Publicidad

Joyas de la basura: 'Pollo Jurásico', sexo, animales y bromas de mal gusto

Joyas de la basura: 'Pollo Jurásico', sexo, animales y bromas de mal gusto
30 comentarios

Publicidad

Publicidad

No creo que haya nadie que lea este blog que no conozca la existencia de ‘Parque Jurásico’, la estupenda película de Steven Spielberg que, tomando como base una novela del ya fallecido Michael Crichton, fabulaba sobre la posibilidad de recrear a los dinosaurios en la actualidad para crear un parque temático que fuese un auténtico imán para los turistas. En ese caso ya sabemos que todo acabó yéndose al traste y dio lugar a dos secuelas, siendo únicamente aceptable la primera y bastante floja la última hasta la fecha. Sin embargo, allá por 1993 la fiebre por ‘Parque Jurásico’ fue tremenda, y el interés de los más jóvenes por los dinosaurios creció de forma exponencial. De hecho, estoy convencido de que uno de los personajes de la teleserie ‘Friends’ es paleontólogo fue por aprovecharse del tirón de la película de Spielberg. A modo personal, yo reconozco que adquirí (o me regalaron) varios dinosaurios en miniatura por aquel entonces y aún conservo la mayoría, y es que ‘Parque Jurásico’ hizo que los dinosaurios molasen.

En los años 90 también era habitual que se estrenasen un montón de películas de parodias. Bien podían contar con la presencia de Leslie Nielsen y hacer la gracia a costa de cosas como las películas de James Bond en la simpática ‘Espía como puedas’ o las últimas entregas de la trilogía ‘Agárralo como puedas’ (yo aún me parto de la risa con toda la parte de la gala de los Oscar en ‘Agárralo como puedas 33 y 1/3’). Pero aparte de la moda de traducir todo en España con la coletilla ‘como puedas’ (que luego cedió el testigo a ‘de pelotas’) también se rodaron películas que se centraban en parodiar específicamente un gran éxito de la época y añadiendo un montón de gags sin ton ni son a partir de otros éxitos más o menos contemporáneos. Me viene a la cabeza ‘Plump Fiction’ y su ‘de los productores que vieron ‘Pulp Fiction’‘ en el VHS que uno podía encontrar en su videoclub más cercano. No obstante, eso no es algo exclusivo del cine americano, ya que en Italia se hicieron dos películas de estas características en 1994: ‘El silencio de los borregos’, la cual aún no he tenido la oportunidad de ver, y ‘Pollo Jurásico’, que es la joya de la basura con la que voy a dar comienzo a este especial.

El responsable de la existencia de ‘Pollo Jurásico’ es Jerry Calà, un cómico italiano de cierto éxito años atrás, pero que se estrelló de lo lindo con esta película, y es que ‘Pollo Jurásico’ ni siquiera llegó a estrenarse en cines en Italia, donde se optó por estrenarla directamente en televisión. De hecho, esta parodia de ‘Parque Jurásico’ no consiguió llegar a algún cine hasta 1996, cuando se estrenó en unos pocos países, siendo lo más curioso que España fue uno de ellos. Yo incluso recuerdo haber visto el tráiler de la película en cines y quedar traumatizado de por vida y con la imperiosa necesidad de verla. Fueron casi 15 años los que pasaron hasta que pude hacerme con la película, así que mi hype había alcanzado límites escandalosos. Habrá algún lector vasco que recuerde que se emitieron imágenes de la película hace varios años en el espacio ‘La noche de…’. Pues bien, fui yo el que se inventó una apuesta con mis amigos para poder ver imágenes de la película, hasta ahí llegaban mis ganas por ver una película que parecía demasiado horrorosa como para no verla.

La ausencia de calidad en ‘Pollo Jurásico’

Lo primero con lo que se encuentra uno al ver esta película son los créditos iniciales que podéis ver más arriba. Son cutres, sí, pero la canción es pegadiza (llegué a usarla como tono para el móvil) y los dibujos que parecen hechos por niños pequeños tienen su parte de encanto. Y aquí se acaban las partes positivas de verdad de la película. No es broma, no, simplemente el resto es horrible, pero igual conviene explicar el motivo de su inclusión en este especial.

‘Pollo Jurásico’ toma como excusa el hecho de que antes de los dinosaurios había pollos gigantes sobre el planeta y que dichos pollos eran muy muy promiscuos, con lo cuál era normal que acabasen cogiendo ladillas, y son esas ladillas las que un científico loco llamado Señor Huevos (sí, esperad ese timo de humor en todo momento) está utilizando para recrear esa especie. Junto a esa premisa se mezclan tramas como la de un antiguo criador de pollos que ahora se dedica a participar en peleas ilegales de gallos, otra relacionada con la impotencia sexual e incluso apuntes tan poco políticamente correctos como considerar una deshonra el hecho de que uno de los pollos gigantes sea homosexual. Y es que el argumento de la película no es más que batiburrillo absurdo para introducir cuantos más gags mejor, pero eso es algo bastante habitual en el cine de parodias moderno (qué lejos queda ya esa genialidad que es ‘Un cadáver a los postres’), y si la película es graciosa es algo que a uno poco le importará, pero ¿qué pasa cuando todos los chistes de una película tienen menos gracia que recibir una patada en la entrepierna? Pues ‘Pollo Jurásico’ es lo que sucede.

Una imagen de la película

Uno de los puntos de los que más abusa la película es del sexo, algo ya evidente desde la premisa básica. Hay bromas a partir de infidelidades, impotencia sexual, violaciones, zoofilia, perversiones sexuales que en realidad no existen, un desprecio absoluto hacia la homosexualidad y un chiste a la altura del de ‘Van dos y se cae el del medio’ durante la escena sexual “normal“ de la función. También se ataca abiertamente a la gente poco agraciada físicamente y la cantidad de comentarios ofensivos alcanza niveles históricos para una película que aparentemente pretendía ser un entretenimiento para toda la familia. Precisamente ése fue uno de los aspectos que más me fascinó de ‘Pollo Jurásico’, porque otra de las cosas habituales en el humor de ciertas personas es la capacidad para disfrutar con chistes que son evidentes y lamentables, pero que le pillan a uno por sorpresa y puede llegar a acabar partiéndose de la risa. Eso fue lo que me sucedió a mí con esta película.

Ya he apuntado que ‘Pollo Jurásico’ incluye referencias a una enorme cantidad de películas además de ‘Parque Jurásico’, y no es mi intención ir comentándolas una a una (eso mejor lo descubrís vosotros), pero sí hay una de la que no puedo evitar comentar algo: La familia sel Señor Huevos es una copia de la de ‘La familia Addams’, o al menos lo es porque su esposa Necrofilia, interpretada por Rossy De Palma en lo que es la gran aportación española a la película, es igual que Morticia, con sus hijos sucede lo mismo y también hay una Mano por ahí con suficiente peso en la película.

Podría ir paso a paso comentándoos todos los aspectos bochornosos de la película, pero creo que a estas alturas ya habréis llegado a la conclusión de que todo falla, pero no quiero dejar de hacer mención a los fascinantes pollos gigantes. Es cierto que ‘Pollo Jurásico’ contó con un presupuesto ridículo en comparación con el de ‘Parque Jurásico’, pero es que visualmente resultan extremadamente risibles. Se les nota al kilómetro la falta de agilidad en sus movimientos y no transmiten la menor sensación de ser capaces de poder hacerte ningún mal (la salvedad quizá sería el momento de la imagen de más abajo). Sin embargo, este punto era la guinda para convertir a ‘Pollo Jurásico’ en una película que nunca muestra el más mínimo potencial, falla estrepitosamente en su intento de hacer gracia por sí misma y carece de cualidad alguna por la que conseguir la más mínima redención, pero precisamente eso permite al espectador disfrutarla como el enorme bodrio que es en realidad, y es que ¿realmente hay otra forma con la que enfrentarse a una película como ésta? Si ni siquiera en su país aceptaron estrenarla en cines.

Uno de los pollos gigantes de

En definitiva, ‘Pollo Jurásico’ es una parodia de ‘Parque Jurásico’ que fracasa estrepitosamente en su intento de replicar el estilo de cintas la factoría ZAZ como ‘Aterriza como puedas’. De hecho, ni uno sólo de sus gags funciona de forma objetiva, pero es ésta regularidad la que permite tomarse a cachondeo la película y disfrutar la sucesión de bromas de mal de gusto que encontramos en un guión que parece escrito por un mono borracho. Las referencias a otras películas son constantes y uno acaba fascinado ante la idea de qué chiste será capaz de superar el último que parecía tan horroroso que costaba creer que podría ir peor. Objetivamente, ‘Pollo Jurásico’ debería luchar por ser una de las peores películas de la historia, ya que, con la excepción del pegadizo tema musical, no hay nada que no resulte ofensivo o estúpido, pero es toda una experiencia. Yo disfruté de lo lindo viéndola, pero no puedo aseguraros que vosotros no vayáis a odiarla.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios