Compartir
Publicidad
Publicidad

Ella es el partido pero ellos son la película

Ella es el partido pero ellos son la película
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días le tocó a una familia llamada "los salvajes", y hoy es el turno de unos futbolistas que, en muchas ocasiones, se comportan como auténticos salvajes. A continuación me dispongo a comentar otro de esos estrenos recientes que tuve la ocasión de ver, pero que por circunstancias que no vienen al caso, no tuve tiempo de reseñar aquí. Bueno, ya sólo me quedan 96...

'Ella es el Partido' ('Leatherheads', 2008) se estrenó el pasado 6 de junio en España pero su historia nos sitúa en 1925. En esta película, George Clooney interpreta a Dodge Connolly, un veterano jugador de fútbol (americano), el capitán de un equipo tan ganador como tramposo. Cuando pierden a su patrocinador, todo se acaba, y los jugadores deben separarse para buscar trabajo donde sea. Sin embargo, Dodge encuentra una idea: convencer a Carter Rutherford, una estrella del fútbol universitario, también un héroe de guerra, para que se una a su equipo y atraer así no sólo al máximo público posible, sino también a los patrocinadores. Pero los tiempos están a punto de cambiar... Por otro lado, un periódico pretende hundir la reputación de la joven estrella, por lo que enviará a su mejor reportera, Lexie Littleton.

No sé si os pasó lo mismo, pero cada vez que le preguntaba a alguien por esta película, qué le había parecido, me decían básicamente lo mismo. Que si parece una comedia de las de antes, y que George Clooney imita a (o se parece mucho o pretende ser) Cary Grant. Bueno, pensaba yo, tiene que ser una magnífica película si logra eso. Pero nadie me habló con entusiasmo, más bien como si al decir "de las de antes" estuviesen queriendo decir "anticuada". Pero no es de extrañar. Como nos dice la misma película, los tiempos cambian, y el público también.

Las comedias de Ernst Lubitsch, Charles Chaplin, George Cukor, Frank Capra, Howard Hawks, Preston Sturges, etc., ya no tienen cabida en el tiempo presente. No se hacen así, ahora prima el chiste instantáneo, las situaciones escatológicas y las frases llenas de tacos. Bueno, tampoco debo pasarme, a fin de cuentas yo mismo me parto de risa con 'Zoolander', 'El Reportero' o 'Supersalidos'... aunque no le lleguen ni por asomo a las suelas de los zapatos de 'Ser o no Ser', 'La Costilla de Adán' o 'La Fiera de mi Niña', por mencionar sólo tres, tres que tengo muy vivas en el recuerdo desde que era pequeñico.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? No creo. ¡Qué visión tan negativa, pesimista y cerrada! Digamos lo otro que queda mejor, ya no se hacen películas así, el séptimo arte, como los otros, ha ido dejando atrás unas formas y unos discursos para adoptar o experimentar con otros. Lo clásico sigue ahí, para admirarlo, pero ya no se hace. Para bien y para mal. Bueno, en Pixar mantienen lo contrario y se están forrando y sus películas son consideradas obras maestras incluso antes de estrenarse, pero ésa es otra historia...

George Clooney no sólo es uno de los hombres más deseados del planeta y una de las estrellas más carismáticas de Hollywood, también es condenadamente listo. Y chulo. Es consciente de que el cine que a él le gusta, el que quiere hacer, ya no triunfa, pero le da igual. Para eso es George Clooney. Para eso ha tenido que hacer todo tipo de papeles en todo tipo de producciones, para tomar todo lo ganado (en dinero y en especie) y ponerlo en los proyectos que realmente le apasionan. No hay más que echar un ojo a las tres películas que tiene por el momento como director para comprobar qué cine lleva este señor en el corazón. Sin embargo, ya digo, Clooney es muy inteligente. Sabe que no puede presentar 'Ella es el Partido' al público actual sin ofrecerle un producto que, técnicamente, no parezca moderno.

Así, como ya pasara con sus películas dos anteriores, el director cuida al máximo la ambientación de la historia, rivalizando en este sentido con épicas superproducciones. Al público le encanta sentarse y que le planteen una historia en otra época, con todo lujo de detalles, es como viajar en el tiempo. También hace que piensen que la cosa que están viendo ha costado mucho dinero y eso siempre es un aspecto a tener muy en cuenta para la tranquilidad del espectador, que ha pagado un montoncito de euros por la entrada, las palomitas y el refresco (espero que algún día se haga algo contra los precios que alcanzan las bolsas de maíz y los vasos de cocacola aguado).

Del mismo modo, sabe que los nombres, el reparto protagonista, es importante de cara al respetable. Si en las dos anteriores se reservó un papel secundario por eso mismo, porque su cara en el cartel llama la atención, aquí, enamorado del personaje central, decide protagonizar una historia que requería a tres actores en estado de gracia para alcanzar el cielo (al que no llega). Clooney está a la altura, encarnando a un personaje encantador que le viene como anillo al dedo. Dicho esto, no acabo de entender porqué ahora hay tanto empeño en compararlo con Grant. Sí, recuerda a él al principio de la película, pero luego Clooney despega a su modo, dejando atrás el molde de referencia. Siguiendo con esto, en 'Crueldad Intolerable' considero que se parecía más a Grant que aquí, ¿nadie vio/recuerda esta divertida película? En cuanto a sus dos acompañantes, inesperadamente (al menos para mí), John Krasinski también brilla, pero Reneé Zellweger no.

El personaje de Zellweger es uno de los mayores problemas de la película. La actriz no encaja en el papel, y no sé bien si es porque no se preparó adecuadamente el trabajo, porque Clooney no ha sabido dirigirla del todo bien, o porque, sencillamente, se necesitaba a otra actriz. Personalmente, esta actriz me gusta, pero también me parece un poco irregular, capaz de ofrecer interpretaciones excelentes ('Chicago', 'Cold Mountain'), eficaces ('Abajo el Amor', 'Miss Potter') o desastrosas ('Cinderella Man', 'Bridget Jones: Sobreviviré'). Aquí no llega a sus peores registros, pero definitivamente no está a la altura de las circunstancias, intenta ser graciosa y no lo logra, intenta dar la réplica a Clooney y no puede, intenta despertar el cariño del público y no lo arranca. Una lástima, su gris trabajo no permite que la película sea mucho mejor.

Todo lo contrario que Krasinski, la sorpresa positiva de la película. El joven actor, conocido tal vez por su participación en la serie 'The Office' (serie cuyo éxito no entiendo, Steve Carell está insoportable), borda su personaje. Un personaje que en principio debería despertar nuestro favoritismo hacia el de Clooney, pero sólo sobre el papel; realmente, consigue que en más de un momento (la confesión me encantó) le entendamos y sintamos una gran empatía por él, deseando que triunfe y que todo le salga a la perfección. Interpreta con humanidad y frescura a un muchacho habilidoso y fuerte, que lo tiene todo (se lo han dado todo, ojo, es importante este matiz), salvo justo lo que más desea, a la reportera que interpreta Zellweger, que sólo está jugando con él. Krasinski y Clooney protagonizan las mejores escenas de la película, incluyendo un alocado y divertido duelo final, un partido más propio de dibujos animados.

'Ella es el Partido' tiene una duración de casi dos horas pero en ningún momento da la impresión de ello, quizá, es posible, se noten algunos pequeños bajones de interés, que hagan pensar, durante unos instantes, cómo se va a hacer para mantener el tren sobre las vías del entretenimiento. Bueno, a mi parecer, creo que esto se debe a que desde el principio sabemos cómo acabará todo, a que hay varios tramos de la película que resultan algo tópicos y donde su resolución está tan gastada que nuestro cerebro pone el piloto automático.

Clooney y Reneé Zellweger

De hecho, le falta a la resolución de la historia un toque más emocionante, que te haga dudar un poco si las ideas que tienes en tu cabeza van a plasmarse (adecuada o inadecuadamente) en la pantalla. También podríamos criticar el toque tradicional que tiene la película en ciertos momentos, pero, claro, si pedimos fidelidad a la época en la que transcurre... Definitivamente, no estamos ante un producto perfecto, ni mucho menos, como tampoco lo era su película más conocida hasta ahora, 'Buenas Noches y Buena Suerte'; interesante, sí, mucho, por el precioso reflejo de unos hechos reales, pero de ninguna manera una obra maestra. De hecho, si me preguntaran con cuál de las tres películas del Clooney director me quedo, no sabría cuál decir ('Confesiones de una mente peligrosa', ejem).

'Ella es el Partido' es un producto que el protagonista de 'Michael Clayton' ha preparado para pasárselo bien y, de paso, para hacérnoslo pasar bien a nosotros, los espectadores, a menudo maltratados por directores que prefieren que otros hagan su trabajo. A fin de cuentas, siempre van a parecer más inteligentes si un muchas personas, supuestamente inteligentes, ponen en sus productos todo lo que se les ocurre. Pero, como lo de Pixar, esto es otra historia...

En definitiva, si aún la proyectan en algún cine de tu localidad, o tienes la suerte de que ha llegado al islote paradisíaco donde estás pasando las vacaciones, y quieres pasar un rato agradable viendo una película divertida, 'Ella es el Partido' es una elección más que recomendable.

Posdata: Otra sencilla demostración de algo "sin importancia" de la que nos encanta discutir aquí. Comparad los dos vídeos (no es necesario verlos enteros para captar la idea):

  • Otras críticas de la película en Blogdecine:

'Ella es el partido', sudor, barro y entretenimiento 'Ella es el Partido', George Clooney es Cary Grant

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos