Publicidad

'El último Justo', vuelve Filmax con sus sectas del terror

'El último Justo', vuelve Filmax con sus sectas del terror
Sin comentarios

'El último Justo' es el primer largometraje de Manuel Carballo, cámara de 'Romasanta', 'Dagon' y 'Beyond Reanimator'. En Filmax acostumbran a dar oportunidades a miembros del equipo técnico para que dirijan sus propias películas. No les salió tan bien con el montador Luis de la Madrid y 'La monja', pero en este caso han acertado.

Teo (Diego Martín) es un joven fotógrafo de guerra que se ve implicado en un asesinato cuando regresa a casa. Convertido en sospechoso por la policía y perseguido por unos desconocidos que intentarán matarle, Teo se ve obligado a huir. Al tratar de averiguar quién le acosa y por qué, descubre que todo guarda relación con la fecha de su nacimiento y con una secta milenaria que cree en la existencia de un grupo de elegidos: los 36 Hombres Justos. Pero, ¿quiénes son los Hombres Justos? ¿Por qué alguien se ha propuesto matarlos a todos? ¿Qué tienen que ver con Teo? 'El último Justo' cuenta con un excelente diseño de producción y artístico del que cabe destacar especialmente la localización en la que han situado a la secta, un espacio sumamente interesante. Está realizada con gran gusto y tanto su fotografía, como sus encuadres son enormemente profesionales. El sonido está muy trabajado y se busca mucho la creación de ambientes y el relleno de los espacios con sonidos fuera de campo. Esta banda de efectos quizá llega a resultar exagerada, pero al menos existe la buena intención de cuidar un aspecto que se suele dejar muy abandonado.

El montaje de la cinta es ligeramente irregular, pues mezcla recursos modernos como los pasos del tiempo basados en brevísimos planos detalle –cierre de maleta, escaneado—, con otros que son muy rancios, como los encadenados o las cortinillas, y otros difíciles de definir, como un flashback explicativo en el que se llega a señalar con un círculo amarillo un objeto en el suelo. Estas observaciones sobre el montaje se puede realizar escrutándolo muy detenidamente, pero estos detalles no son tan evidentes como para que impidan el disfrute de la película, muy al contrario: se percibirá como un montaje normal y corriente.

'El úlitmo justo' es una película muy entretenida y que funciona perfectamente como producto de acción y de terror. Tiene un buen ritmo que hace que en todas las escenas ocurra algo que provoque el avance de la trama. Salvo por un final un tanto cuestionable, pero no incongruente; todo lo que ocurre en el guión encaja. Y esto es algo que no se suele poder decir de los thrillers similares.

Tiene elementos en común con otros films de Filmax, pues en muchos de ellos se habla de una secta religiosa que se propone acabar con una serie de individuos. Estas similitudes se encuentran más concretamente con 'El segundo nombre', ya que, si en ella tomaban como figura emblemática a Abraham, aquí se trata de Herodes. La iglesia siempre mezclada y la figura de un cura anciano que desvela la mayor parte de la información, pero a quien nadie ha hecho caso hasta este momento, también son coincidencias con la ópera prima de Paco Plaza.

En el apartado actoral nos encontramos a Diego Martín con un papel protagonista un tanto diferente al que acostumbra a interpretar en las series por las que le conocemos y en anteriores films. Aquí ya no es un pringado que se amolda a lo que ocurre, sino que se trata de un personaje que toma las riendas de su vida. Martín ha sabido encajarse en este papel y está muy correcto. Otro rostro que se ha visto en series, además de en películas, es Antonio Dechent, que recrea a un inspector de policía sumamente español y lo hace con mucha gracia. Ana Claudia Talancón actúa con gran credibilidad.

No resulta igual de bien la interpretación de Goya Toledo, que tiene una dicción muy extraña quizá porque trata de eliminar algún acento. Aunque siempre defiendo el sonido directo, es una de esas actrices que dan ganas de reivindicar que se las doble, pues físicamente no actúa nada mal. Los que hacen de malos de la película y también los que están a favor del personaje de Míriam son los que menos credibilidad suscitan, pero quizá, más que por culpa de los actores que los encarnan, porque la parte oscura del film se ha tratado de forma demasiado siniestra. Se salvaría Federico Luppi, pues mal actor es difícil que resulte, pero sí se puede decir que se ha convertido ligeramente en una caricatura.

'El último Justo' es una película muy considerable, de mucha mayor calidad de lo que pueden hacer creer su título y su cartel. No habría que dejarla pasar.

A continuación se puede ver el tráiler de 'El último justo', que se estrena el viernes, 29 de febrero:

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios