primer capítulo —sabemos cómo acabará todo antes de que la lectura finalice— resulta admirable que, al comenzar a describir día a día las últimas jornadas en la vida de Nasser Ali Khan, el músico protagonista —y tío de la madre de Satrapi—, la autora logre conservar intacto el interés del lector por averiguar que más puede ofrecer un relato cuyo desenlace creemos conocer. Huelga decir que todo lo que se nos termina ofreciendo a lo largo del mismo, completa de forma maravillosa ese escueto prólogo y que la última página del volumen es de esas llamadas a emocionar tanto o más que el resto del mismo.

'Pollo con ciruelas', otra soberbia adaptación

Pollo Con Ciruelas 1

A la espera de que lo que apuntaba al comienzo de la entrada ocurra —que el mercado europeo nos ofrezca traslaciones de categoría de los mejores títulos de la tebeografía del viejo continente— nos conformaremos con que la industria de este lado del Atlántico tenga a bien producir pequeñas maravillas como 'Pollo con ciruelas' ('Poulet Aux Prunes', Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi, 2011), un filme sobre el que lo primero que habría que afirmar es que, de la misma manera que 'Persépolis' ('Persepolis', Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi, 2007), traslada de forma precisa aquello que Satrapi ponía en juego en las páginas del cómic.

Tanto es así, que la única licencia que la artista y Vincent Paronnaud se toman a la hora de ejercer los inevitables cambios que suelen darse entre cómic y película, es que en lugar de un tar, el Nasser Ali Khan interpretado de forma genial por Matthieu Amalric sea un virtuoso del violín. Dicho cambio, que responde a motivos de hacer más universal el alcance de la cinta —y, probablemente, a razones de marketing de la misma— no afecta en absoluto al mensaje que trasciende de ella, que conserva intactas todas las cualidades que ostentaba en las páginas del tebeo.

De hecho, es 'Pollo con ciruelas' una de las pocas —por no decir la única— adaptaciones del cómic a la gran pantalla en que los ilimitados recursos propios del séptimo arte terminan jugando en favor de convertir a la producción en una mejor encarnación de la historia que aquella que podíamos encontrar en el vehículo original. En favor de tan raro argumento juegan las nada desdeñables reminiscencias que la cinta guarda para con el surrealismo italiano; un reparto simplemente perfecto que suma a Maria de Medeiros y Golshifteh Farahani como inmejorables complementos de Amalric y una dirección y producción artística que convierten las páginas del cómic en secuencias inolvidables.

Pollo Con Ciruelas 2

En éste último apartado caben destacar los "flash-forwards" que visualizan el futuro de los hijos de Nasser —atención a la sorna con la que Satrapi y Paronnaud se mofan del American Way of Life cuando hincan el diente en la vida del hijo varón del protagonista— y, por supuesto, esa escena animada que es el cuento que el ángel de la muerte narra al personaje en uno de los muchos momentos de enajenación por los que éste pasa mientras transita hacia su deceso.

Una muerte que más allá del drama del que siempre viene revestida adquiere aquí iguales tintes evocadores y poéticos que los que se podían encontrar en la conclusión del cómic aumentados, no cabe duda, por la fuerza que se le imprime a los mismos cuando nos son trasladados en tan bellas imágenes en movimiento. Lo decía antes, e insisto, muy pocas son las ocasiones en que, partiendo de un material de tan alto nivel como el que Satrapi ponía en juego con sus páginas, un filme ha logrado superarlo hasta el punto de convertirse en el mejor referente al que acudir cuando se quiere hablar de él.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos