Publicidad

'Gangster Squad: Brigada de élite', cine gris

'Gangster Squad: Brigada de élite', cine gris
32 comentarios

Publicidad

Publicidad

Decía en la crítica de 'Efectos secundarios' ('Side Effects', Steven Soderbergh, 2013) que normalmente soy optimista cuando me siento a ver una película, espero que cumpla su objetivo, y suelo amoldarme al tipo de espectador que necesita --lo último que deseo es acabar de mal humor--. Pero no me libro de decepciones y 'Gangster Squad: Brigada de élite' ('Gangster Squad', Ruben Fleischer, 2013) ha sido una de las más recientes. Si la hubiera visto el día del estreno, con el tráiler como única información, el chasco habría sido monumental; por suerte, la vi hace poco tras haber leído un puñado de críticas que rebajaron mis expectativas al mínimo posible.

Aun así, uno no puede evitar pensar que va a encontrar un film diferente al que se ha descrito en las reseñas. Con un reparto encabezado por Josh Brolin, Ryan Gosling, Emma Stone Sean Penn y Nick Nolte, cuesta creer que este relato de cine negro que costó 60 millones de dólares --bien invertidos supone uno-- no vaya a resultar, por lo menos, un entretenido espectáculo. Pero no lo es. Un buen entretenimiento te mantiene pendiente de la trama aunque sea una estupidez, y un film es espectacular cuando contiene imágenes impactantes. No hay nada de eso en la monótona y apagada 'Gangster Squad: Brigada de élite'.

Sean Penn es Mickey Cohen

'Gangster Squad: Brigada de élite' parte de los hechos descritos en un libro de no ficción escrito por Paul Lieberman, 'Gangster Squad: Covert Cops, the Mob and the Battle for Los Angeles', centrado en una unidad especial del Departamento de Policía de Los Ángeles que actuó durante los años 40 y 50 con la misión de acabar con la organización criminal liderada por el mafioso Mickey Cohen (Penn). Una historia con gran potencial cinematográfico, sin embargo, por lo visto en pantalla, la realidad importó muy poco al guionista Will Beall, que se limitó a reciclar situaciones trilladas y personajes convencionales, planteando a fin de cuentas un simplón enfrentamiento entre buenos y malos.

Polis duros y honrados vs. psicópatas feos y estúpidos

"Recuérdame la diferencia entre nosotros y ellos, porque ya no la sé", le dice Conway Keeler (Giovanni Ribisi) a John O´Mara (Brolin), el machote jefe del escuadrón anti-gánster. Es una de las muchas frases impostadas de una película que cuando intenta ponerse seria queda en ridículo --atención al rollo del trauma posbélico--. ¿Qué diferencia hay entre unos justicieros insobornables y unos asesinos que trafican con mujeres? Hmmm, déjame pensar... Puede que la absurda polémica originada por la matanza de Aurora (Colorado, EE.UU.) llevara a los asustadizos ejecutivos de la Warner a censurar algo más aparte de la escena del tiroteo en la sala de cine --podéis verla en el tráiler de abajo-- que dé sentido al diálogo de Conway, pero lo dudo.

Los protagonistas de Gangster Squad tras cumplir una de sus misiones

Y es que el tercer largometraje de Fleischer tiene el aburrido propósito de honrar a esta mala copia del grupo de 'Los intocables de Eliot Ness' ('The Untouchables', Brian de Palma, 1987). Solo en una escena uno de ellos mata a sangre fría, y ocurre después de que el gánster tenga la maldad de abrir fuego contra un niño, que casualmente era el simpático coleguilla del poli --torpe indicando por dónde debía huir el chaval--. Las demás muertes quedan justificadas como las de los indios en los westerns, bajas inevitables en duelos a balazos, aquí rutinarios y torpes, recargados con una gratuita ración de explosiones y cámara lenta --ojo a la desastrosa escena entre Cohen y O´Mara, cortada antes de que uno de los dos liquide el asunto antes de tiempo--.

Noir descafeinado

Al insulso retrato de la guerra contra el crimen se suma un desafortunado "olvido" en el intento de este lujoso y pulcro videoclip por aglutinar elementos característicos del género: ¿dónde está la femme fatale? No, el personaje de Stone es tan correcto como el vergonzoso mensaje final, solo su química con Gosling, demostrada ya en 'Crazy, Stupid, Love' (Glenn Ficarra y John Requa, 2011), merece ser destacada. Ellos dejan las mejores escenas de 'Gangster Squad: Brigada de élite' mientras que el acartonado héroe --casado con una santa-- que encarna Brolin y el lamentable villano al que da vida un desganado Penn --al que se le olvida boxear en el momento más inoportuno-- se encuentran entre lo peor de una película mediocre.

1,5 estrellas

Otras críticas en Blogdecine:

'Gangster Squad (Brigada de élite)', intrascendente y sangriento sucedáneo

'Gangster Squad', L.A. Noir

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir