Publicidad

'El Caso Wells', pobre debut de Andrew Lau en los USA

'El Caso Wells', pobre debut de Andrew Lau en los USA
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Andrew Lau es el americanizado nombre de Lau Wai-keung, conocido por el aficionado al tratarse de uno de los directores de la famosa trilogía hongkonesa 'Infernal Affairs', cuyo primer título 'Juego Sucio' fue espléndidamente revisionado por Scorsese, quien se llevó unos cuantos premios por ello. Que un director, en cierta medida de culto, acabase dirigiendo en los USA era cuestión de tiempo, y por supuesto algo no exento de interés. Que su primera película en dicho territorio fuera un thriller era algo de esperar; que estuviese protagonizada por Richard Gere y Claire Danes ya no nos hacía albergar demasiadas esperanzas. 'El Caso Wells' (en el original 'The Flock', que podría traducirse como "el rebaño") narra las andanzas de un empleado del departamento de seguridad pública que se dedica a supervisar las vidas de todos los delincuentes sexuales que han sido reinsertados en la sociedad. Al mismo tiempo iniciará junto a su nueva sustituta una investigación para encontrar a una chica desaparecida, y que nuestro protagonista sospecha está en manos de uno de sus visitados.

Lo que más llama la atención de 'El Caso Wells' es el lamentable trabajo de dirección de Lau, que parece ser tuvo algunos retoques por parte de Niels Mueller, el director de la fallida 'El Asesinato de Richard Nixon'. Lau quien había demostrado en alguna de sus anteriores película poseer una pericia narrativa, recae aquí en un montón de topicazos estilísticos impropios de un director oriental. Flashes de luces por doquier, efectos de sonido que marean al espectador con el volumen de los mismos, montaje atropellado que marea todavía más, falta de continuidad en las escenas. Todo eso no hace más que alejar al público de la historia que nos relata el film, en lugar de acercarnos a ella.

Una historia por otro lado que si bien tiene su punto de interés en los delitos sexuales, lamentablemente tan anunciados por los medios hoy día, es verdaderamente penosa en el caso concreto que nos cuenta: la desaparición de una chica, a la que hay que encontrar evidentemente antes de que termine la película para que nuestro protagonista se sienta realizado. Toda la trama de suspense, por así llamarla, está cogida por los pelos, y muchas de las cosas resultan forzadas, ayudadas convenientemente por la falsa información que le dan al espectador en la mayor parte del metraje. Dicha parte está entrelazada con el retrato del personaje central, un hombre demasiado obsesionado con su trabajo y que no cree en la reinserción social de un montón de degenerados que en su momento abusaron de un niño, o una niña, o varios. Ésta sea quizá la parte más interesante de una película que avanza tambaleándose torpemente entre el thriller escabroso y el film de denuncia social. Lamentablemente, el dibujo de personajes se queda en la superficie, y sólo algún que otro apunte al respecto merece la pena ser rescatado, pero resulta insuficiente para salvar la película.

Por supuesto, la pareja protagonista no ayuda demasiado a que la cosa mejore. Y eso que Richard Gere no molesta tanto como otras veces, quizá porque según va pasando el tiempo, este actor va quedando mejor en pantalla, por así decirlo. No obstante, Gere pone todo su empeño en dar vida a un personaje en el que parece sentirse muy a gusto, quizá por lo que representa, y seamos sinceros ¿a cuántos nos gustaría escarmentar a delincuentes sexuales tal y como lo hace Gere en la película sin ningún tipo de remordimiento? A su lado, Claire Danes no aporta absolutamente nada, la actriz no convence en ningún momento y no resulta creíble en sus reacciones al irse adentrando en el mundo de su mentor, con el que por cierto se establece la típica relación entre maestro y alumno tan vista en este tipo de películas sin resultar mínimamente original.

Una película muy floja, enormemente decepcionante por venir de quien viene, y es que uno se esperaba más por parte de un director que habría podido hacer mucho más que rodar el típico thriller lleno de momentos efectistas, sobre todo en su parte final, y que camina por senderos demasiado pisoteados ya. Esperemos que en su segundo trabajo como realizador dentro de tierras norteamericanas, tenga otros resultados.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir