Compartir
Publicidad
Publicidad
Disney: 'Descubriendo a los Robinson', de Stephen Anderson
Críticas

Disney: 'Descubriendo a los Robinson', de Stephen Anderson

Publicidad
Publicidad

Cerrando la entrada del especial de la semana pasada, comentábamos como la delicada situación de drásticos cambios por la que pasó Disney entre 2005 y 2006 con el abandono de Michael Eisner, su sustitución por Robert Iger, la compra de Pixar, y la incorporación a los altos cargos de la división de animación de la productora de Edwin Catmull y John Lasseter terminó provocando que éstos dos últimos tomaran las riendas de un barco que había comenzado a zozobrar y decidieran que el golpe de timón que se había dado poco tiempo atrás debía ser corregido.

Dicho golpe, el del abandono de la animación tradicional en pos de la digital había sido el pistoletazo de salida para tres producciones: la que revisábamos hace siete días, aquella que ocupará hoy nuestro tiempo y la que cerrará este curioso paréntesis de la compañía que poco o nada aportó a su longeva trayectoria. Con 'Chicken Little' (id, Mark Dindal, 2005) ya estrenada cuando llegan a sus nuevos puestos, el trabajo que sobre todo Lasseter iba a tener por delante con los otros dos títulos no sería nada sencillo.

Maquillar un posible desastre

Descubriendo A Los Robinson 1

A fin de cuentas, ambos estaban ya bastante avanzados y los muchos problemas que arrastraban iban a tener que ser corregidos, sobre todo en el caso de 'Descubriendo a los Robinson' ('Meet the Robinsons', Stephen Anderson, 2007), en un tiempo récord. De hecho, nada más ver un primer montaje del presente filme, el genio detrás de 'Toy Story' (id, John Lasseter, 1995) advirtió que el villano del filme no infundía el suficiente miedo y que, asociado a él, eran muchos los puntos de la cinta que debían ser retocados para un mejor funcionamiento.

Pero el tiempo jugaba en contra de los artistas de la Disney y, por motivos más que obvios, la fecha de estreno hubo de atrasarse de la inicialmente prevista para 2006 a la de marzo de 2007 en que el filme llegaría finalmente a las pantallas. Por delante quedaba menos de un año para solucionar todos los problemas que irían aflorando en sucesivas reuniones creativas hasta el punto que, diez meses después de dar Lasseter la alarma, más de un 60% del metraje se había desechado y vuelto a elaborar en aras de poder estrenar una película que fuera digna portadora del logotipo de la casa.

A tal efecto, dicho 60% de nuevo trabajo reelaboraba de cabo a rabo la historia, le daba un tono mucho más sombrío al malo de la función, añadía toda la secuencia del dinosaurio y, sobre todo, alteraba por completo el final de la trama, dejando así un filme que poco o nada tenía que ver con el que Lasseter se había encontrado meses antes. Harina de otro costal iba a ser si dichos cambios podían realmente reconducir un filme que, visto lo visto, tenía que ser un desastre de aúpa antes de la intervención del padre de Woody y Buzz.

'Descubriendo a los Robinson', irregular locura

Descubriendo A Los Robinson 2

Y es que, por muchos cambios que se realizaran sobre ella, 'Descubriendo a los Robinson' es una de las películas más extrañas salidas de la Disney desde 1938. Huelga decir que, a la vista de algunas de las que hemos cubierto en este especial al que poco le queda para tocar a su fin, tal afirmación habla por sí sola de lo que nos encontramos en los cines hace ocho años. Cuidado, no he entrado todavía a calificar dicha extrañeza, pero que esa es la cualidad principal que define al filme junto a otros epítetos que ahora pasaremos a ver es, bajo mi punto de vista, incuestionable.

Ahora bien, entre esos otros epítetos está el que da una idea más adecuada acerca de la calidad final del producto: irregular. Un calificativo al que podríamos matizar con adiciones como desorientada, ecléctica en exceso y, por supuesto, previsible...muy, muy previsible. De hecho es la capacidad de anticiparse a TODO lo que la trama va a ir desgranando lo que termina provocando que la sensación mayoritaria cuando uno acaba de visionar la cinta sea la de haber contemplado una producción que dispara en multitud de direcciones consiguiendo muy pocas dianas. Eso, y las ranas musicales con traje, que sabe Dios a quién diantres se le ocurrió tan "genial" y fundamental idea.

Descubriendo A Los Robinson 3

Con las ranas, el dinosaurio y el alocado giro a peor que da todo el conjunto cuando la acción se traslada al futuro del protagonista, cabe destacar asimismo que los arreglos que se le hicieran al villano original no terminen por jugar en favor de que la percepción sobre la cinta mejore, ya que lo patético, alelado y poco carismático del mismo se sitúan en las antípodas de lo que servidor consideraría un villano de envergadura. Y no me hagan hablar del bombín y de su malvado plan para controlar el mundo (sic).

Considerando todo lo anterior —Insisto en lo de las ranas, no nos olvidemos de las ranas— es muy evidente que 'Descubriendo a los Robinson' no suma en favor de las mejores producciones de la compañía. Eso sí, si en última instancia se salva de entrar en el grupo de las peores —quedándose pues en tierra de nadie— es gracias a su optimista mensaje y a un par de protagonistas —Lewis y Wilbur— que si consiguen llegar al público. No es gran cosa, lo sé, pero siempre podemos consolarnos pensando que podría haber sido mucho peor.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos