Publicidad

'La extraña que hay en ti', ¡que los mate a todos!

'La extraña que hay en ti', ¡que los mate a todos!
13 comentarios

Dicen que hay un peligroso mensaje en la última película de Neil Jordan, 'The Brave One', en España "traducido" como 'La Extraña que hay en ti', título feísimo pero que tiene su sentido cuando se ve el film. Y es que la protagonista se refiere a esa "extraña" como una especie de alter ego vengativo, frío, violento, que reside en ella, para justificar determinadas acciones que comete (y que no voy a desvelar). A más de uno y de una le vendrá a la mente cierto personaje de la popular serie 'Heroes'.

Efectivamente, algo de relación tienen ambos personajes. Y quizá por eso la película de Jordan obtuvo un más que correcto resultado en taquilla. Sin embargo, mientras el personaje de Ali Larter necesita recursos extraordinarios para salir adelante, como super-fuerza o memoria juguetona, y la actriz no consigue que nos identifiquemos con su situación, el rol de Jodie Foster es brutalmente creíble, conseguiendo sin mucho esfuerzo que el espectador se ponga de su parte en todo momento (salvo cuando se acuesta con Naveen Andrews, claro, que ahí ya depende). Es curioso que hace 30 años Foster interpretase a la amiga de un taxista que pretendía limpiar las calles de escoria humana; ahora, le toca el turno a ella.

La película se inicia con la presentación del personaje de Foster, una locutora de radio que gusta de recuperar la memoria de Nueva York a través de su programa. Un día, paseando con su novio, con el que espera casarse pronto, tiene la mala fortuna de encontrarse, en la oscuridad de un parque, con un grupo de jóvenes violentos. Tras la provocación llega el ataque, resultando asesinado el novio de la protagonista. Para desesperación de ésta, la justicia parece no hacer nada, y su caso se archiva como tantos otros. Pero ella no está dispuesta a dejarlo pasar.

Ese "peligro" de la película de Jordan, que recordemos firmó 'En el nombre del padre' (no es casual), llega cuando la protagonista se dedica a ajustar cuentas con los criminales, ojo por ojo. Por supuesto, no tarda en llegarnos una voz para decirnos que eso está muy mal, que eso es fascista, que la ley la aplican los jueces y los policías son los que atrapan a los criminales. Perfecto. En serio, magnífico. Pero, ¿y si esos jueces y policías no cumplen con su cometido? Pero, ¿y si unos salvajes te asaltan en mitad de la noche, te roban, te dan una paliza, matan a tu pareja y, para colmo, ni acaban en prisión? No hay que irse muy lejos para encontrar casos de injusticia intolerables, verdaderos insultos a la inteligencia humana. Supongo que habéis leído el caso del enfermo mental que tiró a una joven a la vía del tren; o que sabéis de sobra la cantidad de cadáveres que han ocasionado los famosos terroristas. Son casos como éstos, repito, intolerables, los que provocan que dentro del film haya personajes estén a favor de la justiciera y que, fuera, haya espectadores que también lo estarían. Es un mensaje peligroso dicen. Yo diría que no lo es tanto como que haya criminales menores de edad en la calle, libres. Pero bueno, una cosa es el cine y otra la realidad. Desgraciadamente. La película nos pone en el lugar de Foster, con un arma, y nos pregunta qué haríamos.

En 'La extraña que hay en ti' hay tres nombres propios: Neil Jordan, Jodie Foster y Terrence Howard. El primero cumple a medias, sorprendiendo negativamente en muchos momentos, por recurrir a planteamientos de videoclips, con flashes cegadores, movimientos de cámara poco justificables y un ritmo bastante alto a la hora de cambiar de plano. Sin embargo, sería injusto no reconocer a Jordan que el film resulta entretenido, se pasa volando, y que las escenas de acción están rodadas con elegancia e impacto. Otro acierto es el montaje paralelo que nos muestra el camino que van recorriendo los dos personajes principales. La relación que se establece entre la Foster vengativa y el Howard legal está muy lograda. Los dos actores están bastante bien, aunque sus creaciones vengan un poco desdibujadas desde el papel. En más de una ocasión, aunque pueda sonar a broma, me vino a la mente la particular amistad entre Batman y Gordon. Hasta cierto punto, aquí se repite esa relación, mientras uno pretende imponer la justicia, el otro protege la ley. Por cierto, no me extrañaría ver a Foster nominada al Oscar por su trabajo.

De aquí podía haber salido una obra intensa, compleja y difícil de digerir. Lástima que Jordan abuse de recursos facilones y que el guión no esté más pulido, dando la sensación, a veces, de estar ante un telefilm barato, con algunas soluciones ridículas, un buen puñado de frases absurdas y un desenlace que llega a provocar risas de lo mal que está resuelto. 'La extraña que hay en ti' os puede entrener y proporcionar un rato de reflexión y debate con los que vayáis a verla. Otros títulos dan menos; otros más. Mirad la cartelera y decidid si os merece la pena.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios