Compartir
Publicidad

'La caza del octubre rojo', el honor del desertor

'La caza del octubre rojo', el honor del desertor
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Octubre Rojo es un poderoso submarino nuclear liderado por Marko Ramius (Sean Connery) cuyo extraño cambio de rumbo y planes empieza a inquietar tanto a la CIA como a la KGB. El asesor de la CIA Jack Ryan (Alec Baldwin) sostiene que el barco no va a provocar una guerra, tal y como ambos gobiernos sospechan, sino que se trata de una deserción y de él depende la seguridad de ambos países.

John McTiernan fue un enérgico cineasta que encadenó tantos peliculones-clásicos que hoy en día todavía me pregunto como no nos referimos a él con la misma reverencia que sí tienen otros, como Michael Curtiz o el primer Sergio Leone, previo a sus incursiones autorales y genuino hacedor de cine popular en estado casi esencial.

Ni siquiera tenía que ser una historia que funcionara. Las novelas de Tom Clancy son piezas adictivas de un puzzle sociopolítico basado esencialmente en reproducir una agenda y unos terrores desde un punto de vista lo más espectacular posible, pero con la sabrosa novedad de que el héroe ya no es una encarnación viril del gobierno (el macho superespía) sino una versión suave de su ala diplomática aunque contundente si hace falta (el analista de la CIA) lo que funciona como perfecta metáfora de una era que fue de Kennedy a Reagan.

'La caza del Octubre Rojo' (The Hunt for the Red October, 1990) es la primera de estas adaptaciones y entre sus virtudes tiene el usar la misma técnica de montaje paralelo para construir una narrativa burocrática y trepidante al mismo tiempo que una sátira política, 'Teléfono Rojo: Volamos Hacia Moscú' (Dr Strangelove or How I learned to stop worrying and love the bomb, 1964) en un sentido completamente opuesto, en las antípodas de la ironía devastadora de un Stanley Kubrick en reconocido y reconocible estado de gracia y que eso....funcione.

red2

John McTiernan tiene un talento enérgico, su dirección propone una actualización dinámica pero más o menos leal a los esquemas narrativos tradicionales y sus vibrantes y enérgicos volantazos de cámara no van nunca en detrimento de la claridad espacial. Es, en pocas palabras, un director excepcional y dotado cuya inventiva es hoy más obvia. Aunque el guión lo firman Larry Ferguson y Donald Stewart, fue John Milius el encargado de darle al capitán Ramius ese tono, tan propio del Hemingway viril al que tanto admira, de hombre ya vencido por la vida y al que la gente ha dejado solo, tras una guerra que no ha traído ninguna gloria individual que merezca la pena cosnervarse.

El final es trepidante y, como solía hacer McTiernan en esos tiempos, como hizo en 'Depredador' (Predator, 1987) y como hizo en 'La Jungla de Cristal' (Die Hard, 1988), de lo que se trata es de un hombre atrapado en el laberinto de un espacio, sea una jungla colombiana, un rascacielos o un submarino y entonces su cámara parece agradecida por todo el vigor de una feliz claustrofobia. Este pues es un buen ejemplo de cine ágil, vibrante y lleno de estilo, desde luego, cosas que se han venido perdiendo en pos del efectismo - del mal efectismo - en los últimos tiempos. Ciertamente, el guión es mucho menos interesante, y fracasa, desde el punto de vista de resolución de enigmas - no importa nunca al espectador quien es el tripulante que se amotina y traiciona y conspira - que como historia de los peligros bélicos de cualquier gesto que haya sido malinterpretado.

connery

Completan el reparto los siempre eficaces Scott Glenn, Sam Neill y James Earl Jones. Jan DeBont hace una prodigiosa labor de iluminación, como todas sus colaboraciones con McTiernan, combinando espacios de un solo tono cromático con tonos naturales en los exteriores. La inolvidable banda sonora, hasta el punto de que el tema inicial es confundido con uno realmente soviético, es de Basil Poledouris.

A mi compañero Abuín también le gustó, con más reservas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio