Compartir
Publicidad

'La herida', incurable desesperación

'La herida', incurable desesperación
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El montador Fernando Franco debuta en la dirección con 'La herida', uno de los títulos más interesantes de la temporada y que se convirtió en una de las grandes sorpresas de la pasada edición del Festival de Cine de San Sebastián, donde consiguió el Premio Especial del Jurado y la Concha de Plata a la Mejor Actriz para Marian Álvarez. Desde su primer pase en el festival, la película ya ha ganado adeptos y detractores y es que 'La herida' no es una película fácil ni cómoda, pero sí necesaria.

En 'La herida' conocemos a Ana, una chica de 28 años que se sitente útil y satisfecha con su trabajo ayudando a otros, pero que fuera de su jornada laboral tiene serios problemas para relacionarse. Es socialmente torpe, agresiva con las personas que más quiere y no puede controlar sus emociones que la tormentan y la hacen sufrir. Poco a poco su conducta se va haciendo más autodestructiva, llegando a autolesionarse y haciéndola sentirse cada vez más culpable y aislada. Ana sufre Trastorno Límite de la Personalidad, pero ella no lo sabe. 'La herida' es un crudo retrato sobre la desesperación y el sufrimiento, tratado con una naturalidad casi escalofriante.

marian álvares en la herida

Ana y sus heridas

Salir del cine y rechazar 'La herida' es el camino fácil. El debut de Fernando Franco puede llegar a ser incomprendido y sobre todo, muy incómodo y es que no quiere que perdamos de vista ni un segundo a Ana, esta joven en apariencia fuerte, a la que le encanta ayudar a los demás, sin darse cuenta de que es ella la que necesita ser rescatada desesperadamente. Ana desconoce que sufre Trastorno Límite de la Personalidad y nosotros también, pero la cámara de Franco nos la muestra de una forma tan contundente, directa y sin pudor que consigue que no dejemos de removernos en la butaca. Y es que Fernando Franco no nos da tregua: puede pasar de mostrarnos a una sonriente Ana trabajando con sus enfermos o cantando en un karaoke o autolesionándose, sintiéndose dependiente y agresiva. Contrastes o más bien bofetadas para el espectador.

Las verdaderas heridas de Ana no se ven. Se corta los brazos, se quema con cigarrillos, toma drogas...pero las heridas más profundas son las que no se ven. Fernando Franco nos las enseña a cara descubierta pero no nos descubre su origen, el porqué de su profundidad, pero es que parece no importarle y a nosotros tampoco. 'La herida' quiere mostrarnos el sufrimiento, el desconocimiento de uno mismo y sus límites y extremos. Y todo ello contado con un estilo sencillo y sin florituras, una cotidianidad de colores fríos y agobiantes, resultando rotunda, incómoda e impactante.

marian álvarez

Marian Álvarez, luminosa y oscura

Dar vida a un personaje como el de Ana no era tarea fácil, porque Ana es 'La herida' y sin ella, la película no existiría, pero Ana encontró a Marian Álvarez y viceversa. La actriz madrileña consigue llenar de luz y oscuridad los contrastes de Ana, llevando su sufrimiento a flor de piel, su sonrisa a lugares tristes y sus alegrías a rincones oscuros. Marian Álvarez es una de esas actrices que sin hacer mucho ruido se ha convertido en una de las grandes actrices de su generación, y sin duda, nos regala una de las actuaciones más valientes y poderosas del año.

'La herida' no es una película fácil y no va a gustar a todos. Yo misma salí poco convencida del cine, pero después del mazazo inicial, la película reposa para volver a golpearte con fuerza. Fernando Franco, sin duda, ha llamado la atención con su debut en el largo y no nos extrañaría nada que llegara a convertirse en uno de los autores más interesantes del panorama cinematográfico español.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio