Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómic en cine: 'R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal', de Robert Schwentke
Críticas

Cómic en cine: 'R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal', de Robert Schwentke

Publicidad
Publicidad

Tres fracasos de tres. Ese es el promedio que hasta ahora llevan las cintas de cómic en cine en las que Ryan Reynolds ha intervenido. La primera fue ese desastre de spin-off con el que la Fox pretendía sacar tajada a Lobezno más allá de su protagonismo en la franquicia de los mutantes. La segunda, en la Distinguida Competencia, dando vida a Linterna Verde y llevándose palos críticos hasta límites que nadie se habría podido imaginar —algo injustificados, como ya dije en su momento. Y la tercera, el filme que hoy nos ocupa, un 'R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal' (id, Robert Schwentke, 2013) que también sufría, mereciéndolo, el acoso y derribo de la crítica.

Con tal currículo, llama la atención que Fox haya vuelto a confiar en el carismático actor —porque, a ver, una cosa es que de forma indirecta su presencia haya devenido en veneno para la taquilla y otra muy diferente descalificarlo porque sí cuando mal intérprete no es— para encarnar de nuevo a Masacre en la producción del mismo nombre que veremos el próximo año dirigida por Tim Miller y que, al menos sobre el papel y a la vista de su endiabladamente divertido y efectivo trailer, no pinta nada mal.

'R.I.P.D', el cómic

Ripd Comic

Publicado a mediados de los noventa en Dark Horse, resulta muy indicativo de lo febril de la actual inclinación de la industria hacia el cómic que la vertiente cinematográfica del sello comiquero, unida a Universal en tareas de distribución, rescatara del olvido un título que, si había terminado cayendo en él —en el olvido— era por motivos más que justificados. A fin de cuentas, tebeos de temática fantástica los hay a patadas en el mundo editorial yanqui. Títulos con polícias de protagonistas, ya no os quiero ni contar. Y cabeceras que mezclen ambos...en fin, ya os hacéis una idea.

Tras ser asesinado, un policía es reclutado en el más allá por el R.I.P.D —Rest in Peace Department— para seguir haciendo su trabajo de atrapar malos en la otra vida. Pero antes de poder efectuar éste como Dios manda, la nueva jefatura de su empleo por cien años le permitirá resolver los asuntos terrenos y averiguar quién fue el responsable de su prematura muerte y cuáles fueron los motivos que le llevaron a ello.

Tan simplona trama no da para mucho en manos de Peter M. Lenkov, su guionista, y lo que nos encontramos en el desarrollo de la historia es una constante utilización de lugares comunes, situaciones arquetípicas del género policíaco sensiblemente trastocadas para adaptarlas al viraje fantástico con el que se caracteriza todo el conjunto y un desenlace "infernal" que no podría ser más previsible. Si a eso le sumamos un dibujo al uso de estilo algo cartoon pero sin la suficiente personalidad como para sobresalir de la media, es de cajón el que la sorpresa fuera suma cuando se anunció la producción cinematográfica que hoy ocupa nuestro tiempo.

'R.I.P.D Departamento de Policía Mortal', la película

Ripd 1

Una sorpresa que se tornó en desagradable experiencia cuando acudí hace un par de años al cine a ver la traslación de un cómic del que no guardaba muy grato recuerdo —a decir verdad más que recuerdo era una vaga sensación por cuanto lo único que mi memoria devolvía era la certeza de haberlo leído...y eso no es buena señal— y lo que me encontré no era más que una clara iteración sobre el esquema de 'Men in Black' (id, Barry Sonnenfeld, 1997) cambiando a Will Smith por Ryan Reynolds, a Tommy Lee Jones por Jeff Bridges, a Rip Torn por Mary-Louise Parker y a los extraterrestres por muertos que se ocultan con apariencia humana.

Las similitudes que en términos generales guardan ambas producciones se intentan diluir con la agotadora carga de efectos visuales que acapara el filme a lo largo de su escueto metraje de hora y media, por las no menos constantes y extenuantes acrobacias tras la cámara de Robert Schwentke —llegado el momento se pierde la cuenta de cuántas veces llega a usar el "tiempo bala" en las escenas de acción— y por un guión que, eliminando lo mejor que tenía su contrapartida aviñetada —su clímax— opta no obstante por recorrer los mismos senderos plagados de tópicos que el tebeo que le sirve de inspiración.

Ripd 2

Ante tal despliegue de ineficacia, lo único medianamente disfrutable de 'R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal' son, no cabe duda, las actuaciones de su trío protagonista, destacando de entre ellos ese vaquero de vuelta de todo que es Jeff Bridges. El veterano actor vuelve a demostrar que da igual el papel del que tenga que hacerse cargo, que él sabe como darle la vuelta, adaptarlo a su inabarcable carisma y llevarse de calle todas las escenas en las que participa. No como Kevin Bacon, cuya habitual chulería no aporta nada al personaje que le toca en gracia.

Huelga pues reiterar, a la luz de tan inefable combinación de mediocridad, que justo fue el varapalo crítico y de taquilla con el que fue recibida una cinta que ya mi compañero Alberto tildó de "desconcertante batiburrillo" en su acertado comentario allá por septiembre de 2013 y que, obviamente, se cuenta entre los peores ejemplos de lo que el cómic en cine nos ha dejado a lo largo de los años.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos